Traducir
$ {alt}
Por Jeff Tucker

Resolución asegurada

El estudio de la mamografía 3D muestra menos devoluciones de llamada para las mujeres de Nuevo México y una mayor confianza en los resultados.

Para cualquier tipo de prueba diagnóstica, la tecnología que ayuda a mejorar la confiabilidad de los resultados de las pruebas es una adición bienvenida al arsenal de un médico.

Así fue con la introducción de la mamografía con tomosíntesis tridimensional, que permite a los radiólogos y oncólogos ver más profundamente en los tejidos mamarios al tomar múltiples imágenes y permitir que los especialistas interpreten cada capa casi como si estuvieran leyendo un libro.

La tecnología prometía una mayor eficiencia en la detección del cáncer y menos devoluciones de llamadas en pacientes para quienes la interpretación de los resultados era poco clara o incierta.

Un estudio reciente realizado por investigadores del Centro Integral de Cáncer de la Universidad de Nuevo México muestra que para las mujeres de Nuevo México, al menos, la mitad de eso es cierto.

El estudio hizo dos cosas.

En primer lugar, los investigadores analizaron más de 35,000 mamografías realizadas en las clínicas de UNM Health entre 2013 y 2016 y evaluaron la frecuencia con la que se llamó a las pacientes después de una evaluación inicial y la cantidad de cánceres detectados por mamografía 3D.

La segunda parte del estudio llegó a más de 1,000 mujeres consideradas en riesgo para examinar su conocimiento de la mamografía 3D y qué factores probablemente las motivarían a buscar la nueva herramienta de diagnóstico.

“Creo que en este estudio nos sumamos a la conversación nacional sobre por qué el 3D es superior y de qué manera puede beneficiar a nuestras poblaciones específicas”, dijo Stephanie Fine, MD, oncóloga quirúrgica del Centro Integral de Cáncer de la UNM, quien dirigió el estudio.

Fine dijo que la revisión de los registros de mamografías durante el período de tres años sugirió que las mujeres que se sometieron a exámenes de mamas en 3D vieron, en promedio, una reducción del 30 por ciento en el número de devoluciones de llamada en comparación con las mujeres que usaron los exámenes bidimensionales tradicionales.

“Nuevo México es un estado pobre y tenemos muchas mujeres a las que les resultaría difícil regresar para un retiro del mercado”, dijo. “Se trata de recursos que estas mujeres pueden tener o no. No conocemos exactamente las cifras actuales de mujeres que no regresan para un retiro del mercado o por qué razones. Pero cualquier cosa que reduzca las probabilidades de que tengan que regresar sería algo bueno para cualquier estado que tenga problemas de recursos y los niveles de pobreza que vemos ”.

Fine dijo que el equipo notó que las tasas de recordación de las evaluaciones tradicionales en realidad aumentaron a lo largo de los años en que su equipo estudió los registros.

“En el último año, subió hasta un 14 por ciento, ya que los demás bajaron o se mantuvieron igual”, dijo.

Es posible que a medida que aumentara la popularidad de la mamografía 3D, los radiólogos se sintieran más cómodos con tener un componente 3D en la detección hasta el punto de que estaban menos seguros de las mamografías sin ellos, dijo Fine.

Lo que el equipo de Fine no vio en los registros también fue sorprendente.

"Una de las cosas que pensamos que veríamos, pero no lo hicimos, fue un cambio en las tasas de detección de cáncer", dijo.

Fine dijo que la cantidad de cánceres detectados por cada 1,000 mujeres no cambió sustancialmente entre las mamografías 3D y las formas más tradicionales de mamografía.

“No sabemos por qué es eso”, dijo. “¿Es porque estábamos en este período de transición? ¿Las mujeres de Nuevo México tienen una densidad mamaria promedio más alta? Las personas que capturamos durante esos años pueden tener otras variables que no descubrimos ".

Fine dijo que el equipo no pudo profundizar lo suficiente en los datos para examinar los tipos de subconjuntos que podrían brindar respuestas.

Las entrevistas con los 1,000 pacientes en riesgo también llevaron a algunas conclusiones interesantes, dijo Fine. Incluso en los primeros días de la mamografía 3D, la mayoría de las mujeres entrevistadas al menos habían oído hablar de la tecnología. Es posible que las mujeres no hayan escuchado más de lo que se consideró una opción superior para la mamografía, pero la conciencia estaba ahí, dijo.

“Otro hallazgo interesante fue que si su proveedor de atención primaria les recomendaba encarecidamente que tuvieran un componente 3D en su mamografía, eso inclinaba enormemente la carga de la paciente de que iba a encontrar los recursos para que eso suceda”, dijo Fine. "Es un mensaje que esperábamos difundir de que el paciente considera las recomendaciones de un médico de atención primaria y las tiene en cuenta".

Fine dijo que el estudio fue importante porque confirmó la utilidad de la mamografía 3D en un momento en que la tecnología aún estaba emergiendo. Ahora, los planes estatales de Medicaid cubren las pruebas de detección en 3D para mujeres, lo que lo hace más disponible para los nuevos mexicanos y, con suerte, reduce la cantidad de mujeres que deben pasar por la incertidumbre de un retiro del mercado.

"A pesar de que no encontramos el aumento en las tasas de detección de cáncer, el aspecto del recuerdo es realmente importante", dijo Fine. “Pudimos confirmar que esto funciona para nuestra comunidad y marca la diferencia. Eso fue en las primeras etapas y podría ser divertido abrir ese capítulo nuevamente y ver las tasas más actuales y cómo se compara con los controles históricos ".

Centro Oncológico Integral de la UNM

El Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México es el Centro Oncológico Oficial de Nuevo México y el único Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer en un radio de 500 millas.

Sus 146 médicos especialistas en oncología certificados por la junta incluyen cirujanos oncólogos en todas las especialidades (abdominal, torácica, de huesos y tejidos blandos, neurocirugía, genitourinario, ginecología y cánceres de cabeza y cuello), hematólogos / oncólogos médicos pediátricos y adultos, oncólogos ginecológicos y radioterapia. oncólogos. Ellos, junto con más de 600 otros profesionales de la salud del cáncer (enfermeras, farmacéuticos, nutricionistas, navegantes, psicólogos y trabajadores sociales), brindan tratamiento al 65% de los pacientes con cáncer de Nuevo México de todo el estado y se asocian con los sistemas de salud comunitarios en todo el estado para brindar atención del cáncer más cerca de casa. Trataron a 13,578 pacientes en 105,748 visitas a clínicas ambulatorias además de hospitalizaciones en el Hospital UNM.

Un total de 1,610 pacientes participaron en ensayos clínicos sobre el cáncer, incluidos 696 pacientes que participaron en ensayos clínicos que prueban nuevos tratamientos contra el cáncer que incluyen pruebas de nuevas estrategias de prevención del cáncer y secuenciación del genoma del cáncer.

Los 102 científicos de investigación del cáncer afiliados a la UNMCCC recibieron $ 34.5 millones en subvenciones y contratos federales y privados para proyectos de investigación del cáncer y publicaron 301 publicaciones de alta calidad. Promoviendo el desarrollo económico, registraron más de 30 nuevas patentes desde el año fiscal 16 y, desde 2010, han lanzado 11 nuevas empresas de biotecnología. Los científicos asociados con el Control y Disparidades del Cáncer de la CMNUCC han realizado más de 60 estudios de educación, prevención, detección e intervención conductual sobre el cáncer basados ​​en la comunidad en todo el estado que involucran a más de 10,000 nuevos mexicanos.

Finalmente, los médicos, científicos y el personal han brindado educación y experiencias de capacitación a más de 230 estudiantes de becas de secundaria, pregrado, posgrado y posdoctorado en investigación del cáncer y prestación de atención médica oncológica.

Categorías: Centro integral del cáncer