Traducir
$ {alt}
Por Michael Haederle

Latinas que lideran

Lisa Cacari Stone trae su pasión por la tutoría a UNM College of Population Health

Creciendo en la zona rural de IllinoisLisa Cacari Stone estaba rodeada por los familiares purépechas de su madre del estado mexicano de Michoacán.

"Crecí en un pequeño enclave étnico", recuerda. "La iglesia católica estaba al otro lado de la calle y las monjas dominicas y los sacerdotes vivían al final de la cuadra. Realmente era un pueblo. La educación era muy, muy importante".

Cacari Stone y sus hermanos fueron los primeros de su familia extendida en ir a la universidad. Finalmente obtuvo su doctorado en políticas sociales y de salud en la Universidad de Brandeis.

Ahora, como profesora asociada en la Facultad de Salud de la Población de la Universidad de Nuevo México y directora del Centro de Investigación Transdisciplinaria, Equidad y Participación (TREE) de la UNM para el avance de la salud conductual, asesora a otros profesores y estudiantes que comparten experiencias similares y aspiran a algún día convertirse en líderes en entornos comunitarios, académicos y de políticas.

"La trayectoria del liderazgo no es una hoja de ruta directa, es más como un laberinto", dice. "Tienes que mantenerte concentrado para no perderte en él. En un momento, todas las aberturas del laberinto se alinearán, pero tienes que prestar atención para que puedas pasar. El liderazgo latino está aprendiendo a navegar eso laberinto, y siempre atento a esas aberturas ".

El propio viaje educativo de Cacari Stone la llevó primero a la Universidad del Norte de Illinois, donde obtuvo su título universitario y una maestría en bienestar social y terapia matrimonial y familiar. Practicó en Chicago y los suburbios circundantes, y trabajó para Viva Family Services con el sistema de servicios sociales Children's Home & Aid. "Estaba supervisando a un equipo de administradores de casos, en su mayoría trabajando con mujeres latinas", dice.

Se mudó a Nuevo México en 1989, donde ocupó un puesto en el Centro de Salud Mental Vistas del Sol en Española. Ella trajo consigo un interés en los modos tradicionales de curación, después de haber estudiado con una curandera durante 10 años.

"Eso es algo que ha sido casi invisible en nuestro sistema de atención médica", dice. "Tenemos que desentrañar esos matices y también incorporarlos a nuestro trabajo hoy y verlos como un activo para la curación, no como un estigma o detrimento para la comunidad".

Cacari Stone pasó a trabajar como directora de salud mental del Departamento de Salud de Nuevo México. "Me di cuenta de que muchos de los contratistas que estábamos contratando que trabajaban en salud pública o salud conductual eran de fuera del estado", dice. "Empecé a pensar, 'Vaya, podríamos tener un impacto en el sistema de salud si tuviéramos personas con doctorados de Nuevo México'".

Eso la llevó a su trabajo de doctorado en política social en Brandeis, seguido de estudios postdoctorales en la Universidad de Harvard y una beca de política en la oficina del senador Ted Kennedy. Cacari Stone llegó por primera vez a la UNM por cortesía del Centro de Políticas de Salud de la Fundación Robert Wood Johnson, que inicialmente financió un puesto de profesor en el programa de maestría en salud pública (MPH) en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria de la UNM.

La facultad de MPH se trasladó a la Facultad de Salud de la Población cuando se creó en 2016. "Las ciencias de la salud de la población como campo es más transdisciplinario", dice ella. "La visión es que sea integrador tanto de la medicina como de los campos de la salud afines, con una mayor integración socioepidemiológica con las ciencias sociales .."

Ahora, con el Centro TREE (financiado a través del Instituto Nacional de Salud de las Minorías y Disparidades en la Salud), Cacari Stone y sus colegas de todo el campus de la UNM están preparando a la próxima generación de académicos de color para diseñar intervenciones multinivel que promuevan la equidad en la salud del comportamiento. con comunidades diversas y desatendidas.

"Mi abuela María tuvo que dejar el primer grado para ir a trabajar y que sus hermanos pudieran seguir en la escuela", dice Cacari Stone. "Eso es lo que nos mantiene a las latinas aquí: ver las diferencias que podemos hacer para hacer avanzar a la próxima generación y ayudar a otros a alcanzar sus sueños a pesar de las desigualdades estructurales".

Categorías: Facultad de Salud de la Población, Participación comunitaria, Educación, Investigación, Noticias destacadas