$ {alt}
Por Cindy Foster

Los investigadores de terapia ocupacional de la UNM quieren saber cómo el COVID-19 ha afectado su vida

De la noche a la mañana todo cambió. Las actividades y los hábitos que dábamos por sentados se volcaron repentinamente. Las vacaciones, las capacitaciones y los nuevos trabajos quedaron en suspenso debido al cierre de las empresas y las escuelas.

Investigadores de la División de Terapia Ocupacional de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México desean conocer las experiencias de los habitantes de Nuevo México durante la pandemia de COVID-19.

Desde niveles de estrés altísimos hasta lo que, además del papel higiénico, ha sido especialmente difícil de encontrar en los estantes de las tiendas, los estudiantes y profesores de OT están entrevistando a personas de todas las edades y ocupaciones para averiguarlo.

"Todos vimos cómo nuestras vidas cambiaban y es muy angustioso", dice Carla Wilhite, OTD, OTR / L, profesora asistente en la División de Terapia Ocupacional.

"Estamos muy preocupados por cómo les va a las personas en su vida diaria y cómo eso podría afectar su salud", dice.

Las personas están sufriendo pérdidas, ya sea por amistades, seres queridos o simples rutinas que anclaron sus vidas.

"No me di cuenta de cuánto extrañaría mi oficina", dice. "Somos criaturas sociales y necesitamos conectarnos. Esos pequeños momentos al comienzo del día, mientras preparamos una taza de café en la sala de descanso o nos comunicamos con un compañero de trabajo que regresa de las vacaciones, pueden ayudar a anclar y estructurar nuestro día. "

Perder esas anclas puede aumentar el estrés y, en última instancia, afectar la salud.

"Buscamos participantes de todo el estado, ya sean estudiantes, cuidadores casados, agricultores o científicos", dice. "Esperamos tener representación tanto de las áreas rurales como de las metropolitanas para que podamos comenzar a entender el alcance, las similitudes y dónde la experiencia difiere para diferentes grupos de personas".

Los cambios provocados por el nuevo coronavirus no han sido uniformemente malos, agrega. Algunas personas han encontrado relaciones más ricas con su familia o con otras personas importantes o han retomado pasatiempos antiguos y releído libros medio abandonados.

"Puede ser cualquier cosa entre esos dos polos", agrega.

"Nuestro objetivo final es que las personas tengan una vida productiva", dice. "Sentimos una sensación de urgencia por realizar y completar esta investigación mientras la experiencia aún es nueva y fresca. Nos damos cuenta de que cuando las personas regresan al trabajo, comienzan a olvidar la experiencia".

El estudio está financiado a través del Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales de la UNM. Las entrevistas duran unos 30 minutos y se pueden completar por teléfono, correo postal o correo electrónico.

Para obtener más información sobre el estudio, incluido cómo participar, comuníquese con Carla Wilhite al 505-272-3324, o al cwilhite@salud.unm.edu.

Categorías: Facultad de Medicina, Noticias destacadas