Traducir
$ {alt}
Por Yamhilette Licon Muñoz

Latinas que lideran

La bioquímica de la UNM Karlett Parra combina la tutoría con la investigación de vanguardia

El "potencial de hidrógeno", comúnmente conocido como pH, se define como la concentración de iones de hidrógeno en una solución. Es una medida de acidez o basicidad.

En las células, el pH está extremadamente regulado y resulta que muchos procesos celulares normales dependen de concentraciones de pH particulares. En consecuencia, su desregulación contribuye a (o provoca) diversas enfermedades.

Pero, ¿qué controla los niveles de pH dentro de las células?

Karlett Parra, PhD, profesora y directora del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la UNM, ha dedicado su vida a estudiar uno de los actores clave en la regulación del pH: una enzima llamada vacuolar-H+-ATPasa (más conocida como V-ATPase).

"V-ATPase es un nanomotor muy interesante", dice Parra. "Utiliza la energía del ATP [trifosfato de adenosina] para bombear protones, generando y manteniendo diferentes niveles de pH dentro de la célula".

"La regulación del pH por la V-ATPasa es crucial para varios procesos fisiológicos, como la maduración de los espermatozoides, la acidificación urinaria, la acidificación lisosomal y la captación de hierro y colesterol, entre otros".

Karlett Parra, nacida y criada en Venezuela, es la primera científica de su familia.

"Desde que descubrí la ciencia, se convirtió en mi pasión", dice. "Mi familia estaba confundida acerca de lo comprometido que estaba con seguir una carrera en investigación".

Parra obtuvo su doctorado en bioquímica y biología molecular de SUNY Upstate Medical University en Syracuse, NY Allí, comenzó a estudiar V-ATPasas bajo la tutoría de Patricia Kane, PhD. "Fue la mejor decisión de mi vida", dice.

Parra se unió a la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México en 2007, donde su investigación se ha centrado en los diferentes roles de la V-ATPasa en fisiología y fisiopatología. Mudarse a Albuquerque desde el noreste fue una transición bienvenida, dice ella.

"Me encanta lo azul que es el cielo y las montañas Sandia", dice Parra. "Me recuerdan a mi ciudad natal".

Parra fue nombrada presidenta del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular en 2012. Fue un nuevo desafío.

"Estar a cargo de un departamento es como intentar hacer avanzar una gran montaña", explica Parra. "Es trabajar con un grupo de profesionales muy talentosos hacia un objetivo compartido. Necesita el trabajo, el enfoque y el compromiso de todos. Estoy muy orgulloso del departamento y ha sido muy satisfactorio verlo crecer".

En su laboratorio, Parra estudia en modelos de levadura (Saccharomyces cerevisiae y Candida albicans) los mecanismos moleculares que regulan o son regulados por V-ATPasa, así como líneas celulares de cáncer de mama y próstata.

Ella ha encontrado que la inhibición farmacológica o genética de V-ATPasa disminuye la virulencia del patógeno fúngico. C. albicans e interrumpe varios procesos tumorigénicos, como la invasión y metástasis en células cancerosas de mama y próstata.

Ella cree que varios procesos patológicos importantes involucran la regulación del pH, y que el estudio de la V-ATPasa algún día puede conducir al desarrollo de nuevas dianas terapéuticas.

Como científica y mentora, Parra descubre que una de sus mayores recompensas proviene de trabajar con los estudiantes.

"Hay grandes estudiantes en la UNM", dice. "Ver a algunas de ellas crecer y convertirse en científicas exitosas es una gran satisfacción. Trabajar con mujeres de diferentes orígenes, incluidas mujeres de una cultura similar a la mía, y verlas seguir su propio camino no tiene precio".

Categorías: Educación, Investigue, Facultad de Medicina, Noticias destacadas