Traducir
$ {alt}
Por Michele Sequeira

La detección del cáncer de cuello uterino salva vidas

Un estudio de la UNM muestra un intervalo de detección de 3 años que protege contra el cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino es el tercer cáncer más común en mujeres en todo el mundo, pero la mayoría de las mujeres estadounidenses pueden prevenirlo mediante pruebas de detección que detectan los virus del papiloma humano (VPH).

Un nuevo estudio dirigido por científicos del Centro Integral de Cáncer de la Universidad de Nuevo México muestra que las pruebas de detección cada tres años en lugar de anualmente previenen la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Y de los cánceres que se detectan durante las pruebas de detección de rutina, la mayoría se detecta antes de que hayan tenido la oportunidad de propagarse, lo que los hace mucho más fáciles de tratar.

Los resultados del estudio se publicaron antes de la versión impresa, en la edición en línea de diciembre del International Journal of Cancer. La profesora de UNM Regents, Cosette Wheeler, PhD, dirigió el estudio y dice: "Las pruebas de detección del cáncer funcionan y la gran mayoría de las mujeres que padecen cáncer de cuello uterino simplemente no se hacen las pruebas de detección o, en cambio, esperan demasiado entre las pruebas".

Wheeler y su equipo trabajaron con el Registro de Tumores de Nuevo México para vincular su información con la del Registro de Papanicolaou del VPH de Nuevo México. El Registro de Tumores del estado registra todos los casos de cáncer y todas las muertes por cáncer en el estado. El Registro de Papanicolaou del VPH registra todos los resultados de las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino, que incluyen las pruebas de Papanicolaou y del VPH, y todos los procedimientos para diagnosticar y tratar los precánceres de cuello uterino, anomalías que aún no se han vuelto cancerosas.

La combinación de datos de los dos sistemas de información de salud pública en todo el estado brindó una capacidad única para comprender los antecedentes de detección de mujeres que desarrollaron cáncer de cuello uterino en todo Nuevo México. "Esta capacidad no está disponible en otros lugares", dice Wheeler. "Sirve como un sistema de información modelo para la prevención del cáncer en los Estados Unidos".

Los estudios anteriores, dice Wheeler, han utilizado datos de un solo sistema de atención médica y, a menudo, de la misma aseguradora. Sin embargo, los datos de Nuevo México incluyen toda la información de todo el estado, independientemente del proveedor de seguro para mujeres, la cobertura del seguro, el proveedor de atención médica y la ubicación.

El equipo de Wheeler incluyó a expertos nacionales e internacionales y estudiantes de posdoctorado, posgrado y pregrado que estudian la prestación de atención médica para mejorar la prevención del cáncer en todo Nuevo México. En este estudio, los registros de detección de cada mujer a la que se le diagnosticó cáncer de cuello uterino se compararon con los de un grupo de control de cinco mujeres de Nuevo México sin cáncer de cuello uterino. Las mujeres diagnosticadas y las mujeres en los grupos de control fueron emparejadas por edad, raza, etnia y área geográfica rural o urbana.

El equipo de Wheeler encontró que el 61% de las mujeres en los grupos de control se habían examinado en los tres años anteriores, pero solo el 38% de las mujeres con cáncer de cuello uterino se habían examinado en el mismo período antes de su diagnóstico de cáncer.

Los investigadores también compararon los antecedentes médicos de mujeres diagnosticadas con cáncer de cuello uterino. Aquellos que habían sido examinados en los tres años previos al diagnóstico tenían la mitad de probabilidades de ser diagnosticados con cáncer de cuello uterino localizado que aquellos que no habían sido examinados. También tenían un 83% menos de probabilidades de ser diagnosticadas con cáncer de cuello uterino que se había diseminado.

"La detección es muy importante para detectar cánceres antes de que se hayan propagado", dice Wheeler.

El equipo también demostró que era muy poco probable que las mujeres que recibían una prueba de detección negativa fueran diagnosticadas con cáncer de cuello uterino en los siguientes tres años y medio a cinco años. Muchas infecciones por VPH se resolverán de forma natural, dice Wheeler, pero el sistema inmunológico necesita tiempo para actuar. Ella y su equipo descubrieron que las pruebas de detección más frecuentes no ofrecían ningún beneficio adicional.

"El valor de una pantalla negativa es enorme", dice Wheeler. "Si realiza una prueba de detección, podemos demostrar que la detección previene más del 80% de los cánceres distantes y aproximadamente el 50% de los cánceres locales. Y el cáncer local se puede tratar fácilmente".

Este estudio, dice, brinda evidencia del mundo real para asegurar a las mujeres de Nuevo México y a sus proveedores de atención médica que las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino cada tres años detectan de manera segura el cáncer en una etapa temprana y que las pruebas de detección con mayor frecuencia no tienen ningún beneficio adicional.

Al final, el mayor problema que ve Wheeler es que Estados Unidos no tiene una forma organizada de recordarles a las mujeres cuándo llega el momento de la prueba de detección de tres años. "Necesitamos arreglar esto [falta de un sistema de recordatorio central]", dice Wheeler. "Nuevo México puede tomar la delantera".

-

"Impacto de la detección en la incidencia del cáncer de cuello uterino: un estudio de casos y controles basado en la población en los Estados Unidos"se publicó en la edición en línea del 13 de diciembre de 2019 de International Journal of Cancer. Los autores son: Rebecca Landy, Peter D. Sasieni, Christopher Mathews, Charles L. Wiggins, Michael Robertson, Yolanda J. McDonald, Daniel W. Goldberg , Isabel C. Scarinci, Jack Cuzick, Cosette M. Wheeler y el Comité Directivo del Registro de Pap de VPH de Nuevo México.

Cosette M. Wheeler, PhD, es profesora de Regents en el Departamento de Patología y el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de la UNM. Es investigadora principal de ciencias de la población y ocupa la cátedra Victor and Ruby Hansen Surface Endowed en Medicina Traslacional y Ciencias de la Salud Pública en el Centro Integral de Cáncer de la UNM. También se desempeñó como Directora del Centro de Investigación NCI NM HOPES-Cervical PROSPR y como Directora del Centro NIAID EPIC-STI (Centro Interdisciplinario de Epidemiología y Prevención de Infecciones de Transmisión Sexual).

Centro Oncológico Integral de la UNM

El Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México es el Centro Oncológico Oficial de Nuevo México y el único Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer en un radio de 500 millas.

Sus 146 médicos especialistas en oncología certificados por la junta incluyen cirujanos oncólogos en todas las especialidades (abdominal, torácica, de huesos y tejidos blandos, neurocirugía, genitourinario, ginecología y cánceres de cabeza y cuello), hematólogos / oncólogos médicos pediátricos y adultos, oncólogos ginecológicos y radioterapia. oncólogos. Ellos, junto con más de 600 otros profesionales de la salud del cáncer (enfermeras, farmacéuticos, nutricionistas, navegantes, psicólogos y trabajadores sociales), brindan tratamiento al 65% de los pacientes con cáncer de Nuevo México de todo el estado y se asocian con los sistemas de salud comunitarios en todo el estado para brindar atención del cáncer más cerca de casa. Trataron a 13,578 pacientes en 105,748 visitas a clínicas ambulatorias además de hospitalizaciones en el Hospital UNM.

Un total de 1,610 pacientes participaron en ensayos clínicos sobre el cáncer, incluidos 696 pacientes que participaron en ensayos clínicos que prueban nuevos tratamientos contra el cáncer que incluyen pruebas de nuevas estrategias de prevención del cáncer y secuenciación del genoma del cáncer.

Los 102 científicos de investigación del cáncer afiliados a la UNMCCC recibieron $ 34.5 millones en subvenciones y contratos federales y privados para proyectos de investigación del cáncer y publicaron 301 publicaciones de alta calidad. Promoviendo el desarrollo económico, registraron más de 30 nuevas patentes desde el año fiscal 16 y, desde 2010, han lanzado 11 nuevas empresas de biotecnología. Los científicos asociados con el Control y Disparidades del Cáncer de la CMNUCC han realizado más de 60 estudios de educación, prevención, detección e intervención conductual sobre el cáncer basados ​​en la comunidad en todo el estado que involucran a más de 10,000 nuevos mexicanos.

Finalmente, los médicos, científicos y el personal han brindado educación y experiencias de capacitación a más de 230 estudiantes de becas de secundaria, pregrado, posgrado y posdoctorado en investigación del cáncer y prestación de atención médica oncológica.

Categorías: Centro integral del cáncer