Traducir
$ {alt}
Por Michael Haederle

Socio paciente

El nativo de Four Corners persigue una visión holística de la salud

El año pasado, Shermann "Sugar" Singleton, MD '03, se tomó un tiempo libre de su clínica de práctica familiar en un pequeño pueblo en Aztec, NM, para viajar a la zona rural de Kenia en una misión médica y servir en un equipo que voló a Puerto Rico para brindar atención de urgencia tras el paso del huracán María.

Singleton atribuye su devoción al servicio a su difunta madre, Helen Rodríguez Singleton, quien participó activamente en la política local y le apasionó ayudar a las jóvenes hispanas a obtener una educación.

La determinación de su madre fue contagiosa. "Ella les hizo creer que podían hacerlo", dice Singleton. "Mi pasión es ayudar más a las personas a estar bien. La idea de poder ayudar a las personas que no tienen acceso a la atención médica me intriga".

Al crecer en Farmington, donde sus padres operaban un negocio de casas móviles, Singleton fue una de las mejores estudiantes. Quería ser médico desde que tiene memoria, pero su camino hacia un médico requirió una dosis extra de determinación.

En 1995, un mes después de su primer año en la escuela de medicina en la UNM, Singleton se enteró de que su madre no se había hecho una prueba de Papanicolaou en más de 20 años. Instó a su madre a que se hiciera un examen y pronto se descubrió que tenía cáncer de útero que se había extendido a los ganglios linfáticos.

Después de la cirugía en la Clínica Mayo en Arizona, el pronóstico era que le quedaban de dos a cuatro meses de vida. Singleton prohibió a los cirujanos compartir esa predicción con su madre.

"Recuerdo que me miró a los ojos y me dijo: 'Cariño, sé que tengo cáncer, pero no quiero saber más que eso", recuerda Singleton. “Ella dijo: 'Ahora eres médico, quiero que tomes todas las decisiones por mí'. Le dije: 'Mamá, hay una cosa que necesito pedirte. Necesito que creas que vas a mejorar' ".

Su madre "nunca escuchó a un médico decir que le quedaban de dos a cuatro meses de vida", dice Singleton. "Básicamente, sabía que esa era nuestra única esperanza: tener esperanza".

Singleton sabía que su madre necesitaba atención especializada y presentó su dilema al miembro de la facultad Bert Umland, MD. "Me dio un consejo muy sabio", dice. Le sugirió que dejara la escuela de medicina para cuidar de su madre.

Helen Singleton sobrevivió a su pronóstico por nueve años, se sometió a rondas de quimioterapia, terapia hormonal y más cirugías mientras su hija permanecía cerca, criando una familia y trabajando en el negocio familiar. Murió en 2004.

"Me convirtió en un médico mucho mejor de lo que hubiera sido de otra manera", dice Singleton. "Me enseñó sobre el espíritu humano".

Singleton regresó a la escuela de medicina en 1999 mientras su familia permanecía en Farmington. Regresaría a casa durante el fin de semana y luego temía subir al auto para regresar a Albuquerque.

"Tenía lágrimas en los ojos y mi esposo me besaba en la frente y me decía: 'Tienes que ponerte en camino'", dice. "Lloraba a mitad de camino a Cuba, y luego las lágrimas se secaban y decía: 'Podemos superar esto por una semana más'".

En la escuela de medicina, Singleton se inspiró en sus mentores, entre ellos Martha Cole McGrew, MD, del Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria, y los miembros de la facultad de obstetricia y ginecología Eve Espey, MD y Elizabeth Baca, MD.

"Me enseñaron sobre el tipo de médico que quería ser", dice. "Ser un buen médico implica mucho más que saber mucho sobre medicina".

Tenía que ponerse al día después de cuatro años fuera del programa. "Hicieron todo lo que pudieron para apoyarme y convertirme en médico", dice. "Tenía mucho viento bajo mis alas. Cuando me gradué de la escuela de medicina, pensé: 'Esto es realmente un esfuerzo de grupo'".

Espey, quien en ese momento era directora de pasantía y ahora preside el Departamento de Obstetricia y Ginecología, recuerda a Singleton como "una estrella" entre sus compañeros.

"No fue fácil para ella ir y venir a Farmington", dice Espey. "Ella nunca se quejó. Siempre estuvo emocionada por las oportunidades clínicas, optimista y siempre preocupada por el paciente. Es muy inspirador verla sirviendo a la zona rural de Nuevo México".

Singleton consideró cirugía, neurología, pediatría, obstetricia / ginecología y medicina familiar. "Al final decidí que la mejor combinación de todo eso era ser médico de familia", dice. Después de completar su residencia en medicina familiar en 2006, Singleton regresó a Four Corners para trabajar en la clínica de atención de urgencia del Centro Médico Regional de San Juan. Se mudó a la Clínica de Medicina Familiar San Juan Health Partners en Aztec en 2012.

Ella trata a una familia de la cercana Blanco, Nuevo México, que abarca seis generaciones (los miembros mayores tienen 90 años y los más jóvenes unos meses). "Es la idea de lo que se diseñó un hogar médico familiar".

Singleton anima a sus pacientes a pensar en su interacción como una asociación. "Mi deseo es capacitar a los pacientes para que sean activos en su propia salud", dice. "Ese es mucho más mi enfoque que tratar enfermedades".

Singleton trajo consigo esa mentalidad en su viaje a Kenia en marzo de 2017. Formó parte de un equipo médico de 40 miembros que atendió a pacientes en clínicas de todo el país. "Abarcaba una amplia gama, desde dolores de garganta hasta personas que tenían cáncer en etapa terminal", dice.

La resistencia de las personas que carecen de acceso a las cosas que la mayoría de los estadounidenses dan por sentado la impresionó. "En Kenia, la mayoría de la gente no tiene ningún tipo de atención médica", dice. "Realmente me enseñó la diferencia entre la felicidad y la alegría".

El otoño pasado, cuando el huracán María golpeó directamente a Puerto Rico, Singleton supo que tenía que actuar. Ella y su mejor amiga, nativa de Puerto Rico, se unieron a un equipo médico que pasó 10 días en la isla en diciembre de 2017.

Se dirigieron a zonas rurales que estaban sin electricidad y agua corriente, estableciendo clínicas improvisadas en centros comunitarios e incluso en una cancha de baloncesto. "Veíamos a unos 300 pacientes al día", dice.

Singleton tiene raíces profundas en las Cuatro Esquinas: tiene antepasados ​​anglos, hispanos y navajos. Ella piensa que algún día querrá seguir los pasos de su madre y aventurarse en la política, pero por ahora está enfocada en su carrera médica y en compartir su visión de la salud integral.

"Lo más importante que quiero hacer es marcar la diferencia", dice. "Espero hacer eso en la vida de mis pacientes".

Categorías: Participación comunitaria, educación, salud, Facultad de Medicina, Noticias destacadas