Traducir
$ {alt}
Por Rebecca Jones

Las ayudas NMDID en la investigación de COVID-19

Investigadores de Johns Hopkins comparan tomografías computarizadas de tejido pulmonar

Investigadores de la Escuela de Medicina Johns Hopkins están utilizando una base de datos de información de salud compilada por la Oficina del Investigador Médico (OMI) de Nuevo México para comparar el tejido pulmonar de pacientes con neumonía COVID-19 con el de personas que han muerto por otras causas, como cáncer de pulmón.

La base de datos de imágenes de difuntos de Nuevo México (NMDID), que se utiliza ampliamente en la investigación biomédica, incluye información de salud de hasta 69 variables diferentes recopiladas de los cuerpos traídos a OMI. Toda la información personal se elimina para que no haya marcadores de identificación.

Michael A. Jacobs, profesor de radiología y oncología y director del Equipo de Evaluación Radiológica por Imágenes del Centro Oncológico Integral Sidney Kimmel de Johns Hopkins, dirige la investigación, "Métricas novedosas de aprendizaje profundo y radiómico para la enfermedad de Covid-19". Espera realizar ensayos clínicos para determinar si las tomografías computarizadas pueden ayudar a predecir qué pacientes con COVID-19 responderán a la terapia dirigida.

"La conclusión es que es posible que podamos desarrollar firmas de tejido, utilizando imágenes radiómicas para determinar cuál será el resultado para los pacientes a los que se les diagnostica neumonía COVID-19", dice Jacobs.

"A medida que avanzamos, si podemos lograr que estos pacientes obtengan dos o tres de estas exploraciones, es posible que podamos predecir cuáles tendrán una mejor supervivencia general y tal vez respondan a un tratamiento si hay alguno disponible, porque realmente no existe". "No tengo ningún tratamiento todavía", dice.

Jacobs, quien está certificado por la junta en física médica diagnóstica por la Junta Estadounidense de Radiología, dice que está agradecido por tener acceso a la base de datos. "Es muy útil", dice.

Heather Edgar, profesora asociada de antropología en la Universidad de Nuevo México y antropóloga forense en OMI, dice que la base de datos incluye información recopilada de más de 15,000 cuerpos. Los investigadores pueden acceder a los datos.

"Pensé que esta era una investigación genial", dice Edgar sobre el proyecto de Jacobs. "Está marcando la diferencia".

Edgar dice que espera que más científicos aprovechen la base de datos de Nuevo México, porque es un recurso único. Hasta el momento, cuenta con 200 usuarios de todo el mundo.

"Estamos haciendo correr la voz de que esto está disponible para los investigadores en varios campos, incluidos la antropología y la ciencia forense", dice.

Categorías: Compromiso con la comunidad, Salud, Investigación, Noticias destacadas