Traducir
$ {alt}
Por Wendy Grossman Kantor

Alma del desierto

La residente quirúrgica Heidi Overton se mantiene fiel a sus raíces de Nuevo México

Al crecer en Gallup como hija de un ministro de un pueblo pequeño, Heidi Overton acompañaba regularmente a su padre en viajes al hospital para visitar a los feligreses enfermos.

"Me gustó", recuerda. "Pero entonces no me gustaban los hospitales". En estos días, en su residencia quirúrgica en Johns Hopkins Medicine, pasa mucho tiempo en el hospital, 80 horas a la semana, en promedio. Es el último capítulo de una odisea educativa que ha llevado a Overton (MD '15) desde la zona rural de Nuevo México a la costa este.

Sentada en una cafetería cerca del centro de Baltimore, a poca distancia en automóvil del Hospital Johns Hopkins, Overton cuenta cómo, durante los primeros días de su residencia, los miembros de la familia volaron con comidas congeladas selladas al vacío y un suministro constante de chile verde.

"Si eres de Nuevo México y tienes chile en tu congelador, estás en casa", explica Overton. "No puedes sentir tanta nostalgia".

Cuando era adolescente, Overton pensó que tal vez algún día se convertiría en entrenadora de fútbol y se resistió cuando su madre, Natalie, la instó a considerar la medicina deportiva o la fisioterapia. De hecho, persuadió a su madre para que siguiera una carrera en el cuidado de la salud. Natalie Overton se convirtió en enfermera titulada y, mientras Heidi estaba en la escuela secundaria, la instó a seguir a su médico de cabecera. Esta vez, estaba enganchada.

Como co-valedictorian, Overton se decidió por el programa combinado de BA / MD de la Universidad de Nuevo México, entonces en su segundo año. A los estudiantes que fueron admitidos en la Facultad de Artes y Ciencias de la UNM y que mantuvieron buenas calificaciones se les garantizó la admisión en la Facultad de Medicina.

Lo que la convenció del programa fue una recepción en la que ella y sus padres se sentaron junto a Paul B. Roth, MD, MS, Canciller de Ciencias de la Salud y Decano de la Facultad de Medicina. Roth explicó que su visión para el programa BA / MD era abordar la escasez de médicos en Nuevo México capacitando a más médicos en el estado y desarrollando la fuerza laboral médica.

Overton se fue a casa y firmó su papeleo de aceptación esa noche. "Yo estaba como, 'Hombre, yo tener ser parte de esto '", dice. No se propuso convertirse en cirujana, pero su segunda rotación en la facultad de medicina fue cirugía y oncología quirúrgica, y sabía que estaba en casa.

"Me enamoré del quirófano", dice Overton. Incluso cuando estaba en otras rotaciones, después de trabajar un día completo, fue directamente al quirófano para fregar. "Hay algo en el quirófano que no se consigue en ningún otro lugar", dice. "Estás muy concentrado. Hay un problema y estás tratando de solucionarlo".

Se hizo cercana a cirujanos como Bridget Fahy, MD, profesora asociada en el Departamento de Cirugía. "Estos grandes médicos, grandes cirujanos me tomaron bajo su protección", dice.

Overton fue la primera estudiante que Fahy conoció cuando llegó a la UNM en julio de 2013. "Pensé, '¡Dios mío, esta es una estrella de rock total!'", Dice Fahy. "Ella es una persona especial, no solo porque es muy brillante, porque hay muchos estudiantes de medicina muy brillantes aquí, tiene un corazón increíble para la medicina y los pacientes".

Mientras Overton estaba en la escuela de medicina, la gobernadora Susana Martínez la nominó para convertirse en miembro estudiantil de la Junta de Regentes de la UNM. "Tenía una pequeña ventana al mundo de la gobernanza y la toma de decisiones de alto nivel", dice. "Fue un momento bastante abrumador. Fue entonces cuando la cirugía y el quirófano se convirtieron en mi lugar de soledad".

Overton no puede olvidar a las familias con las que trabajó cuando era estudiante de medicina, personas que condujeron durante horas desde su casa en la reserva Navajo para reunirse con ella. "Están grabados en mi memoria", dice. "Para esos pacientes, ese viaje a Albuquerque es su única oportunidad. Quiero obtener la mejor formación médica y recuperarla".

Al graduarse cerca de la parte superior de su clase de la escuela de medicina, se postuló a 15 programas de residencia. Pero cuando le ofrecieron una entrevista en Johns Hopkins, constantemente clasificada como el mejor programa de residencia quirúrgica del país, supo que tenía que ir.

Durante los primeros dos años de su formación clínica, se despertaba todos los días a las 3 a. M., Iniciaba las rondas a las 6:30 a. M. Para reunirse con sus pacientes y estaba en el quirófano a las 7:30 a. M. La mayoría de los días operaba de uno a tres pacientes. Realizaba rondas en la noche entre las 5 y las 6, y generalmente se iba alrededor de las 7 pm Después del trabajo, se iba a casa para comer, hacer ejercicio y estudiar para el día siguiente.

En Baltimore, compró un loft de concreto de una habitación en Locust Point, un vecindario a unos 12 minutos del hospital. "Nunca imaginé que mi primera casa sería un condominio en la ciudad", dice. Se despierta todas las mañanas con una vista de los barcos en el puerto, las vías del tren y pilas gigantes de lo que cree que es el suministro de sal de la ciudad. "Puedo ver el horizonte", dice Overton. "Puedo ver el amanecer. Ayuda a mi alma del desierto".

Le encanta correr cinco millas a lo largo del puerto interior de Baltimore y juega fútbol mixto. También asiste a eventos organizados por el capítulo de Washington, DC de la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Medicina. Pero Nuevo México nunca está lejos de sus pensamientos.

"La gente sabe que si me invitan a una cena, probablemente voy a traer algo con chile verde, como enchiladas de chile verde, o pollo con chile verde, o hamburguesas de queso con chile verde", dice. "Estoy tratando de enseñarles que se puede poner chile verde en todo".

Este otoño, Overton también está comenzando un programa de doctorado en Johns Hopkins, estudiando investigación clínica en salud pública. Tiene años de formación en la costa este por delante antes de poder regresar a casa para trabajar con los pacientes nativos americanos que conoció en la escuela de medicina.

"Espero que en algún momento dirija una universidad o un sistema de salud, o tal vez sea gobernadora", dice Fahy. "Sus posibilidades son ilimitadas. Ella es realmente lo mejor que la universidad y el estado tienen para ofrecer".

A pesar de que Overton está a 1,900 millas de su casa, todavía está tratando de ayudar a las personas con las que creció. Solicitó una subvención de los Institutos Nacionales de Salud para estudiar las disparidades raciales y étnicas en la medicina genómica. Ella propuso enfocarse en los afroamericanos en Baltimore y los nativos americanos e hispanos en Albuquerque.

"Nuevo México siempre está en mi mente", dice. "Quiero encontrar formas de tomar el tiempo y las habilidades que estoy aprendiendo aquí para abordar los problemas en casa, incluso desde la distancia".

Categorías: Educación, Salud, Facultad de Medicina, Noticias destacadas