Traducir
$ {alt}
Por Michael Haederle

Variación viral

Científicos de la UNM detectan una nueva mutación del SARS-CoV-2 en Nuevo México

Los científicos han descubierto que el SARS-CoV-2 es un adversario astuto desde que se identificó por primera vez en China hace poco más de un año, con el nuevo coronavirus demostrando una obstinada capacidad de mutar mientras intenta evadir el sistema inmunológico humano.

Un par de científicos de la Universidad de Nuevo México han encontrado evidencia de que una nueva variante viral, denominada Q677P, ha surgido en Nuevo México y los estados occidentales cercanos en los últimos meses, mientras que una mutación idéntica apareció en muestras tomadas en Luisiana.

En un artículo publicado esta semana en medRxiv, el servidor de preimpresión en línea para ciencias de la salud, Darrell Dinwiddie, PhD, profesor asistente en el Departamento de Pediatría, y Daryl Domman, PhD, profesor asistente en el Center for Global Health, informan que las mutaciones se encontraron en la proteína "pico", una característica distintiva que juega un papel clave para ayudar al virus a obtener acceso a las células huésped. A la pareja se unieron en el estudio colegas de la UNM y coautores en Luisiana, Nueva York, Pensilvania, Wyoming y Suiza.

No está claro en este momento si la variación recientemente identificada en el genoma del virus aumenta su transmisibilidad. "Esto es algo que debemos vigilar para averiguar si ese es el caso", dice Domman.

Los nuevos hallazgos subrayan la importancia de la vigilancia genómica continua para ver cómo el virus se está alterando. Sin él, dice Domman, "estamos un poco volando a ciegas en términos de entender cómo el virus está respondiendo a nuestras medidas de control".

También son un recordatorio aleccionador de a qué se enfrentan los científicos, dice Domman. “Subraya el hecho de que a medida que tenemos un mayor número de casos, a nivel local, regional y nacional, cada uno de esos nuevos casos es una nueva oportunidad para que el virus explore y tenga una mutación y sea un poco mejor que la última vez. . "

A medida que se reproducen dentro de una célula huésped, los virus alteran constantemente pequeñas porciones de su genoma como defensa contra los anticuerpos que crea el sistema inmunológico para neutralizarlos; las variaciones anuales en el virus de la influenza son un ejemplo bien conocido. En el coronavirus, estas nuevas mutaciones plantean desafíos para la elaboración de una vacuna eficaz.

Se han encontrado mutaciones en ubicaciones similares en la proteína de pico COVID en otras partes del mundo, dice Dinwiddie, y agrega: "No es una sorpresa que el pico sea donde ocurren muchas de estas variantes".

Durante gran parte del año pasado, Dinwiddie y Domman han estado secuenciando, depositando y monitoreando los genomas del SARS-CoV-2 registrados en GISAID, una base de datos internacional que brinda acceso abierto a casi 500,000 genomas de coronavirus recolectados de todo el mundo.

Descubrieron que el 11.3 por ciento de los genomas recolectados de Nuevo México entre diciembre de 2020 y enero de 2021 reflejan la nueva variante. Sin embargo, no es exclusivo del estado y también se ha visto en Colorado, Wyoming y Texas. Se están encontrando mutaciones adicionales en la misma posición en la proteína de punta en todo el mundo y parecen haber ocurrido de forma independiente, un caso, dicen, de lo que se conoce como evolución convergente.

Si bien el jurado está deliberando sobre si las nuevas variantes aumentan la transmisibilidad del coronavirus, existe la preocupación de que las mutaciones en la proteína de pico puedan disminuir la efectividad de las vacunas recién introducidas, dice Dinwiddie.

"Las vacunas están diseñadas no solo para atacar un solo lugar en una proteína", dice, sino que "la evidencia es que estamos viendo una protección reducida contra algunos de estos cambios de picos con algunas de estas vacunas".

La buena noticia es que la innovadora tecnología de ARN mensajero que se empleó para desarrollar rápidamente las vacunas también permite a los fabricantes de medicamentos modificarlas para reconocer y defenderse de nuevas cepas virales, dice.

Domman señala: "Nuestra mejor herramienta para asegurarnos de que nuestras vacunas sigan siendo efectivas es mantener la cuenta atrás de los casos". Y al final, eso se traduce en los mismos viejos recursos: usar máscaras, lavarse bien las manos y mantener la distancia física.

Categorías: Salud, Investigue, Facultad de Medicina, Noticias destacadas