Centro de investigación del cáncer
Por Michele W. Sequeira

Una medida de limpieza

Un científico del UNM Cancer Center desarrolla y valida un método para analizar superficies en busca de partículas de virus.

Los consultorios médicos y los hospitales limpian meticulosamente el equipo médico no desechable que utilizan repetidamente. Los equipos que no se pueden esterilizar con calor deben limpiarse con desinfectantes potentes. Michelle Ozbun, PhD, experta internacional en virus, quería saber qué tan efectivos son realmente esos desinfectantes.

Ozbun y su equipo desarrollaron una forma de medir cuántas partículas de virus del papiloma humano infeccioso quedan en una superficie después de haber sido desinfectada. Descubrieron que los desinfectantes aprobados para su uso en dispositivos médicos funcionan bien, y recientemente publicó su trabajo en línea en la revista EBioMedicine de The Lancet.

Ozbun es profesor de obstetricia y ginecología y de genética molecular y microbiología en la Universidad de Nuevo México. Su investigación se centra en el VPH, que causa más del 90% de los cánceres de cuello uterino y anal y más del 70% de los cánceres de vagina y garganta, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Ella explica que las partículas del VPH, como todos los virus, necesitan invadir una célula para producir copias de sí mismas. Y para invadir una célula, la cápside de la partícula del virus debe estar intacta.

La cápside es la capa exterior de una partícula de virus. Está hecho de proteínas virales y encierra el material genético del virus, que codifica esas proteínas. Algunos virus, llamados virus envueltos, tienen una capa de moléculas parecidas a grasas que cubren las proteínas virales.

"El coronavirus y el VIH y el herpesvirus son virus envueltos", dice Ozbun. “Son mucho más susceptibles a secarse en una superficie. Y si se secan, no son infecciosos ".

Los virus como el VPH, el poliovirus y el norovirus tienen cápsides hechas solo de proteínas, lo que significa que pueden permanecer en las superficies durante mucho tiempo sin inactivarse, dice Ozbun. "Y así", dice, "también son mucho más difíciles de inactivar con desinfectantes".

Debido a que el VPH no mata las células, la única forma de detectar su presencia, hasta ahora, ha sido tomar una muestra de células, triturarlas y buscar en el material genético los genes del virus.

“Cuando las personas en el campo miran para ver si las personas tienen VPH”, dice Ozbun, “en realidad solo están detectando los genomas virales que están allí. No saben [si] estos genomas virales están empaquetados dentro de la cápside ". Y una vez que las células se han molido, contar el número de partículas intactas del VPH se vuelve imposible.

Un problema adicional con el método de trituración, explica Ozbun, es que el interior de las células se mezcla. No hay forma de saber si muchas células de la muestra están infectadas con un nivel bajo de productos de virus o si solo unas pocas células están infectadas con muchos productos de virus.

Ozbun necesitaba métodos más sensibles, así que los creó.

Primero, Ozbun y su equipo obtuvieron muestras virales de tres fuentes. Cultivaron partículas de VPH en el laboratorio de Ozbun, obtuvieron muestras de VPH de otro laboratorio y recolectaron muestras de VPH de pacientes en Nuevo México. A continuación, infectaron células en un laboratorio con las muestras virales. Pero luego hicieron algo diferente: en lugar de triturar las células, agregaron una tinción que se une al ARN viral y tomaron imágenes de las células.

Las imágenes de Ozbun muestran células intactas con ARN viral en su interior. Utilizando sofisticadas técnicas microscópicas desarrolladas en el Centro Integral de Cáncer de la UNM, ella y su equipo pueden contar cuántas células están infectadas, lo que les permite calcular cuántas partículas de virus estaban presentes.

Papel desinfectante Ozbun HPV Figura 4
Figuras 4c a 4n de la publicación de investigación, que muestran las células en violeta y el ARN como puntos rojos.

Usando sus imágenes y métodos de conteo, Ozbun y su equipo pudieron demostrar que los desinfectantes de uso común reducen la cantidad de partículas virales en al menos 10,000 veces. Demostraron que los desinfectantes tenían resultados similares independientemente de la fuente viral. Y demostraron que sus métodos eran sensibles al rango de partículas que la mayoría de los hospitales y consultorios médicos encuentran normalmente.

Su nuevo método, dice Ozbun, “es una forma importante de diferenciar cuánto ácido nucleico hay de lo que es realmente infeccioso. Esta es la única forma en que podemos saber la cantidad de partículas infecciosas ".

Ozbun explica además que muchos procedimientos de limpieza requieren que el equipo se lave antes de desinfectarlo. El lavado elimina muchas partículas infecciosas antes de usar el desinfectante.

El resultado, dice, es que los hospitales y los consultorios médicos "tienen un nivel aún mayor de confianza en que no van a exponer a los pacientes al virus que queda de otra persona".

 

Michelle Ozbun, doctoraAcerca de Michelle Ozbun, PhD

Michelle Ozbun es profesora en los departamentos de Obstetricia y Ginecología y Genética y Microbiología Molecular. Es profesora de Oncología Viral de Maralyn S. Budke y codirige el Programa de Investigación de Oncología Celular y Molecular en el Centro Integral de Cáncer de la UNM.

 

Referencia de papel       

"Títulos infecciosos de virus del papiloma humano (VPH) en lesiones de pacientes, consideraciones metodológicas para evaluar la infectividad del VPH e implicaciones para la eficacia de los desinfectantes de alto nivel”Fue publicado en línea en enero de 2021, en EBioMedicine por The Lancet. Los autores son: Michelle A. Ozbun, PhD; Virginie Bondu, MA; Nicole A. Patterson, BS; Rosa T. Sterk, BS; Alan G. Waxman, MD; Erica C. Bennett, MD; Rohini McKee, MD; Ankur Sharma, MD; Jeremy Yarwood, PhD; Marc Rogers, PhD; y Gary Eichenbaum, PhD.

 

Centro Oncológico Integral de la UNM

El Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México es el Centro Oncológico Oficial de Nuevo México y el único Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer en un radio de 500 millas.

Sus más de 120 médicos especialistas en oncología certificados por la junta incluyen cirujanos de cáncer en cada especialidad (abdominal, torácica, de huesos y tejidos blandos, neurocirugía, genitourinario, ginecología y cánceres de cabeza y cuello), hematólogos/oncólogos médicos de adultos y pediátricos, oncólogos ginecólogos, y oncólogos radioterápicos. Ellos, junto con más de otros 600 profesionales de la salud del cáncer (enfermeros, farmacéuticos, nutricionistas, navegadores, psicólogos y trabajadores sociales), brindan tratamiento al 65% de los pacientes con cáncer de Nuevo México de todo el estado y se asocian con sistemas de salud comunitarios en todo el estado para brindar atención del cáncer más cerca de casa. Trataron a aproximadamente 14,000 pacientes en alrededor de 100,000 visitas clínicas ambulatorias además de las hospitalizaciones de pacientes internados en el Hospital UNM.

Un total de casi 400 pacientes participaron en ensayos clínicos de cáncer que probaron nuevos tratamientos contra el cáncer que incluyen pruebas de nuevas estrategias de prevención del cáncer y secuenciación del genoma del cáncer.

Los más de 100 científicos de investigación del cáncer afiliados a la UNMCCC recibieron $35.7 millones en subvenciones y contratos federales y privados para proyectos de investigación del cáncer. Desde 2015, han publicado casi 1000 manuscritos y, promoviendo el desarrollo económico, presentaron 136 nuevas patentes y lanzaron 10 nuevas empresas de biotecnología.

Finalmente, los médicos, científicos y el personal han brindado educación y experiencias de capacitación a más de 500 estudiantes de becas de secundaria, pregrado, posgrado y posdoctorado en investigación del cáncer y prestación de atención médica oncológica.

Categorías: Centro integral del cáncer, Investigación, Noticias destacadas