Un año pandémico

Los médicos, enfermeras y técnicos de la UNM arriesgaron sus vidas en la peor crisis de atención médica en un siglo, cuando los pacientes no tenían a nadie más a quien acudir. Estas imágenes cuentan la historia de su valentía y compromiso.

Nuestra gente en primera línea

Zinah Al Shamari dando la vacuna.

“Quería poder estar en la vanguardia de la atención médica, estar disponible para los pacientes y ayudar tanto como pueda”. - Zinah Al Sharmai, estudiante de farmacia de la UNM

Alexander Thomas con máscara.

“Realmente creo en lo que estoy haciendo. Cuando se trata de COVID, tenemos que tener fe en la investigación y la ciencia, eso nos ayudará a salir de esto ". - Alexander Thomas, OT del Hospital de la UNM

"Estoy emocionado de recibir la vacuna porque ahora tengo más protección para mis pacientes y mi familia". - Maria Kelly, CNP

Maria Kelly con máscara.
Trabajador médico poniendo vacunas en la unidad de enfriamiento.

El primer envío de la vacuna Pfizer llega a la UNMH.

Brandon Quinn con máscara.

“Estoy feliz de ser parte del proceso de tratamiento de personas con COVID. Me mudé aquí recientemente desde otro estado. Estoy impresionado con la energía ". - Brandon Quinn, médico de urgencias de la UNM

Mujer recibiendo la vacuna Covid-19 en "el pozo".

La vacuna COVID se está administrando en el estadio deportivo 'The Pit' en Albuquerque.

Disparo en la cabeza de Kimberly Martinez.

“En mi unidad de COVID me preocupaba devolvérselo a mis tres hijos y a mi esposo, pero es reconfortante recibir la vacuna”. - Kimberly Martinez, Instructora de enfermería

Trabajador de la salud hablando con la mujer y dirigiendo el flujo del tráfico.

La enfermera de vuelo Lifeguard, Verena Weissenborn, ayuda a un miembro del público a vacunarse contra el COVID.

 

Tamara Howe sonriendo con máscara y mostrando una tirita donde recibió la vacuna contra la covid.

“Recibo mucho apoyo del equipo que me rodea. Es muy emocionante ahora que tenemos la vacuna. Siento que ahora tenemos algo de esperanza ". - Tamara Howe, enfermera pediátrica

“Este año realmente comencé a comprender el poder de la conexión humana, a veces nos olvidamos de que la gente la necesita ... Incluso las pequeñas cosas que podemos hacer por nuestros pacientes ayudan.

Le di a un paciente de COVID un baño en la cama y terminó diciéndome lo feliz que lo hizo sentir, y eso hace que toda la exposición valga la pena ". - Hannah Gasper, enfermera de trauma del hospital de la UNM

“Soy navajo y he trabajado en la UNM durante más de 10 años. Estaba embarazada al comienzo de la pandemia y me alegré de recibir la vacuna. Como alguien que trabaja en el cuidado de la salud, era importante recibir la vacuna, debemos protegernos a nosotros mismos y a las personas que cuidamos ". - Marsha Castillo, asistente de gestión de atención hospitalaria de la UNM

Melissa Salazar con máscara.

"Con COVID hemos hecho muchas cosas sobre el final de su vida útil con Zoom, así que ha sido difícil". - Melissa Salazar, traductora de UNM

Marsha Castillo recibiendo la vacuna.

“Trabajando en el cuidado de la salud era importante recibir la vacuna. Necesitamos protegernos a nosotros mismos y a aquellos a quienes cuidamos ". - Marsha Castillo, asistente de gestión de la atención

“Me reconforta un poco saber que tengo un equipo de protección personal para protegerme y que sé exactamente en lo que me estoy metiendo, pero ...

a veces es difícil, da miedo y pasa factura. Hemos estado aquí desde el comienzo de COVID y estamos cansados ​​de esto, pero todos estamos haciendo nuestra parte ". - Brianna Davis, enfermera del hospital UNM

1342

Transportes de salvavidas en 2020

Helicóptero médico despegando.

Más de 300 transportes relacionados con COVID.

Mujer recibiendo vacunación.

Disparo de prevención

UNM Health comenzó a vacunar a los trabajadores de primera línea que tuvieron contacto directo con pacientes COVID positivos a mediados de diciembre de 2020.

A partir de ahí, los esfuerzos se expandieron para incluir un centro de vacunación masiva en The Pit, el estadio deportivo de la UNM y clínicas de vacunación en el condado de Sandoval.

LEER
MÁS

Disparo de prevención

UNM Health comenzó a vacunar a los trabajadores de primera línea que tuvieron contacto directo con pacientes COVID positivos a mediados de diciembre de 2020.

A partir de ahí, los esfuerzos se expandieron para incluir un centro de vacunación masiva en The Pit, el estadio deportivo de la UNM y clínicas de vacunación en el condado de Sandoval.

Al utilizar el sitio de registro de vacunas del Departamento de Salud de Nuevo México, UNM Health pudo notificar de manera rápida y eficiente a los miembros elegibles de la comunidad sobre las citas abiertas para vacunarse. Actualmente, The Pit está promediando alrededor de 1,600 dosis por día, pero existen planes para expandir las operaciones a hasta 3,600 vacunas por día.

UNM Health ha jugado un papel importante en ayudar a Nuevo México a convertirse en el número uno en la nación por el porcentaje de su población que ha recibido al menos una dosis de vacuna.

CERCA

Vacunas administradas

15-31 de diciembre 7,192
Enero-1 27 20,809
Enero 28-Febrero 24 13,404
25 de febrero al 23 de marzo 21,578
Total 62,983

Gráfico de progresión de COVID-19 de diciembre de 2020 a marzo de 2021

Desglose de cuántas dosis de la vacuna COVID-19 ha administrado UNM Health desde que recibió el primer envío de vacunas en diciembre de 2020.

Crecimiento de COVID

Traductor que trabaja en el escritorio.

Traduciendo cuidado

Durante gran parte de 2020, el Hospital UNM fue apenas reconocible, no porque se viera diferente físicamente, sino porque, durante gran parte del año, ya no se permitían visitantes debido a la pandemia del SARS-CoV-2.

LEER
MÁS

CERCA

Traduciendo cuidado

Los servicios de interpretación de idiomas de UNMH ayudan a los pacientes a navegar por COVID-19 Por Misty Salaz

Durante gran parte de 2020, el Hospital UNM fue apenas reconocible, no porque se viera diferente físicamente, sino porque, durante gran parte del año, ya no se permitían visitantes debido a la pandemia del SARS-CoV-2.

La política de visitantes se restringió para reducir la cantidad de personas en el hospital, pero los trabajadores de primera línea, incluido el personal clínico y los proveedores, permanecieron en el lugar, cuidando a los nuevos mexicanos. La mayoría del personal no clínico trabajaba de forma remota a tiempo completo o seguía un horario híbrido, rotando entre sus hogares y oficinas.

En tiempos que no son de COVID, los miembros del equipo de Interpreter Language Services (ILS) están ocupados atendiendo solicitudes de intérpretes en persona de todo el Sistema de Salud de UNM. Sus oficinas estaban llenas de miembros del equipo que manejaban llamadas telefónicas, realizaban citas por video y traducían documentos.

Pero con las restricciones de la pandemia, la oficina del departamento estaba casi vacía y solo unos pocos miembros del personal estaban disponibles todos los días para ayudar a los pacientes hospitalizados. Pero la oficina silenciosa fue engañosa: las solicitudes de servicios del equipo de ILS no disminuyeron debido al COVID-19.

Disparo en la cabeza de Fabian Armijo.“Como muchos en todo el Sistema de Salud de UNM, nuestro equipo está adaptando nuestro modelo de servicio. No solo estamos satisfaciendo las necesidades de nuestros pacientes, sino también las necesidades de los pacientes en todo el país ”, dice Fabián Armijo, directora de Servicios Lingüísticos de Intérpretes y Diversidad, Equidad e Inclusión en UNMH.

“Aunque durante la pandemia la mayoría de nuestros servicios no son en persona, todavía estamos interpretando para pacientes a través de video y teléfono, además de brindar servicios de traducción para cientos de documentos internos urgentes, comunicaciones y señalización”.

Algunas de las excepciones que justifican los servicios en persona incluyen a los pacientes que están siendo atendidos en el Departamento de Emergencias, conferencias al final de la vida y visitas de pacientes sordos / ciegos, explica Armijo.

Millie Smith, una intérprete / traductora médica de español que se unió al equipo de ILS hace más de cinco años, fue parte de los esfuerzos de primera línea para asegurar una comunicación efectiva entre los pacientes que hablan un idioma que no sea el inglés y los proveedores durante la pandemia.

“Dado que no podemos hacer interpretaciones en persona, a veces es muy difícil hacer interpretaciones por video y teléfono cuando la mayoría de los pacientes con COVID-19 están en habitaciones especialmente equipadas donde el nivel de ruido es más alto de lo normal”, dice Smith. “Una experiencia positiva es que dado que los miembros de la familia no pueden visitar a sus seres queridos debido a las restricciones de COVID-19, aún pueden ser parte de la atención o el tratamiento del paciente mediante el uso de intérpretes por teléfono o video”.

Además de ser el equipo interno de intérpretes de atención médica más sólido de Nuevo México, UNMH es miembro de Health Care Interpreter Network (HCIN), la única red de interpretación de video hospitalaria de costa a costa del país. Los hospitales miembros de HCIN comparten intérpretes a través de una red de video que garantiza que los pacientes reciban atención en el idioma que entienden.

El equipo de ILS de UNMH ha trabajado como intérprete para pacientes con COVID-19 y proveedores de atención médica en todo el país, incluido Kaiser Permanente Los Angeles Medical Center, Parkland Hospital en Dallas y Cambridge Health Alliance en Boston.

Melissa Salazar, intérprete certificada de español para el cuidado de la salud, comenzó en UNMH hace 18 años. Se ofreció como voluntaria para ser una de las intérpretes en persona del Departamento de Emergencias, que describió como desafiante y gratificante al mismo tiempo.

“El desafío para mí no era entrar en habitaciones sospechosas de COVID o COVID positivo; era frustrante ver a la gente sentirse sola y aislada, con un contacto mínimo y luchando por comprender y ser comprendida”, dice Salazar.

Está orgullosa de que el equipo de ILS nunca haya dejado de brindar servicios a los pacientes de UNMH y a los pacientes de todo el país. Aunque los servicios de ED están disponibles en su mayoría en persona, el liderazgo del departamento de ILS mantiene la seguridad a la vanguardia programando más turnos de video, aumentando el trabajo telefónico y creando oportunidades para que el personal trabaje de forma remota.

ILS ha recorrido un largo camino desde que se convirtió en un departamento oficial a fines de la década de 1990, cuando solo contaba con cinco intérpretes para los idiomas español, vietnamita y navajo. A lo largo de los años, el equipo ha crecido a más de 30 intérpretes y traductores. Todavía brindan servicios en español, vietnamita y navajo, pero el departamento agregó más recientemente el lenguaje de señas estadounidense (ASL).

La intérprete certificada de ASL Cara Balestrieri fue una de los dos intérpretes de ASL contratados en 2017 debido al aumento de las solicitudes de servicios. Además de algunas de las barreras de atención médica existentes para las personas sordas o con problemas de audición, COVID crea problemas de comunicación adicionales, explicó Balestrieri.

“El lenguaje de señas usa movimientos de la boca, movimientos corporales y señales faciales para la gramática”, dice Balestrieri. “Las máscaras y los protectores oculares dificultan que los pacientes vean mi rostro y también es un desafío para mí ver los rostros de mis pacientes. También es difícil para los pacientes sordos estar hospitalizados durante largos períodos de tiempo sin visitas ”.

Junto con Salazar, Balestrieri atiende solicitudes a través de la HCIN cuando puede y fue testigo de primera mano de algunas de las luchas similares que enfrentan los hospitales en todo el país. Al igual que en Nuevo México, muchos estados están lidiando con múltiples demandas, como desastres ambientales y protestas públicas, que a su vez pueden plantear desafíos adicionales para la atención médica, dice.

"Están luchando con las protestas, que pueden causar lesiones", dice Balestrieri. “También he visto el aislamiento y la soledad de los pacientes sordos hospitalizados en otros estados. Los pacientes también me informan sobre la falta de servicios de interpretación en los estados que están experimentando desastres naturales y malestar social ”.

Aunque COVID-19 es complicado, aterrador y agrava las barreras existentes en la atención médica, Balestrieri y sus colegas continúan adelante, alentando a los pacientes y recordándoles el nuevo mantra de la pandemia: "No estamos solos".

Educacion virtual

LEER
MÁS

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, muchas universidades tuvieron que encontrar formas de educar a los estudiantes de forma remota, incluida la Facultad de Enfermería de la Universidad de Nuevo México.

Estudiantes de enfermería que practican con bomba de globo en paciente simulado.
Se sostiene el matraz de fondo redondo mientras el líquido cambia de color.
Mujer con realidad virtual.

Educacion virtual

Por Kara Leasure Shanley

CERCA

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19, muchas universidades tuvieron que encontrar formas de educar a los estudiantes de forma remota, incluida la Facultad de Enfermería de la Universidad de Nuevo México.

“Con COVID, nuestro mundo se puso patas arriba”, dice Kathy Grand, MSN-Ed, RN. "Terminamos tratando de luchar y descubrir cómo les daríamos algún tipo de experiencia con el cuidado de los pacientes".

Antes de la pandemia, los estudiantes seguían una apretada agenda, dice Grand, profesora titular de la Facultad de Enfermería. Tenían hasta 96 horas de trabajo clínico además de las clases y el laboratorio, pero eso cambió una vez que llegó el COVID-19.

“Nunca pensaste en ir a clase, estar cerca de todos tus compañeros, interactuar con tus maestros a diario”, dice Adam Karig, un estudiante de enfermería de nivel 4. "Nunca te preocupaste mucho por lo que tenemos que hacer ahora".

Grand y sus colegas buscaron formas de brindarles a sus estudiantes algo de experiencia clínica a medida que surgía la pandemia. Afortunadamente, tuvieron una idea: un software de simulación virtual llamado The Point.

"Es como un videojuego", dice Karig. "Te permite ser una enfermera virtual e interactuar con un paciente y cuidarlo en diferentes escenarios".

Los estudiantes usan sus computadoras para controlar lo que dice y hace la enfermera virtual, ver información médica sobre el paciente virtual y reflexionar sobre cómo se sintieron después de la simulación. El software también permite a los estudiantes elegir entre 10 escenarios diferentes en varias disciplinas.

“Puede elegir entre un paciente que tiene un episodio de hipoglucemia o una fractura que tiene hemorragia”, dice Grand.

A Karig le gusta poder interactuar con pacientes que normalmente no puede ver, como un paciente psiquiátrico, usando el software. "Le da una perspectiva de cómo son estos pacientes en diferentes tipos de escenarios", dice.

Grand está de acuerdo en que esta es una de las mejores características del software. Los estudiantes deben tener más confianza en la clínica después de usar la simulación virtual para participar y practicar cómo responder a situaciones más avanzadas, como la codificación de un bebé, dice.

Grand dice que hacer que los estudiantes repitan los escenarios varias veces también les ayuda a recordar lo que se necesita para un diagnóstico, sin importar la causa subyacente. Karig está de acuerdo. “Ayuda a solidificar el proceso de enfermería, por lo que definitivamente se traduce en entornos de la vida real”, dice. "Le ayuda a pensar en cómo abordar y cuidar a estos pacientes".

Karig también aprecia que es libre de tomarse su tiempo, pensar en un escenario sin mucha presión y probar cosas diferentes con el software. “Te da más autonomía de la que realmente obtendrías como estudiante de enfermería”, dice.

Las mayores limitaciones del software tienen que ver con aprender inicialmente cómo controlar el software y la incapacidad del estudiante para desviarse de las respuestas y acciones programadas, dice. “A veces, puede haber algo que desearía poder hacer, y en la vida real probablemente haría, pero es posible que el programa no te permita hacer eso”, dice Karig.

Aunque Grand sabe que The Point, como cualquier programa, no es perfecto, piensa que construir alrededor de él con conferencias posteriores a la simulación y trabajo de laboratorio ha mejorado las habilidades de los estudiantes desde que regresaron a la clínica. “Creo que los estudiantes aprendieron mucho más de lo que esperaba, lo cual fue muy emocionante”, dice.

Grand también está feliz con las respuestas de los estudiantes al programa. “Sé que los estudiantes prefieren el entorno clínico, pero muchos estudiantes me han dicho que están contentos de haber tenido la oportunidad de hacer una simulación virtual y han aprendido mucho”, dice.

Mujer con realidad virtual.

El viaje

Hace unos años, Douglas Ziedonis colaboró ​​con un amigo percusionista para grabar The Journey, una colección de piezas inquietantemente atmosféricas interpretadas con instrumentos de cuerda y viento tradicionales nativos americanos, letones y africanos.

LEER
MÁS

CERCA

El viaje

Douglas Ziedonis, MD, MPH, jugó muchas partes en su camino hacia el liderazgo de las ciencias de la salud de la UNM Por Michael Haederle

Hace unos años, Douglas Ziedonis colaboró ​​con un amigo percusionista para grabar The Journey, una colección de piezas inquietantemente atmosféricas interpretadas con instrumentos de cuerda y viento tradicionales nativos americanos, letones y africanos.

El título del álbum describe acertadamente la trayectoria profesional de un hijo de inmigrantes letones que se convertiría en un destacado psiquiatra, investigador y administrador de adicciones, y ahora vicepresidente ejecutivo de Ciencias de la Salud en la Universidad de Nuevo México y director ejecutivo del Sistema de Salud de la UNM. .

Ziedonis, quien asumió sus nuevos roles el 1 de diciembre, trae intereses eclécticos y décadas de experiencia en medicina académica. No ha perdido tiempo para conocer a sus nuevos colegas y dominar las minucias que acompañan al trabajo.

"Siento que he estado aquí meses, en lugar de días", dice en una entrevista justo antes de las vacaciones de invierno. Ha estado evaluando universidades y programas de Ciencias de la Salud, buscando oportunidades para expandirse o forjar nuevas asociaciones.

“Hay un gran grupo de líderes con los que puedo trabajar en Ciencias de la Salud y en el campus principal”, dice. “Ha sido en medio de la aceleración de la pandemia, que ha sido el momento más desafiante de mi carrera. Siento un gran orgullo por nuestra excelente fuerza laboral aquí, que está en primera línea ”.

Ziedonis, quien recientemente se desempeñó como Vicecanciller Asociado de Ciencias de la Salud en la Universidad de California, San Diego, también ha sido profesor en Yale, Rutgers y la Universidad de Massachusetts. Él y su esposa, Patrice, han atravesado el país desde que se conocieron mientras realizaba su residencia psiquiátrica en California.

Ahora, están felizmente alquilando una casa en el desarrollo de High Desert en las estribaciones de Sandia Mountain y disfrutando del clima único de Nuevo México. “Nos encanta la idea de que puede nevar por la mañana y con el sol se va”, dice.

Ziedonis fuera

Primeros Años

Ziedonis creció en Belén, Pensilvania, donde su padre, que emigró de su Letonia natal después de la Segunda Guerra Mundial, era un ministro luterano y profesor universitario.

Después de graduarse del Davidson College en Carolina del Norte, Ziedonis asistió a la escuela de medicina en Penn State con la idea de convertirse en médico de familia, pero cambió de rumbo después de que un amigo lo instara a solicitar una beca de los Institutos Nacionales de Salud para un estudio que midiera la sangre cerebral. fluir en ovejas. Ziedonis fue picado por el error de la investigación y encontró un creciente interés en el funcionamiento del cerebro.

En 1985 se trasladó a UCLA para realizar una residencia en psiquiatría general, uniéndose a colegas que estaban llevando a cabo investigaciones de vanguardia sobre la adicción a la cocaína utilizando tomografía por emisión de positrones (PET) para visualizar cambios en el cerebro. En el laboratorio de al lado, otro equipo estaba utilizando escáneres PET para estudiar tratamientos hablados para el trastorno obsesivo compulsivo. “Este fue un cambio de juego para mí, porque fue el primer estudio que mostró que el cerebro cambia con la psicoterapia”, dice.

Ziedonis completó una beca de psiquiatría de adicciones en UCLA, luego se mudó a Yale en 1990 como profesor asistente, donde estaba muy ocupado.

"Yo era el director médico de una clínica de metadona que tenía 750 pacientes", dice. “El cuarenta y cinco por ciento de ellos eran seropositivos y no teníamos una solución para ellos en ese momento. Tenía cien pacientes que estaban embarazadas. Dios te trae cosas que no esperas ".

Mientras tanto, también estaba desarrollando un programa para tratar a personas con enfermedades mentales concurrentes y diagnósticos de abuso de sustancias. “Tenía 350 pacientes adicionales que estaban en una clínica ambulatoria sin medicamentos”, dice. “También llevé a cabo un programa ambulatorio intensivo nocturno con pacientes. Hice consultas y tenía mi propia pequeña clínica ambulatoria. Así que estaba muy ocupado clínicamente ".

Ziedonis logró encontrar tiempo en el camino para completar su maestría en salud pública. “Eso fue lo que cambió las reglas del juego para mí al convertirme en un médico-científico serio con la capacidad de tener financiamiento independiente”, dice.

En 1998 se trasladó a la Universidad de Rutgers, donde amplió sus intereses para abarcar el tratamiento de la adicción al tabaco, trabajando con el Dr. John Slade, un investigador aclamado y némesis de la industria tabacalera.

La espiritualidad da forma a la investigación

Ziedonis ha cultivado un interés de por vida en la atención plena y la espiritualidad que le ha ayudado a dar forma a sus prioridades como investigador, clínico y administrador. “Me enseñaron a orar a temprana edad, y recuerdo que desde muy joven eso era algo que era importante”, dice.

En la universidad, estudió filosofía china y budismo y practicó la Meditación Trascendental. Unos años más tarde se familiarizó con el trabajo de Jon Kabat-Zinn, un biólogo molecular de la Universidad de Massachusetts que fusionó elementos de la meditación Zen y el yoga en una modalidad terapéutica secular conocida como Reducción del estrés basada en la atención plena (MBSR).

“Cuando estuve en UCLA en los años 80, comencé a integrar algo de atención plena en mi práctica clínica”, dice Ziedonis. Mientras estuvo en Rutgers, también se desempeñó como profesor invitado en el Seminario Teológico de Princeton. “Para mí, la espiritualidad también se alinea con la diversidad, porque somos de diferentes religiones”, dice. "Comprender los antecedentes de una persona y lo que le importa, cuáles son algunas de sus creencias y valores fundamentales, es una ventana importante, incluso si no se está abordando desde un punto de vista basado en la fe".

Ziedonis se unió a la facultad de la UMass como profesor titular en 2007 y se puso a trabajar de primera mano con Kabat-Zinn y su Clínica de Reducción del Estrés. “No estaban acostumbrados a que un psiquiatra estuviera abierto a eso”, dice. “En mi departamento lo integramos en toda nuestra labor docente, investigadora y clínica. Luego me sentí muy bien en MBSR y en la terapia cognitiva basada en la atención plena ".

Mientras estaba en UMass, también dirigió un programa de liderazgo médico consciente, y cuando se mudó a UCSD en 2017, trajo consigo la capacitación en liderazgo basado en la atención plena. "Ahora es un curso en la escuela de medicina para los estudiantes", dice.

Ziedonis también acordó servir como director ejecutivo del Centro de Atención Plena de UCSD, además de sus otras funciones. Cuando la pandemia obligó al cierre de los campus en todo el país, ayudó a crear un recurso en línea donde las personas podían reunirse para meditar virtualmente de tres a cinco veces al día, así como una colección de grabaciones a las que podían acceder en cualquier momento. “Conseguimos más de 200 personas al día y más de mil personas al día con las grabaciones”, dice.

“La combinación del trabajo de la atención plena y la autocompasión son realmente algunas habilidades importantes para los médicos”, agrega. “Los médicos son muy duros consigo mismos. Esperan ser perfectos y tienen un listón muy alto. Entonces, aprender maneras de estar bien contigo mismo: la humanidad común compartida, tener algo de bondad contigo mismo ".

Musicólogo en el armario

Cuando se trata de su pasatiempo serio de coleccionar y tocar instrumentos musicales tradicionales, Ziedonis se llama a sí mismo "un musicólogo encerrado". Toca con un instrumento de viento de madera letón llamado stabule y el kokle, una cítara de cuerda. Ha tocado instrumentos africanos, incluyendo el djembe, balafon y kora, y tiene una extensa colección de flautas nativas americanas hechas por artesanos Navajo y Jemez Pueblo, entre otros.

“Me gusta aprender sobre la música y la cultura de diferentes grupos”, dice. "A lo largo de mi carrera, he llevado una flauta nativa americana en mis viajes". En un viaje de investigación a Creta, él y su esposa decidieron visitar una tienda de música para probar instrumentos tradicionales griegos. "De repente, estamos en un callejón sin salida, y nadie sabe inglés, y yo no sé griego, y ella me pregunta: '¿Cómo llegamos aquí?'"

Ziedonis sacó su flauta y comenzó a tocar con los músicos locales. "Para mí, esas son algunas de las cosas divertidas de viajar", dice. “Pienso en la música como un lenguaje de comunicación. Cuando no tienes el otro idioma, puedes tenerlo ".

El hijo de la pareja, Mason, vive en la ciudad de Nueva York, donde trabaja para Goldman Sachs. Su hija Michelle, que tiene una maestría en dietética, pasó parte de 2020 trabajando en un centro médico de VA de Los Ángeles que estaba lleno de pacientes con COVID. “Podemos apreciar las líneas del frente y todas las presiones sobre las familias cuando tienen que lidiar con eso”, dice Ziedonis.

Aún así, sabe que la pandemia no durará para siempre. "El lado espiritual, el lado meditativo de mí, le encanta estar en Nuevo México y está deseando que lleguen los tiempos sin COVID y más viajes", dice. "Estoy realmente atraído por toda la diversidad que hay aquí: la historia y las culturas".

Picture Perfect

La patóloga de la UNM Evelyn Lockhart da vida a sus sujetos a través de la ilustración médica Por Michael Haederle

Cuando asistió a la prestigiosa Academia de Artes Interlochen de Michigan como estudiante de secundaria, Evelyn Lockhart, MD, salía con los niños del drama y se especializaba en crear maquillaje teatral y de efectos especiales.

Años más tarde, puso en práctica esas habilidades en un entorno educativo con sus colegas médicos, preparando lotes de “sangre” de escenario de apariencia realista para presentaciones vívidas sobre transfusiones y cómo manejar la pérdida de sangre.

Evelyn Lockhart en la cabeza

Ahora, Lockhart, profesora asociada en el Departamento de Patología de la UNM, ha llevado sus intereses artísticos en otra dirección. Durante los últimos años, se ha dedicado firmemente a dominar el arte de la ilustración médica.

Mientras obtenía su maestría en comunicación biomédica en la Universidad de Toronto, Lockhart dominó el dibujo a mano alzada y un conjunto de aplicaciones de diseño gráfico de alta gama para crear imágenes elegantemente intrincadas de órganos humanos, vasos sanguíneos e insectos.

Su trabajo de curso también se extendió a la animación, la visualización de datos y otros métodos para comunicar información compleja. Lockhart espera poner en práctica sus nuevas habilidades para construir un negocio de comunicaciones biomédicas.

Sus creaciones visuales le valieron la beca Inez Demonet de Vesalius Trust for Visual Communication in the Health Sciences.

Lockhart, quien llegó a la UNM después de servir en la facultad de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, recuerda haber tomado solo una clase de dibujo en la escuela secundaria. Un interés creciente en la ilustración médica la llevó a comenzar a construir un portafolio de dibujos, lo que eventualmente la llevó a obtener su título de maestría.

"Mucho de esto fue educación en línea", dice. "Hice un programa en línea sobre ilustración de historia natural".

De regreso a su hogar en Nuevo México, Lockhart espera que su trabajo ayude a los estudiantes de las profesiones del cuidado de la salud a comprender mejor el cuerpo humano a medida que desarrollan sus habilidades.

“Nuestra educación médica se basa en imágenes”, dice. “Durante la pandemia, hemos visto cómo las imágenes informan nuestra comprensión de los conceptos médicos y científicos. Los ilustradores médicos tienen la responsabilidad de crear sus visualizaciones con la mayor precisión posible ".

Hueso central.

Joint Venture

@ UNM Sandoval Regional Medical Center & Health Sciences Rio Rancho Campus

LEERMÁS

Joint Venture

@ UNM Sandoval Regional Medical Center & Health Sciences Rio Rancho Campus

CERCA

El Centro de Excelencia de UNM para Cirugía Ortopédica y Rehabilitación abrirá en el campus de Health Sciences Rio Rancho

Por Michael Haederle

Disparo en la cabeza Jamie Silva SteeleLa construcción está en marcha en el Centro de Excelencia para Cirugía Ortopédica y Rehabilitación de la Universidad de Nuevo México, una nueva instalación en el Campus Rio Rancho de UNM Health Sciences que unirá las actividades clínicas, educativas y de investigación bajo un mismo techo.

Se espera que la estructura de 50,000 pies cuadrados de dos pisos, ubicada junto al Centro Médico Regional UNM Sandoval (SRMC) en el centro de la ciudad de Rio Rancho, abra el próximo noviembre, dijo Jamie Silva-Steele, RN, MBA, presidente y director ejecutivo de SRMC. Incluirá salas de examen para que los pacientes consulten con cirujanos, un extenso laboratorio de investigación ortopédica y un centro de rehabilitación.

“Es una gran sinergia con lo que ya está sucediendo en SRMC”, dijo Silva-Steele, y señaló que el hospital ya cuenta con una práctica sólida de reemplazo de articulaciones. “Lo que imagino durante el período de cinco años es que agregaremos cinco cirujanos de articulaciones más en total, más estudiantes. Simplemente nos ayuda a maximizar nuestra plataforma quirúrgica ".

El proyecto de $ 21 millones está siendo financiado a través de los ingresos fiscales brutos de Rio Rancho, con parte del dinero proveniente del efectivo disponible y $ 15 millones de bonos recaudados contra futuros ingresos fiscales, dijo.

La mayoría de las cirugías de reemplazo de articulaciones de UNM Health, incluidas la cadera total, la rodilla total, el pie y el tobillo, el codo y los hombros, ya se están realizando en SRMC.

La nueva instalación también proporcionará un amplio espacio para la investigación, dijo la ingeniera biomecánica Christina Salas, PhD, profesora asistente en el Departamento de Ortopedia y Rehabilitación y asistente especial del decano de la Escuela de Ingeniería. También incluirá espacio para un laboratorio de cadáveres y dos estaciones de trabajo de nivel 2 de bioseguridad.

Disparo en la cabeza de Christina Salas.Salas, que actualmente opera tres laboratorios en el Centro de Ciencias de la Salud de la UNM y la Escuela de Ingeniería de la UNM, por lo general tiene de cinco a 10 estudiantes graduados y entre 10 y 15 estudiantes universitarios trabajando en un momento dado.

“Estoy muy emocionada porque actualmente tengo tres laboratorios en dos campus separados y paso mucho tiempo conduciendo de un lado a otro”, dijo. El diseño también se adaptará a los visitantes que pueden ver con seguridad el trabajo que se está realizando a través de una pared de vidrio, lo que refleja la misión educativa de la instalación, dijo Salas.

La nueva instalación es un gran paso adelante en un plan maestro de 30 años para el campus de UNM Health Sciences Rio Rancho, dijo Silva-Steele.

Eventualmente, se podrían ubicar centros de excelencia adicionales en las cercanías, dijo, y la ciudad está abriendo un centro comunitario de usos múltiples en las cercanías. Hay planes a largo plazo para agregar jardines, viviendas a corto plazo, locales comerciales y otras comodidades a la mezcla.

Silva-Steele le dio crédito a Rio Rancho por su visión de ayudar a aumentar la presencia del Centro de Ciencias de la Salud.

“Ha funcionado mágicamente, donde la ciudad tiene un fuerte deseo de usar el impuesto a los ingresos brutos”, dijo. "Hay mucho deseo de que la comunidad vea los beneficios de tener a UNM aquí".

Lógica del descubrimiento

LEER
MÁS

Como principio rector de la informática, la lógica es una de las herramientas más importantes de toda la ciencia y la tecnología. También guía a Tudor Oprea, MD, PhD, a hacer preguntas filosóficas sobre qué son las enfermedades y cómo encontrar nuevos medicamentos para tratarlas o curarlas.

Tudor Oprea trabajando en pizarra.
Tudor Oprea en la cabeza.
Tudor Oprea en la cabeza.

Lógica del descubrimiento

Por Kara Leasure Shanley

CERCA

Como principio rector de la informática, la lógica es una de las herramientas más importantes de toda la ciencia y la tecnología. También guía a Tudor Oprea, MD, PhD, a hacer preguntas filosóficas sobre qué son las enfermedades y cómo encontrar nuevos medicamentos para tratarlas o curarlas.

"Para ser franco, a veces hay noches en las que no puedo dormir debido a esto", dice. "No tenemos respuestas, y la mayoría de los científicos con los que hablo no parecen molestarse por eso". Este malestar y su enfoque para corregirlo ha guiado la curiosidad y determinación de Oprea a lo largo de su carrera.

Oprea, profesor y jefe de la División de Informática Traslacional del Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Nuevo México, creció en Rumania, donde aprendió a abordar todo con una buena dosis de escepticismo.

"Eso es lo primero de crecer allí, las mentiras del partido (comunista), lo que me llevó a negarme a leer nada en rumano, porque pensaba que todo era mentira", dice.

En cambio, Oprea buscó ciencia ficción y otros libros en inglés y francés, incluido uno en particular. "De alguna manera, un libro de química general cayó en mis manos y comencé a leerlo como una novela", recuerda.

Ese fue el momento en que Oprea supo que quería estudiar química, pero cuando fue reclutado por el ejército, descubrieron que era parcialmente daltónico, lo que en Rumania significaba que no podía conducir, trabajar con computadoras o estudiar química (aunque lo ha hecho) los tres desde).

Entonces, decidió realizar su doctorado en medicina en la Universidad de Medicina y Farmacia mientras soportaba apagones programados por el gobierno y cortes de agua caliente. En su tiempo libre, Oprea también buscó expertos en su universidad para que le enseñaran química cuántica y cómo las drogas interactúan con los receptores de proteínas.

Sin embargo, mientras trabajaba como voluntario en un hospital del condado cerca de su ciudad natal, una escasez de esteroides inducida por el gobierno provocó la muerte de 10 pacientes por anafilaxia. “Decidí que no quiero ser médico en un sistema que mata a la gente”, dice Oprea.

Afortunadamente, su curiosidad ilimitada lo puso en un nuevo camino.

Después de ver modelos moleculares tridimensionales por primera vez, Oprea tomó posiciones postdoctorales estudiando modelado molecular y de proteínas en Missouri y Nuevo México, seguido de una posición de investigación en Astra Zeneca en Suecia y una cátedra en West University of Timișoara en Rumania.

Allí, su interés volvió a evolucionar, esta vez fue el descubrimiento de fármacos.

Oprea regresó a Nuevo México en 2002 para trabajar en la detección de drogas de alto rendimiento con Bruce Edwards, PhD, y Larry Sklar, PhD, en el Centro de Descubrimiento Molecular de la UNM. Continuó construyendo la base de datos de Drug Central para el descubrimiento de fármacos, descubrió nuevos fármacos contra el cáncer con sus colaboradores Eric Prossnitz, PhD, y Angela Wandinger-Ness, PhD, y dirigió el Knowledge Management Center for Illuminating the Druggable Genome.

Hoy, el enfoque de Oprea se ha desplazado hacia lo desconocido, incluido el genoma oscuro (genes y proteínas cuyas funciones en el cuerpo humano no se comprenden bien) y las enfermedades raras. Oprea ha recurrido a la informática para ayudar a descifrar estos misteriosos temas.

"Cuando tomo todo este conocimiento y trato de unirlo, estoy mirando cuáles son las definiciones de las enfermedades", dice. "Estoy tratando de mapear las enfermedades a los objetivos de los medicamentos".

En su opinión, el logro del que más se enorgullece de Oprea hasta ahora ha sido llevar dos medicamentos, raltegravir y ketorolaco, a ensayos clínicos para tratar el cáncer a través de sus colaboraciones con investigadores y médicos de la UNM. "Realmente estoy alentando que tengamos un medicamento en el mercado", dice, "porque creo que realmente ayudaría a poner a la universidad en el mapa del descubrimiento de medicamentos".

Tudor Oprea en la cabeza.

El cáncer de ovario recurrente se encuentra con su pareja

Los ensayos clínicos juegan un papel importante en la atención del cáncer. Permiten a los médicos y científicos mejorar la atención con el tiempo e incluso pueden ayudar a los participantes del ensayo al brindarles acceso a tratamientos que salvan vidas antes de que esos tratamientos estén disponibles de forma generalizada.

LEER
MÁS

CERCA

El cáncer de ovario recurrente se encuentra con su pareja

Sarah Adams, MD, prueba una nueva combinación de medicamentos que desarrolló para tratar el cáncer de ovario recurrente Por Michele Sequeira

Los ensayos clínicos juegan un papel importante en la atención del cáncer. Permiten a los médicos y científicos mejorar la atención con el tiempo e incluso pueden ayudar a los participantes del ensayo al brindarles acceso a tratamientos que salvan vidas antes de que esos tratamientos estén disponibles de forma generalizada.

Disparo a la cabeza de Sarah Adams.Sarah Adams, MD, oncóloga ginecológica y científica del cáncer, espera que su ensayo clínico nacional no solo ayude a las mujeres a combatir el cáncer de ovario, sino que también lo mantenga contenido.

El cáncer de ovario tiene síntomas poco claros y no hay pruebas de detección que lo detecten en sus primeras etapas, antes de que se haya diseminado a los ganglios linfáticos u otros órganos. Menos de la mitad de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario viven más de cinco años después del diagnóstico y esas probabilidades de supervivencia no han cambiado significativamente durante algún tiempo.

Si se detecta en las primeras etapas, la tasa de supervivencia relativa a cinco años es superior al 90 por ciento, según el Programa de los Institutos Nacionales de Vigilancia de la Salud, Epidemiología y Resultados Finales. Sin embargo, en casi el 60 por ciento de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario, el cáncer ya ha hecho metástasis.

Aunque el cáncer de ovario se puede tratar con quimioterapia y cirugía, el cáncer eventualmente regresa en la mayoría de las mujeres, lo que resulta en una tasa de supervivencia general baja. Adams ha desarrollado un nuevo tratamiento que se está probando en mujeres con cáncer de ovario recurrente después de la quimioterapia.

Dedicación a la investigación del cáncer

Adams es el Profesor Dotado de Victor y Ruby Hansen Surface en Investigación del Cáncer de Ovario en el Centro Integral de Cáncer de la Universidad de Nuevo México y profesor asociado en la División de Oncología Ginecológica en el Departamento de Obstetricia y Ginecología de la UNM.

Sus estudios iniciales en modelos de cáncer fueron apoyados por el UNM Cancer Center, un premio de investigación de carrera temprana de la Ovarian Cancer Research Fund Alliance y fondos piloto de la Fundación Oxnard.

Estos estudios demostraron el éxito de la combinación de dos enfoques de tratamiento: terapia dirigida al tumor que usa un inhibidor de PARP para matar las células cancerosas e inmunoterapia que usa un anticuerpo para sensibilizar las células T del sistema inmunológico a las células del cáncer de ovario. Adams ahora está probando esta combinación en ensayos clínicos de fase 1 y fase 2.

Adams abrió un ensayo clínico de cáncer de ovario en el UNM Cancer Center en 2016. El ensayo clínico, que se basó en sus propios descubrimientos de investigación en modelos de cáncer, tuvo resultados iniciales prometedores y, por lo tanto, fue seleccionado para ser el primer ensayo clínico nacional abierto a través de Oncología. Research Information Exchange Network, un consorcio de 18 centros oncológicos designados por el Instituto Nacional del Cáncer. Este estudio completó la inscripción en julio de 2020.

La investigación de Adams se centró inicialmente en el cáncer de ovario relacionado con BRCA. BRCA1 y BRCA2 son genes que todos portamos y codifican proteínas involucradas en la reparación del ADN. Las mujeres con mutaciones del gen BRCA enfrentan un alto riesgo de cáncer de mama y de ovario. Las células con genes BRCA mutados dependen de vías alternativas de reparación del ADN que utilizan una clase de proteínas llamada polimerasa poli (adenosina difosfato-ribosa) o PARP.

La terapia de Adams usa un inhibidor de PARP que mata las células cancerosas al evitar que las proteínas PARP realicen su trabajo de reparación. Los inhibidores de PARP no afectan a las células sanas porque tienen proteínas BRCA activas con las que reparar su ADN. "La terapia es específica para las células cancerosas", dice Adams, "por lo que está bien dirigida".

La investigación de Adams y otros ha demostrado que la terapia inmunológica es especialmente potente contra el cáncer de ovario relacionado con BRCA. Mejora la respuesta inmunitaria de una persona a su cáncer y les enseña a sus células inmunitarias a reconocer el cáncer si alguna vez regresa. La inmunoterapia en el ensayo de Adams es un anticuerpo que mantiene la capacidad de las células T para reconocer y devorar las células cancerosas.

La terapia combinada de Adams mata las células cancerosas y también permite al sistema inmunológico erradicar el tumor. Entonces, si el inhibidor de PARP no mata las células tumorales, el sistema inmunológico lo hace.

Con base en los primeros resultados del ensayo lanzado en la UNM, Adams desarrolló un segundo estudio para probar si este régimen puede ayudar a un grupo más grande de mujeres, incluidas aquellas que no tienen una mutación BRCA. Este estudio fue desarrollado con NRG, uno de los Grupos de Oncología Cooperativa del NCI que lleva a cabo ensayos clínicos nacionales. Este ensayo aleatorizado de fase 2 se inauguró en centros de todo el país en octubre de 2019 y Adams se desempeña como presidente del estudio nacional.

Del descubrimiento a la curación

Adams ha logrado un gran logro en la traducción de su ciencia de descubrimiento a ensayos clínicos nacionales, dice Cheryl Willman, MD, directora y directora ejecutiva del Centro Integral de Cáncer de la UNM. "Este se considera uno de los logros más altos y más difíciles que cualquier investigador o centro oncológico puede alcanzar".

En última instancia, Adams y su equipo esperan estimular el sistema inmunológico de las mujeres con cáncer de ovario para que sus cuerpos mantengan a raya el cáncer una vez que el tumor se extirpa o se elimina. Y aunque realizar un ensayo clínico puede ser estresante, porque la salud de tantas mujeres está en juego, Adams también encuentra una gran satisfacción.

“Poder sentarme frente a una paciente en el ensayo [clínico] y poder hablar con ella sobre la evidencia de su respuesta al tratamiento fue increíblemente conmovedor para mí y muy gratificante”, dice Adams. "[Fue] lo más destacado de toda mi carrera, de verdad".

Búsqueda de justicia

En respuesta a las múltiples tragedias que han convulsionado al país durante el año pasado, la Facultad de Salud de la Población de la Universidad de Nuevo México se ha comprometido a abordar el flagelo del racismo de frente.

Si bien la lucha contra el racismo siempre ha sido fundamental en el campo de la salud pública y la salud de la población, las injusticias racistas como las muertes de Breanna Taylor y George Floyd dan una nueva urgencia a la misión. Agregue COVID-19, que ha afectado de manera desproporcionada a las personas de color, y tiene los ingredientes de un incendio forestal.

LEER
MÁS

Disparo a la cabeza de Nina Wallerstein.

CERCA

Búsqueda de justicia

College of Population Health lanza una iniciativa contra el racismo Por Amanda Gardner

En respuesta a las múltiples tragedias que han convulsionado al país durante el año pasado, la Facultad de Salud de la Población de la Universidad de Nuevo México se ha comprometido a abordar el flagelo del racismo de frente.

Si bien la lucha contra el racismo siempre ha sido fundamental en el campo de la salud pública y la salud de la población, las injusticias racistas como las muertes de Breanna Taylor y George Floyd dan una nueva urgencia a la misión. Agregue COVID-19, que ha afectado de manera desproporcionada a las personas de color, y tiene los ingredientes de un incendio forestal.

Pero estas tragedias también presentaron una oportunidad para construir sobre la misión que ha definido a la Facultad de Salud de la Población desde su fundación en 2016. Ahora, la Facultad está reuniendo a miembros de la facultad de toda la UNM para expandir los esfuerzos contra el racismo en los planes de estudio, la contratación y la capacitación. prácticas y explorar cómo los esfuerzos antirracistas pueden afectar los resultados de salud de la comunidad.

"Es un equipo multiétnico, multirracial y multicultural", dice el decano interino Nina Wallerstein, DrPH, quien ayudó a fundar la Facultad de Salud de la Población y es director de su Centro de Investigación Participativa. "Soy un miembro de la facultad blanco, pero tenemos miembros nativos, latinos, afroamericanos y blancos".

nina-wallerstein-article.jpgLa idea es crear "conversaciones valientes" entre estudiantes, profesores y personal, dice Wallerstein, y agrega que las discusiones también se han centrado en políticas y prácticas relacionadas con las políticas de contratación y retención para profesores de color y las políticas de la universidad en términos de equidad salarial. "Estamos tratando de transformar toda nuestra unidad, porque somos pequeños y tenemos la capacidad de implementar muchos cambios más rápido".

Abordar la equidad y el racismo ha sido parte de una comprensión múltiple de cómo abordar los problemas básicos de salud pública y salud de la población, dice Wallerstein. "Muchos de nosotros siempre hemos estado enseñando sobre el antirracismo, pero unir a todo el colegio con una visión y un propósito específicos es nuevo".

La iniciativa comenzó el año pasado, cuando la entonces decana Tracie Collins, MD, MPH, convocó una reunión de toda la universidad para discutir la agenda ampliada. Luego nombró un equipo ejecutivo, dirigido por Wallerstein, para impulsar la agenda de las reuniones futuras.

"La idea es cómo un Colegio de Salud de la Población tiene un impacto en esta área y cuál es nuestro papel", dijo Collins en una de las reuniones bimensuales de Zoom del movimiento. “Esto no será algo que ocurra una sola vez durante unas semanas o unos meses. Tenemos que descubrir cómo integrar este movimiento en todos los aspectos de nuestro plan de estudios. ¿Cómo nos hacemos responsables de nuestras relaciones con las comunidades tribales, con los afroamericanos, con los latinos? "

Los miembros del equipo incluyen a Jamal Martin, PhD, MPH, quien enseña en Estudios Africanos y en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria, mientras que también se desempeña como vicerrector asociado de Salud Afroamericana en la Oficina de Salud Comunitaria de la UNM.

“Esto no es nada nuevo”, dice Martin. “Ha sido un viaje durante mucho tiempo. Es una revolución. Tenemos que superar 500 años de pensamiento colonial ”.

Rebecca Rae, miembro del grupo de trabajo, directora asociada de Investigación, Evaluación y Planificación Estratégica Indígena en el Centro de Investigación Participativa, forma parte de un comité asesor del Fondo de Ayuda para los Nativos Americanos, que está tomando medidas directas.

“A través de generosas donaciones, el Native American Relief Fund ha podido brindar asistencia financiera inmediata a tribus y grupos tribales de base que han estado proporcionando PPE, alimentos y otras necesidades a las familias y comunidades nativas americanas”, dijo Rae.

Otro miembro de la facultad de la universidad, Crystal Lee, PhD, MPH, ha recaudado más de $ 150,000 en donaciones relacionadas con COVID para las comunidades navajo y hopi a través de su organización sin fines de lucro, United Natives.

“La salud pública y de la población deberían ser los lugares donde estamos hablando sobre el antirracismo, porque realmente afecta la salud de las personas y si no podemos comenzar aquí a nivel universitario, entonces no podremos para llevarlo adelante ”, observa el miembro del equipo Tonya Covington, un experto en justicia restaurativa que dirige el programa de Desviación de Responsabilidad Rápida del Departamento de Policía de Albuquerque.

El área final del trabajo contra el racismo es la investigación y la acción participativas basadas en la comunidad, que involucran tanto a académicos como a defensores. Este trabajo ya estaba en marcha incluso antes de que naciera el equipo antirracismo. Muchos de los proyectos involucran a comunidades nativas, latinas y afroamericanas, que han sido especialmente afectadas por COVID-19.

Como punto culminante de estos esfuerzos de investigación comunitaria para abordar las desigualdades raciales, el Centro Transdisciplinario de Investigación, Equidad y Participación (TREE) para el avance de la salud conductual sirve a comunidades latinas, indígenas, fronterizas / rurales y otras comunidades desatendidas.

La directora de TREE, Lisa Cacari-Stone, PhD, recibió una subvención de los Institutos Nacionales de Salud para estudiar cómo las políticas de COVID-19 del gobierno local y estatal están mitigando las inequidades de salud existentes y para difundir las mejores prácticas a nivel local y nacional.

Wallerstein y sus colegas llevan mucho tiempo realizando investigaciones participativas con los departamentos de educación y salud tribales. Con el coronavirus, las prioridades y los desafíos están cambiando, dice.

“Ahora es difícil para todos nosotros que realizamos investigaciones o servicios comprometidos con la comunidad, porque estamos tan acostumbrados a conducir hacia las comunidades, y muchas, como las tribus, están cerradas para protegerse”, dice Wallerstein.

Patricia Watts Kelley de tiro en la cabeza.

Pasando la antorcha

Florence Nightingale, cuyo 200 aniversario se celebró este año, fue la primera enfermera científica y fundadora de la enfermería moderna.

La guerra de Crimea dio forma a su práctica y misión para mejorar la salud y las condiciones hospitalarias, disminuir la tasa de infección y aumentar la supervivencia de los soldados confiados a su cuidado. Mantuvo registros y estadísticas cuidadosos de lo que funcionaba y lo que no. Al igual que Nightingale, las enfermeras de hoy se encuentran en una situación similar con la pandemia de COVID-19.

LEER
MÁS

CERCA

Pasando la antorcha

Patricia Watts Kelley se enfoca en capacitar a la próxima generación de educadores y científicos de enfermería Por Kara Leasure Shanley

Florence Nightingale, cuyo 200 aniversario se celebró este año, fue la primera enfermera científica y fundadora de la enfermería moderna.

La guerra de Crimea dio forma a su práctica y misión para mejorar la salud y las condiciones hospitalarias, disminuir la tasa de infección y aumentar la supervivencia de los soldados confiados a su cuidado. Mantuvo registros y estadísticas cuidadosos de lo que funcionaba y lo que no. Al igual que Nightingale, las enfermeras de hoy se encuentran en una situación similar con la pandemia de COVID-19.

Dos estudiantes de enfermeríaPatricia Watts Kelley, PhD, APRN, la nueva decana asociada de investigación y becas en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Nuevo México, tiene una visión para los estudiantes y el profesorado basada en su opinión de que una carrera exitosa implica un crecimiento profesional continuo y tutoría.

"Es un proceso evolutivo", dice Watts Kelley. "A medida que la gente avanza en sus carreras, creo que está obligado a traer a la próxima generación".

Watts Kelley vio esto de primera mano cuando pasó de ser una estudiante de secundaria que trabaja en un hogar de ancianos a una carrera de 21 años en la Marina. Obtuvo un doctorado mientras estaba en la Marina y ascendió en la escala profesional para convertirse en la primera directora ejecutiva de la Marina del Programa de Investigación en Enfermería de Triservice, entre otros puestos clave de liderazgo.

Watts Kelley está utilizando su propia experiencia profesional para guiar la revitalización de la erudición y la investigación en la Universidad. “Nuestra preparación como enfermeras se basa en las ciencias y las humanidades ya que la profesión de enfermería es un arte y una ciencia”, dice. "También es un conjunto de habilidades que se desarrolla con el tiempo".

Watts Kelley también sabe que el rigor de la ciencia y la erudición requiere el apoyo de la propia institución. “Quiero asegurarme de que las enfermeras y otros científicos de la Facultad de Enfermería desarrollen proyectos académicos para difundir sus mejores prácticas, generar ciencia para responder preguntas urgentes sobre atención médica y alentarlos mediante el desarrollo de infraestructura”, dice ella.

Watts Kelley quiere aumentar los fondos para la investigación y las becas para la Facultad de Enfermería al tiempo que aumenta su clasificación académica. Pero su mayor enfoque radica en educar a los médicos, educadores y científicos de la próxima generación.

“Quiero que preparemos un grupo sólido de estudiantes con buenas bases en la práctica clínica, la beca y la investigación, junto con profesores que puedan educar, orientar y hacer crecer a estos estudiantes, para abordar las necesidades de atención médica de los ciudadanos de Nuevo México”, Watts. Kelley dice.

Para servir al estado, al país y al mundo, Watts Kelley dice que es importante que la universidad enseñe a sus estudiantes cómo no solo aplicar sus conocimientos en la clínica, sino también usarlos para educar a otros.

“Necesitamos graduar expertos en todos los niveles dentro de la Facultad de Enfermería - excelentes médicos a nivel de licenciatura, excelentes profesionales a nivel de maestría y DNP y enfermeras científicas a nivel de doctorado - para explorar preguntas e iluminar problemas”, dice Watts Kelley.

Estos expertos podrán servir a sus comunidades centrándose en los problemas de salud que afectan a los habitantes de Nuevo México, desde la pobreza hasta la exposición a sustancias químicas tóxicas, dice.

Estudiantes de enfermería caminando por el campus“Mi objetivo es que el profesorado de enfermería de la UNM esté listo para abordar las necesidades de atención médica (del estado) durante los próximos 20 a 50 años, ya sea durante una pandemia o para abordar afecciones crónicas complejas, brindando a los pacientes las herramientas para administrar su propia atención con alguna orientación ”, Dice Watts Kelley.

A pesar de los desafíos que le esperan, Watts Kelley se complace en ayudar a los estudiantes de la Facultad de Enfermería a crecer y aprender sobre lo que realmente significa su profesión.

“Las enfermeras dan testimonio de la condición humana”, dice. “A veces necesitas aprender a apoyar y ser testigo de eso porque no siempre puedes arreglar las cosas, ya sea que intentes hacerlo con la ciencia o con la práctica. A veces solo tienes que estar con el paciente y reconocer su humanidad ".

Participación ciudadana

Los funcionarios locales del condado de San Miguel, en el norte de Nuevo México, habían notado una tendencia preocupante en su comunidad: un aumento de la depresión y el suicidio entre los jóvenes rurales latinos, un grupo que ya tiene un mayor riesgo de problemas de salud mental. El condado se asoció con la Facultad de Salud de la Población de la UNM para investigar soluciones.

LEER
MÁS

CERCA

Participación ciudadana

La Facultad de Salud de la Población llega a las zonas rurales de Nuevo México por Amanda Gardner

Los funcionarios locales del condado de San Miguel, en el norte de Nuevo México, habían notado una tendencia preocupante en su comunidad: un aumento de la depresión y el suicidio entre los jóvenes rurales latinos, un grupo que ya tiene un mayor riesgo de problemas de salud mental. El condado se asoció con la Facultad de Salud de la Población de la UNM para investigar soluciones.

Fue la elección correcta. El Colegio, establecido en 2016, prioriza las preocupaciones de justicia social e implementa soluciones escuchando a las comunidades, luego trabaja con ellas para diseñar intervenciones.

“Tenemos nuestro propio conjunto de valores y principios, que incluyen la asociación con comunidades, tribus y legisladores”, dice Nina Wallerstein, DrPH, quien ayudó a iniciar el Colegio en 2016 y es directora de su Centro de Investigación Participativa. En su primer año, el Colegio integró el programa de maestría en salud pública e inauguró una nueva licenciatura en ciencias en salud de la población.

Investigación participativa

Shannon Sanchez-Youngman, PhD, directora asociada de Investigación y Evaluación Participativa en el Centro de Investigación Participativa, estableció un programa de investigación piloto a través del Centro de Investigación Transdisciplinaria, Equidad y Compromiso (TREE) del Colegio para el Avance de la Salud del Comportamiento. Cinco líderes juveniles masculinos y femeninos en el condado construyeron narrativas en video que retratan historias sobre sus puntos de vista sobre las raíces de la depresión y el suicidio en la comunidad del norte de Nuevo México.

El punto, dice Sánchez-Youngman, era “no hacer videos que tiran de los hilos del corazón de los padres”, sino aprovechar un método de diálogo para abordar el racismo estructural con narrativas basadas en las artes. Los videos destacaron profundos sentimientos de alienación y aislamiento que precedieron al COVID-19. Sus jóvenes creadores ahora están organizando sesiones de respuesta y diálogos sobre políticas con la comisión del condado.

Mientras tanto, Sánchez-Youngman y la Facultad de Salud de la Población están ampliando el proyecto para eventualmente desarrollar “formas innovadoras de abordar la salud comunitaria fuera de las paredes clínicas”, dice ella.

Este es solo un ejemplo del compromiso del College of Population Health con la participación local.

“Las comunidades son la fuerza impulsora de la salud pública”, dice Rebecca Rae, directora asociada de Investigación, Evaluación y Planificación Estratégica Indígena en el Centro de Investigación Participativa. Rae está estrechamente involucrado con RezRIDERS, un “Programa de liderazgo en deportes extremos para jóvenes impulsado por tribus” en Santa Clara Pueblo.

“Las comunidades conocen la raíz de los problemas”, dice. "Si está pensando en un cambio equitativo, debe tener a la comunidad a la vanguardia".

Prioridades de la comunidad

Un plan de estudios creado por el graduado de MPH Greg Tafoya forma el núcleo de RezRIDERS, que significa Reducción del riesgo a través del desarrollo interpersonal, el empoderamiento, la resiliencia y la autodeterminación.

“Es un programa de liderazgo centrado en la cultura de un año de duración diseñado para trabajar con jóvenes que utilizan deportes extremos para mejorar la confianza en sí mismos”, dice Rae. El programa sigue el ciclo del agua, comenzando con el snowboard en invierno, el rafting en verano y el surf de remo. También incluye un curso de cuerdas altas y escalada al aire libre y culmina con los jóvenes completando un proyecto de acción comunitaria.

RezRIDERS no solo ha logrado avances en las medidas de esperanza, empoderamiento y optimismo, "el pueblo ha visto una disminución en los incidentes de justicia juvenil en los últimos años", dice Rae.

Los estudiantes de pregrado y posgrado son una parte integral del alcance comunitario de la universidad. El programa MPH requiere que los candidatos dediquen 160 horas (virtualmente, por ahora) con una agencia, programa o organización sin fines de lucro en el transcurso de un verano, dice S. Noell Stone, MPH, director de prácticas y culminación de la universidad. Los estudiantes universitarios realizan 225 horas de trabajo comunitario.

“El propósito de estas experiencias de campo es ayudarlos a probar algo nuevo o pensar en un nuevo programa dentro del lugar y conocer a alguien que pueda ayudarlos en su carrera”, dice Stone. Hasta ahora, los estudiantes han ayudado a organizar reuniones informativas sobre COVID-19 para el gobernador, han analizado datos de encuestas de personas mayores que se encuentran sin hogar y más.

Poner la salud de la población a trabajar

Los estudiantes de MPH dieron un paso al frente cuando la peor crisis de salud en un siglo golpeó a Nuevo México y al mundo. La ciudad de Albuquerque reconoció rápidamente un factor de riesgo importante para la propagación de COVID-19: las personas sin hogar que no podían refugiarse en un lugar. Los funcionarios establecieron una coalición de socios para abordar el problema y contaron con la experiencia del nuevo Colegio de Salud de la Población.

¿La primera tarea? Realice una encuesta de personas mayores sin hogar para comprender por qué no se estaban refugiando en los centros comunitarios dedicados. A través de su práctica, los estudiantes de MPH analizaron las encuestas para encontrar el problema central. Las personas mayores no se alojaban en los centros comunitarios debido a la calidad de los alimentos y los servicios médicos. La coalición se unió para mejorar la alimentación y la atención médica e incluso proporcionar juegos (Corn Hole es uno de los favoritos).

“Pasamos del 25% de los adultos mayores quedándose al 75%. Esa es una gran diferencia, y eso significa que menos personas están expuestas ”, dice Laura Chanchien Parajón, MD, MPH, quien tiene un nombramiento como profesora secundaria en la Facultad de Salud de la Población y es la directora ejecutiva de la Oficina de Salud Comunitaria de la UNM, y hasta hace poco tiempo se desempeñó como director médico de la Respuesta COVID-19 de Albuquerque para personas sin hogar antes de unirse al Departamento de Salud de Nuevo México como subsecretario del gabinete. "La comunidad tenía la solución y todos contribuyeron donde pudieron para que la solución sucediera".

La justicia social y la equidad en la salud "están en el ADN de la salud pública", dice Wallerstein. "Los valores de la Facultad de Salud de la Población imitan la visión del Centro de Ciencias de la Salud, pero aportamos nuestra propia contribución y conocimientos".

Pasión por la atención al paciente

En julio pasado, Zoneddy Dayao, MD, asumió las funciones de director médico del Centro Integral de Cáncer de la UNM y director interino de la División de Hematología / Oncología en el Departamento de Medicina Interna.

El momento podría haber parecido desfavorable, justo después de la agitación de los cierres de COVID-19 en todo el país y justo cuando la nueva normalidad se estaba hundiendo, pero Dayao asumió con gracia los roles y se puso a trabajar.

LEER
MÁS

Disparo a la cabeza de Zoneddy Dayao.

CERCA

Pasión por la atención al paciente

Zoneddy Dayao, MD, toca profundamente la vida de los nuevos mexicanos que viven con cáncer Por Michele Sequeira

En julio pasado, Zoneddy Dayao, MD, asumió las funciones de director médico del Centro Integral de Cáncer de la UNM y director interino de la División de Hematología / Oncología en el Departamento de Medicina Interna.

El momento podría haber parecido desfavorable, justo después de la agitación de los cierres de COVID-19 en todo el país y justo cuando la nueva normalidad se estaba hundiendo, pero Dayao asumió con gracia los roles y se puso a trabajar.

Disparo a la cabeza de Zoneddy Dayao en la página.Dayao se centró primero en crear procesos para regular el número y el flujo de pacientes que se ven físicamente en el UNM Cancer Center. Durante los primeros meses de la pandemia mundial, el Centro Oncológico permaneció abierto y continuó brindando atención a los pacientes en tratamiento activo, pero pasó casi el 30% de sus pacientes a visitas telefónicas.

Aquellos que recibieron visitas de forma remota incluyeron sobrevivientes de cáncer, pacientes sanos y aquellos con visitas de seguimiento. El Centro pudo reducir la cantidad de personas que ingresan a su clínica en aproximadamente dos tercios durante el aumento inicial de casos de COVID.

“Nuestro primer objetivo era asegurar que pudiéramos continuar brindando atención oncológica de manera segura a nuestros pacientes, que con demasiada frecuencia son frágiles e inmunodeprimidos, en nuestro entorno clínico ambulatorio en lugar de en el hospital”, dice Cheryl Willman, MD, directora y directora ejecutiva de el Centro de Cáncer de la UNM.

Mantener el Centro Oncológico de la UNM abierto los siete días de la semana disminuyó el número de visitas a la sala de emergencias y las posibles admisiones de pacientes con cáncer. El programa de siete días también le dio a UNM Hospital una mayor capacidad de admisión hospitalaria para otros pacientes, particularmente aquellos con COVID-19.

Incluso antes de asumir sus nuevos roles, Dayao trabajó con su predecesor, Richard Lauer, MD, y el equipo de la clínica para cambiar los procesos internos. Aseguraron equipo de protección personal (PPE) para la facultad y el personal del Centro y promulgaron cambios para limitar la cantidad de personas que ingresan al edificio.

Estas medidas incluyeron limitar el acceso a la clínica a los pacientes con cáncer y un solo cuidador, proveedores de atención médica y personal esencial; revisión diaria de todos los que ingresaron al edificio; exigir que todos usen máscaras para procedimientos quirúrgicos y otros equipos de protección personal en la clínica y hacer cumplir el distanciamiento social.

A los pocos días del anuncio de la emergencia pública, el Centro Oncológico de la UNM creó un área designada para pacientes con COVID-19 positivos o aquellos con el potencial de tener COVID-19. En esta área, el personal estaba equipado con el equipo de protección personal adecuado y los pacientes cuyo tratamiento no podía interrumpirse podían continuar recibiendo terapia de manera segura.

El Centro también "aceleró" a los pacientes asintomáticos pero gravemente inmunodeprimidos, en particular a aquellos con neoplasias malignas relacionadas con la sangre. Estos pacientes recibieron un proceso de registro más rápido y una escolta directamente a las áreas de tratamiento.

El camino hacia la UNM

ZoneddyDayao sonriendo.Originaria de Filipinas, Dayao recibió su título de médico en el Programa Integrado de Medicina y Artes Liberales en la Facultad de Medicina de la Universidad de Filipinas.

La admisión al programa altamente competitivo de siete años (la mayoría de los programas requieren nueve años) se ofrece solo a los 40 mejores de aproximadamente 20,000 estudiantes aspirantes en todo el país.

Dayao completó su residencia en medicina interna en el Cook County Hospital en Chicago y una beca de capacitación en hematología / oncología en la Universidad de Miami.

Durante su formación, Dayao recibió el premio a Residente Destacado y fue seleccionada como investigadora principal y fue la primera en recibir el premio William Harrington como miembro destacado. También recibió un premio institucional por su trabajo sobre la enfermedad de injerto contra huésped en el laboratorio de Robert Levy, PhD. Posteriormente recibió el prestigioso premio Young Investigator Award de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica.

En 2008, Dayao se unió a la División de Hematología / Oncología en el Departamento de Medicina Interna de la UNM y el Centro de Cáncer de la UNM. Desde entonces, ha asumido varios roles de liderazgo clínico, incluida la presidenta del Comité de Cáncer. Supervisa la creación de múltiples líneas de servicio, operaciones clínicas y programas en calidad, acreditación y certificación.

Maestro y mentor

Dayao es oncóloga, ante todo, experta en el tratamiento del cáncer de mama y médica académica que se toma en serio sus funciones como maestra y mentora.

El tratamiento del cáncer de mama es tan complejo y prolongado que los becarios de hematología / oncología a menudo no ven el espectro completo de esta enfermedad durante su formación. Dayao fue pionera en un innovador plan de estudios interactivo sobre el cáncer de mama para complementar la capacitación de los becarios, y les encanta el enfoque basado en casos y orientado al consejo.

También ha participado activamente en la docencia en la Facultad de Medicina y también ha impartido muchas conferencias a proveedores en simposios locales y regionales sobre cáncer de mama y ensayos clínicos.

Pasión por el cuidado del paciente

Dayao prevé una transición sin problemas para los sobrevivientes de cáncer de sus oncólogos a sus proveedores de atención primaria, pero esta visión requiere educar a los proveedores de atención primaria sobre el cáncer y la supervivencia. Su investigación sobre el control de los síntomas del cáncer de mama, la calidad de vida y la supervivencia al cáncer ha sido apoyada por el Instituto Nacional del Cáncer y el Departamento de Salud de Nuevo México.
Dayao también ha sido el investigador principal local de la Alliance for Clinical Trials in Oncology (ALLIANCE), una de las cinco redes nacionales de ensayos clínicos patrocinadas por el Instituto Nacional del Cáncer.

Los ensayos clínicos sobre el cáncer pueden ser un componente crucial de la atención del cáncer. Dayao representa al UNM Cancer Center en las reuniones semestrales, supervisa la preparación de las auditorías trienales, contrata a profesores jóvenes para que se conviertan en miembros activos de comités multidisciplinarios y promueve la incorporación a los ensayos clínicos.

Como médico, educador y administrador, Dayao influye en la atención que reciben los pacientes con cáncer de Nuevo México. Y pueden estar seguros de que ella supervisa de manera experta todos los aspectos de su atención.

Adaptación

LEER
MÁS

Seis meses después de su apertura, la Clínica de Salud del Comportamiento en el campus de Rio Rancho de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México acababa de establecer su función en el condado de Sandoval. “Hubo mucho alcance, mucho compromiso, y luego la pandemia (COVID-19) golpeó, y todo ese compromiso realmente se detuvo de golpe”, dice el director de la clínica, Christopher Morris, PhD. "Pero, por supuesto, las necesidades del paciente no se detuvieron".

Christopher Morris de pie detrás del mostrador de facturación hablando con los recepcionistas de la recepción.
Christopher Morris escuchando al cliente.
Christopher Morris trabajando en su escritorio.

Adaptación

Por Kara Leasure Shanley

CERCA

Seis meses después de su apertura, la Clínica de Salud del Comportamiento en el campus de Rio Rancho de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México acababa de establecer su función en el condado de Sandoval. “Hubo mucho alcance, mucho compromiso, y luego la pandemia (COVID-19) golpeó, y todo ese compromiso realmente se detuvo de golpe”, dice el director de la clínica, Christopher Morris, PhD. "Pero, por supuesto, las necesidades del paciente no se detuvieron".

Morris, psicólogo clínico y profesor asociado en el Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la UNM, dice que las operaciones de la clínica se trasladaron al cercano Centro Médico Regional UNM Sandoval (SRMC) para continuar brindando atención a los pacientes. Pero cuando el hospital comenzó a limitar el número de personas permitidas, el personal de la clínica se encontró trabajando en casa.

“Ese fue uno de los mayores desafíos al principio de la pandemia”, dice Morris.

El personal finalmente regresó a la clínica en junio y se vio inundado de pacientes. “El efecto neto de la pandemia fue que aumentó nuestras referencias y nuestro volumen”, dice.

Morris explica que en el cuidado de la salud mental, los médicos esperan que alrededor del 25% de los pacientes no se presenten a las citas. “Nuestra tasa de ausencias durante algunos meses se redujo a casi cero, por lo que la gente estaba angustiada y la angustia es un motivador poderoso”, dice.

Morris cree que esta afluencia probablemente se debió a los pacientes actuales cuyos síntomas empeoraron durante la pandemia y a los nuevos pacientes que estaban lidiando directamente con COVID-19. Estos nuevos pacientes perdieron a sus seres queridos y sus trabajos, o se perdieron eventos importantes de la vida y necesitaron atención para hacer frente a esas pérdidas.

La clínica descubrió que equilibrar la telesalud, las videollamadas y las visitas en persona para los pacientes que las querían era clave para manejar la afluencia de pacientes.

“Cuando regresamos al espacio de nuestra clínica y desarrollamos esa combinación de visitas virtuales y en persona, la gente realmente se adaptó”, dice Morris. "El equipo ha sido increíble".

A pesar de su capacidad de recuperación, las necesidades mentales de los trabajadores de la salud deberán ser atendidas para avanzar, dice Jamie Silva-Steele, RN, MBA, presidente y director ejecutivo de SRMC.

“El costo mental de la gente este año ha sido enormemente sustancial para todos, pero en el cuidado de la salud, en realidad tenemos personas que están reconsiderando su profesión o saliendo del cuidado de la salud por completo”, dice.

Incluso en medio de estas dos crisis, Morris dice que las visitas virtuales han sido un efecto secundario positivo. “Ha sido una forma realmente poderosa de facilitar el acceso de los pacientes que queremos que continúe”, dice Morris.

Reunirse virtualmente también le ha permitido a Morris continuar las alianzas comunitarias estancadas. “Creo que, como muchas personas han descubierto, eso es poderoso”, dice. "Nos permite a todos ser más eficientes y, de alguna manera, más conectados".

Silva-Steele descubrió que las reuniones virtuales le permiten comunicarse con sus equipos y apoyarlos sin importar dónde se encuentren. “Las personas pueden seguir cuidándose a sí mismas, volverse resistentes como miembros del equipo y concentrarse en su propio bienestar”, dice.

Y gracias a los fondos de recaudación de fondos que los votantes del condado de Sandoval aprobaron en 2018, la clínica seguirá priorizando el acceso y la participación comunitaria. “Si solo fuera SRMC como un hospital comunitario sin fondos de impuestos del molino, estos no serían servicios que tendríamos dentro de la organización”, dice Silva-Steele.

La Clínica de Salud del Comportamiento está financiada en su totalidad por el impuesto del molino, que ayuda a que la clínica permanezca abierta para servir y educar a la comunidad.

“Lo que realmente nos permite hacer es apoyar la misión educativa”, dice Morris. El año pasado, la clínica acogió una beca postdoctoral de psicología clínica y médicos asistentes en psiquiatría, lo que ayudará a incorporar médicos residentes y pasantes el próximo año.

Los fondos también permiten más programas de alcance comunitario, incluidas las asociaciones con las Escuelas Públicas de Rio Rancho y el Condado de Sandoval para ofrecer Primeros Auxilios de Salud Mental, un plan de estudios basado en evidencia que enseña a las personas cómo responder con apoyo a alguien con problemas de salud mental.

El plan de estudios, disponible en inglés y español, ha diseñado módulos de instrucción específicamente para jóvenes, adultos mayores, trabajadores de seguridad pública, veteranos y otros. La clínica planea poner estos currículos a disposición de las comunidades rurales y nativas americanas en todo el condado.

“Estamos sirviendo a la comunidad en general, no solo a los pacientes de UNM referidos internamente”, dice Morris. "Cualquier persona de la comunidad puede acceder a la atención aquí y es importante tener otra fuente de atención de la salud del comportamiento en la comunidad".

Christopher Morris trabajando en su escritorio.
Disparo en la cabeza de Johnnye Lewis.

Investigación del legado de la exposición a los metales

Johnnye Lewis, PhD, tiene muchos papeles en la Facultad de Farmacia, desde profesor de investigación hasta director del Programa de Salud Ambiental Comunitaria de la Universidad, director del Centro del Programa de Investigación Superfund de UNM METALS y codirector del Centro para la Salud Ambiental de los Nativos Americanos. Análisis de renta variable.

LEER
MÁS

CERCA

Investigación del legado de la exposición a los metales

Por Leslie Linthicum

Johnnye Lewis, PhD, tiene muchos papeles en la Facultad de Farmacia, desde profesor de investigación hasta director del Programa de Salud Ambiental Comunitaria de la Universidad, director del Centro del Programa de Investigación Superfund de UNM METALS y codirector del Centro para la Salud Ambiental de los Nativos Americanos. Análisis de renta variable.

johnnye-lewis-thmb.jpg

Agregue un nuevo título a la lista: investigador principal de la cohorte navajo de nacimiento en un estudio nacional de gran alcance sobre niños. El estudio ECHO, o Environmental Influences on Child Health Outcomes, seguirá a decenas de miles de niños en todo el país para extraer datos sobre cómo varios factores ambientales, desde la obesidad hasta el estrés de los padres y la exposición a sustancias químicas, afectan el crecimiento y el desarrollo.

Los socios en la investigación incluyen el Centro de Investigación e Información del Sudoeste y el Programa de Trabajadores de Salud Comunitaria y Difusión del Departamento de Salud de la Nación Navajo, con el apoyo de varios Servicios de Salud para Indígenas (IHS) y hospitales administrados por tribus en la Nación Navajo.

La pieza del rompecabezas de Lewis involucrará la exposición al uranio y metales y las familias nativas americanas, una extensión de una relación de años entre la Facultad de Farmacia y los navajos, o diné, de Nuevo México, Arizona y Utah.

Estudio Navajo Navajo

El estudio de cohorte de nacimientos navajos comenzó en 2010, analizando los efectos de la exposición a metales en los padres navajos que viven cerca de sitios de extracción de uranio abandonados en la reserva navajo y rastreando esos efectos durante el embarazo y en los primeros años de vida de un niño.

El estudio encontró niveles de metales más altos de lo normal en las participantes y sugiere que la exposición a una combinación de metales durante el embarazo aumenta la probabilidad de un parto prematuro; que algunos bebés nacen con altos niveles de uranio y otros metales; y que hay evidencia de que estas exposiciones en los niños continúan aumentando al menos durante la primera infancia.

Lewis está entusiasmado con la perspectiva de extender el estudio y ampliarlo y está trabajando con IHS y otros proveedores de atención médica en la Nación Navajo para informar el tratamiento pediátrico basado en evidencia.

“Muchos de esos impactos de la exposición ambiental se desarrollan más adelante en la vida, por lo que esto nos da la oportunidad de seguir a esos niños hasta los 8 años”, dice ella. Este estudio también incluye cohortes de las tribus Cheyenne River Sioux y Oglala Sioux. Con una muestra mucho más grande, “obtienes una idea mucho mejor de lo que es común en múltiples poblaciones y puedes pensar en qué tan bien funcionan las estrategias de tratamiento en diferentes culturas. IHS nunca ha tenido datos específicos de Navajo para impulsar las decisiones de tratamiento. Así que estamos muy entusiasmados con eso ".

Además del estudio ECHO, que aporta $ 4.2 millones a la Facultad de Farmacia anualmente hasta 2023, Lewis tiene otras tres grandes subvenciones en curso.

Una subvención anual de $ 1 millón del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS) y la Agencia de Protección Ambiental financió la creación del Centro UNM para la Investigación de la Equidad en la Salud Ambiental de los Nativos Americanos. En sus primeros cinco años, con Melissa Gonzales de la Facultad de Medicina de la UNM como codirectora, el centro trabajó con socios tribales en la Nación Navajo, la Tribu Cuervo en Montana y la Tribu Sioux del Río Cheyenne en Dakota del Sur realizando investigaciones biomédicas y ambientales. en cómo la exposición a mezclas de metales afecta la salud.

Una extensión anual de $ 1.4 millones de esa subvención hasta el 2025 permite que el centro continúe trabajando con esos socios tribales, pero cambia el enfoque sobre cómo las técnicas de eliminación de desechos sólidos, especialmente la quema de plásticos, exacerban la exposición a metales y aumentan el riesgo de enfermedades.

El centro recientemente renovado está financiado por el Instituto Nacional de Salud y Disparidades de Salud de las Minorías. Incluye colaboradores de la Universidad de Oklahoma y la Universidad Estatal de Montana en Billings, e incluye roles de liderazgo para dos ex investigadores de desarrollo profesional en el centro original que han comenzado nuevas carreras de profesores en esas instituciones: Joe Hoover se desempeñará como MPI con Lewis y MacKenzie, y Jorge González Estrella dirigirá las investigaciones sobre microplásticos.

El Centro Superfund METALS (Evaluación de la exposición y toxicidad de metales en tierras tribales en el suroeste) de Lewis está financiado durante cinco años con $ 1.2 millones cada año hasta el 2022 por el NIEHS. Es el primer centro de este tipo centrado en la investigación integrada de ciencias ambientales y de salud sobre mezclas de metales dentro de las comunidades nativas americanas.

Junto con las colaboraciones de la Escuela de Ingeniería de la UNM y los Departamentos de Ciencias de la Tierra y Planetarias, Geografía, Estadística, el Centro Integral de Cáncer de la UNM y la Facultad de Medicina, el centro incluye colaboraciones con las comunidades de Laguna Pueblo y Navajo, así como con Southwest Research. y Centro de Información, el Instituto de Educación Indígena y la Universidad de Stanford.

El trabajo ha llevado al hallazgo importante de que el material que queda en algunos sitios mineros, que cuando se expone a la intemperie, se reduce a partículas de tamaño nanométrico, lo que las hace potencialmente aún más peligrosas.

Si hay un tema en todo esto, es hacer ciencia colaborativa y orientada a soluciones.

“Tenemos una conexión muy fuerte con las comunidades nativas americanas y hemos hecho una contribución muy importante”, dice Lewis. “Creo que hemos demostrado el valor del enfoque de pasar del medio ambiente a las personas, al laboratorio y de regreso a las personas. Y el valor de la investigación orientada a soluciones. Trabajamos para comprender cómo suceden las cosas y proponer intervenciones de las que las comunidades nativas puedan beneficiarse ".

Pensando en zinc

Un ejemplo es un ensayo clínico llamado "Thinking Zinc" en dos comunidades Navajo en Nuevo México. Un equipo de tres profesores de la Facultad de Farmacia: Laurie Hudson, PhD, profesora de Ciencias Farmacéuticas de UNM Regents, MacKenzie, profesora asistente de investigación y subdirectora del Programa de Salud Ambiental Comunitaria y Esther Erdei, PhD, profesora asistente de investigación. Varios años después de una investigación para determinar si los suplementos dietéticos de zinc pueden mitigar los efectos sobre el sistema inmunológico de la exposición tóxica al uranio y arsénico.

El estudio clínico se basa en el trabajo de laboratorio de Hudson y Jim Liu, PhD, profesor de Ciencias Farmacéuticas que demostró la capacidad del zinc para reparar el ADN y cambiar la respuesta inmunitaria. Si los investigadores saben que el arsénico y el uranio pueden desplazar al zinc en las proteínas involucradas en las respuestas inmunes y la reparación del ADN, el equipo de Hudson, MacKenzie y Erdei preguntaron si complementar la ingesta de zinc (una pequeña tableta de 15 miligramos) cada día podría ayudar a reparar el daño.

Los participantes en el estudio son navajos y viven cerca de los sitios de derrames de minas. Los participantes son monitoreados durante seis meses antes de tomar zinc y seis meses mientras toman los suplementos, buscando cambios en la respuesta inmune y la reparación del ADN.

"Es el tipo de intervención que encaja muy bien en la forma de pensar de la ciencia en la comunidad", dice Lewis, "porque estás viendo un sistema que ha sido alterado y lo estás volviendo a equilibrar al reintroducir el metal que debería haber estado allí todo el tiempo ".

MacKenzie, inmunólogo y biólogo molecular y MPI tanto para el estudio Navajo Birth Cohort Study / ECHO como para la reciente renovación de cinco años del UNM Center for Native American Environmental Health Equity, dijo que el equipo está emocionado de expandir su investigación sobre la conexión entre la exposición a metales y microplásticos a través de la quema de basura al aire libre en comunidades tribales: los navajos, los cuervos y los sioux del río Cheyenne.

Los participantes del estudio en el estudio de Investigación sobre Equidad en la Salud Ambiental de los Nativos Americanos usarán una pulsera de silicona que mide la exposición química.

"Estamos analizando el movimiento de microplásticos y productos químicos a través de la comunidad y superponiéndolo a lo que sabemos sobre los metales", dice MacKenzie, ampliando aún más la cartera de investigación de metales de UNM.

"Nos hemos centrado en los metales y ahora estamos construyendo sobre la base de la comprensión de la exposición a los metales y ampliando nuestra comprensión a una dinámica más amplia de exposiciones", dice ella. "Es un trabajo muy emocionante".

Straight Talk

LEER
MÁS

Todo el mundo ha sido inundado con información sobre COVID-19 durante el año pasado, pero discernir qué fuentes son confiables puede ser difícil. ¿A dónde acudimos para obtener información precisa y actualizada? En un caso inesperado, prisión.

Prisioneros alrededor de una mesa en una videollamada.
Karla Thornton en un escritorio
Vista de varias personas en la pantalla de conversación de video.

Straight Talk

Por Barry Ore y Andrea Bradford

CERCA

Todo el mundo ha sido inundado con información sobre COVID-19 durante el año pasado, pero discernir qué fuentes son confiables puede ser difícil. ¿A dónde acudimos para obtener información precisa y actualizada? En un caso inesperado, prisión.

En 2020, un grupo de educadores de pares reclusos en la Instalación Correccional del Noreste de Nuevo México (NENMCF) respondió a la pandemia con talleres educativos diseñados para responder preguntas sobre COVID-19.

Incluyeron una clase de 90 minutos sobre el virus ofrecida a grupos pequeños, socialmente distanciados y que usan máscaras entre los más de 400 reclusos alojados en la instalación, ubicada cerca de Clayton, NM La clase tenía como objetivo frenar la desinformación dañina y jugó un papel importante en el esfuerzo de respuesta ante una pandemia del establecimiento penitenciario.

El grupo dirigido por reclusos es un brazo del Proyecto de Educación de Pares de Nuevo México (NM-PEP) del Proyecto ECHO, que tiene grupos de educación de pares en 11 instalaciones penitenciarias estatales en todo Nuevo México.

“Estos muchachos son un grupo de élite de educadores de pares”, dijo el gerente del programa Daniel Rowan. "Una pandemia golpea y rápidamente desarrollan y movilizan un taller para abordar el nuevo riesgo de COVID-19".

El grupo NENMCF también circuló un boletín de la prisión que proporcionó actualizaciones a la comunidad penitenciaria sobre COVID-19. Estas iniciativas requirieron propuestas por escrito y la aprobación del director, así como la colaboración con el personal de salud conductual.
Lindsey Fluhman, directora de salud conductual de la prisión, dijo que los educadores de pares ayudan a la comunidad penitenciaria a mantenerse informada y tranquila durante la pandemia.

“Los educadores de pares hacen un buen trabajo al desacreditar los rumores de información falsa que los presos han escuchado de otras fuentes”, dijo Fluhman. "Los compañeros parecen respetar y creer la información de sus propios compañeros con más facilidad que la del personal".
Los educadores de pares recibieron una capacitación intensiva de 40 horas de una semana con el personal NM-PEP del Proyecto ECHO. Se brindó apoyo continuo a través de videoconferencias quincenales y visitas mensuales al sitio. A su vez, los educadores de pares impartieron talleres de salud comunitaria mensuales de 10 horas para la población carcelaria con énfasis en enfermedades transmisibles.

El acceso a información confiable es fundamental, dijo el educador de pares Michael Brown. “La información más actualizada y precisa sobre COVID-19 nos permite, como educadores de pares, enseñar a nuestra comunidad y que todos comprendan un virus que es tan incomprendido”, dijo.

Aunque las visitas al sitio en persona se vieron interrumpidas por la pandemia, los educadores de pares recibieron información actualizada sobre el COVID-19 a través de videoconferencias para garantizar que los estudiantes tuvieran acceso a los datos más recientes.

Estas sesiones incluyeron una presentación del personal de epidemiología del Departamento de Salud de Nuevo México y especialistas en enfermedades infecciosas, quienes brindaron información en tiempo real y respondieron preguntas de educadores de pares. Las sesiones específicas de COVID finalizaron a fines de febrero de 2021 y desde entonces se han reenfocado en el tratamiento y la prevención del virus de la hepatitis C (VHC).

NM-PEP fue fundada en 2009 por Karla Thornton, MD, MPH, directora asociada senior del Proyecto ECHO, como una forma de brindar educación sobre el VHC en las prisiones estatales. Ella había estado usando el modelo ECHO para orientar a los proveedores en las prisiones para tratar el VHC, pero se dio cuenta de que ese tratamiento por sí solo no era suficiente: también se necesitaba educación sobre la transmisión del VHC. Reconoció que la educación podría ayudar a contrarrestar la desinformación y reducir las conductas de riesgo que propagan el virus.

Con cerca del 40% de los reclusos de las prisiones del estado de Nuevo México infectados con el VHC, la información errónea sobre cómo se propaga el virus representa un peligro para la población que vive en lugares cerrados.

“Los educadores de pares en las prisiones del estado de Nuevo México desempeñan un papel fundamental y fundamental en la promoción de la salud y la disminución de la transmisión de enfermedades infecciosas en un entorno de muy alto riesgo”, dijo Thornton.

En esta era de la información, la necesidad de promover información precisa y actualizada es primordial. Con la tutoría del Proyecto ECHO, los educadores de pares de reclusos han encontrado una manera de aprovechar información confiable para reducir el daño, quizás ofreciendo una lección para todos nosotros.

Vista de varias personas en la pantalla de conversación de video.

Historia cultural de HSC

Los valores de diversidad, equidad e inclusión se han tejido en la cultura del Centro de Ciencias de la Salud de la UNM desde el principio. A continuación se muestran algunos aspectos destacados.
1960 La Legislatura de Nuevo México y la Junta de Regentes de la UNM autorizan la creación de una nueva escuela de medicina.
1968 Diane Klepper, MD, se convierte en una de las primeras decanas en una escuela de medicina de EE. UU.
1970 El bioquímico Alonzo Atencio, PhD, contratado como vicedecano de asuntos estudiantiles y director de programas para minorías en la Facultad de Medicina de la UNM.
1971 Proyecto Porvenir fundado por estudiantes de Ciencias de la Salud para adquirir experiencia clínica mientras brinda atención a los nuevos mexicanos desfavorecidos que viven en áreas rurales.
1986 Los proveedores de HSC asisten al primer curso de inclusión LGBT.
1994 Jane Henney, MD, nombró a la primera vicepresidenta del recién creado Centro de Ciencias de la Salud de la UNM. En 1999 se convierte en la primera mujer comisionada de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos.
2009 Oficina de HSC para la diversidad, la equidad y la inclusión establecida para brindar capacitación, recursos y apoyo a los profesores, el personal, los estudiantes y la comunidad en general, y alentar a los jóvenes de Nuevo México a seguir carreras en ciencias de la salud.
2012 La ex alumna de la Facultad de Medicina y miembro de la facultad Gayle DinéChacon, MD, nombrada cirujana general de la Nación Navajo.
2014 La Oficina de la UNM para la salud comunitaria crea la Iniciativa de Trabajadores de la Salud de la Comunidad para mejorar la salud de los nuevos mexicanos, promover la equidad en la salud y minimizar los impactos negativos de los determinantes sociales de la salud.
2014 Jamie Silva-Steele, RN, MBA, nombrado presidente y director ejecutivo de Centro Médico Regional UNM Sandoval, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir un hospital de la UNM.
2016 Se fundó el UNM College of Population Health, dedicado a capacitar a los estudiantes para mejorar los resultados de salud.

Esta página está diseñada para dispositivos más grandes. Cambie a "Sitio de escritorio" para ver mejor.