$ {alt}
Por Kayleen Schenk

La subvención de la Facultad de Enfermería de la UNM tiene como objetivo alinear la atención de la salud materna

La atención de la salud materna es un campo complejo en Nuevo México. La atención sanitaria moderna se encuentra con prácticas culturalmente congruentes en un sistema en el que las enfermeras parteras tratan a los pacientes junto con las parteras tradicionales.

Una nueva subvención otorgada a la Facultad de Enfermería de la Universidad de Nuevo México tiene como objetivo aumentar la alineación entre estas dos disciplinas expansivas, lo que resulta en respeto y colaboración entre estos campos.

Felina Ortiz, DNP, RN, CNM, FACNM, miembro del cuerpo docente del programa de Enfermería y Partería de la UNM, recibió fondos de la Fundación WK Kellogg para crear y apoyar un camino equitativo para las trabajadoras de partos en Nuevo México a través del apoyo de pares, oportunidades de capacitación y tutoría. Esta subvención tiene dos objetivos principales; Por un lado, complementará el último premio del Colegio destinado a apoyar la formación de enfermeras-parteras: la subvención AMOR. Por otro lado, creará conciencia sobre la complejidad del trabajo de parto en Nuevo México y desarrollará la colaboración entre enfermeras parteras y parteras en prácticas, ideologías y recursos.

“Esta subvención ayudará a las enfermeras parteras, los educadores de partería e incluso al público en general a ser más inclusivos en nuestras actividades con las parteras de Nuevo México. El trabajo de parto abarca a cualquier persona que trabaje con la salud maternoinfantil; un alcance muy amplio que está, en muchas de las comunidades de este estado, influenciado por prácticas culturales significativas”.
- Felina Ortiz, DNP, RN, CNM, FACNM Facultad de Enfermería de la UNM

Ortiz dice: “esta subvención ayudará a las enfermeras parteras y los educadores de partería a ser más inclusivos en nuestras actividades con las parteras de Nuevo México. El trabajo de parto abarca a cualquier persona que trabaje con la salud maternoinfantil, incluidos, entre otros, doulas, asesores en lactancia, parteras, estudiantes de premedicina interesados ​​en la atención obstétrica y otros estudiantes que quieran convertirse en visitas domiciliarias, recién nacidos, partos y alumbramientos, y /o enfermeras posparto; un alcance muy amplio, es decir, en muchas de las comunidades de este estado están influenciadas por prácticas culturales significativas y duraderas”.

Para lograr esto, Ortiz organizará un programa de tutoría comunitaria que reunirá a aproximadamente 75 personas (mentores y aprendices) en cualquier forma de parto, con el objetivo de integrar prácticas de colaboración cruzada entre enfermeras parteras y las diversas especialidades de parto.

Además, la financiación asciende a $200,000 al año durante dos años y está acompañada por un nuevo esfuerzo mensual del Proyecto ECHO (programa de telesalud de la UNM) que fomentará la colaboración entre estas dos comunidades de atención médica.

“El programa de Enfermería-Partería de la Facultad está experimentando un gran crecimiento que resultará en una diversificación de la fuerza laboral de enfermería-partería. Pero queremos que esa fuerza laboral pueda practicar una atención culturalmente congruente para las diversas comunidades de Nuevo México. Los trabajadores de partos de comunidades indígenas, hispanas y latinas del área podrán elevar el conocimiento, las habilidades y la capacidad de atención de nuestros estudiantes”. Ortiz continúa: "Aprecio mucho la oportunidad de apoyar la salud maternoinfantil y ayudar a respaldar la creciente diversidad dentro de la fuerza laboral de partería, todo por el bien de la salud maternoinfantil en Nuevo México".

Si está interesado en convertirse en un trabajador de partos o está interesado en ser mentor de otros, complete este formulario. Hoja inteligente.

Categorías: Escuela Universitaria de Enfermería, Salud De La Mujer