Traducir
$ {alt}
Por Jeff Tucker

Food for Thought

Investigador del UNM Cancer Center estudia la posible conexión entre la inseguridad alimentaria y los diagnósticos de cáncer

Todos los días en Nuevo México, algunas personas deben tomar la difícil decisión de poner comida en la mesa o gastar dinero en otras necesidades, como una factura de servicios públicos o el alquiler.

"La inseguridad alimentaria es un indicador temprano de problemas financieros", dijo Jean McDougall, PhD, profesor asistente en el Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Nuevo México y miembro del Programa de Control del Cáncer y Ciencias de la Población del Centro Integral de Cáncer de la UNM.

Las dificultades financieras relacionadas con el cáncer han sido un interés de McDougall's durante gran parte de su carrera. Recientemente, publicó un artículo que encuestó a casi 400 pacientes identificados del Registro de Tumores de Nuevo México, en el que su equipo evaluó el nivel de seguridad alimentaria de los pacientes antes y después de su diagnóstico de cáncer.

McDougall y su equipo midieron la inseguridad alimentaria en 394 pacientes de entre 21 y 64 años que habían sido diagnosticados con cáncer entre 2008 y 2016.

Los hallazgos mostraron que el 26 por ciento de los pacientes tenían inseguridad alimentaria tanto antes como después de su diagnóstico de cáncer, mientras que el 10 por ciento de los pacientes tenían seguridad alimentaria antes del diagnóstico y volvieron a sufrir inseguridad alimentaria después del diagnóstico.

Se pidió a los participantes que calificaran la veracidad de las siguientes afirmaciones:

En los últimos 12 meses, nos preocupaba que nuestra comida se acabara antes de tener dinero para comprar más.

En los últimos 12 meses, la comida que compramos simplemente no duró y no teníamos dinero para comprar más.

Los pacientes que respondieron que estas afirmaciones eran a menudo verdaderas o, en ocasiones, verdaderas fueron categorizados como inseguros alimentarios.

"Me sorprendió saber que el 36 por ciento de los sobrevivientes de cáncer encuestados tenían inseguridad alimentaria en el año posterior al diagnóstico de cáncer", dijo McDougall.

McDougall dijo que el estudio no analizó específicamente qué causó la inseguridad alimentaria, particularmente entre el 10 por ciento de los pacientes que pasaron de seguros a inseguros.

"Creo que la gente realmente no se da cuenta de lo rápido que puede ocurrir la inseguridad alimentaria", dijo. "No se necesita mucho para que una persona se vuelva insegura alimentaria".

Los factores pueden incluir la pérdida de ingresos por tener que ausentarse del trabajo y los gastos de viaje si el centro de tratamiento del cáncer está lejos.

"Uno de los mayores desafíos para las personas en el estudio fue la pérdida de ingresos, ya sea para el paciente o su pareja", dijo.

Ese momento, acompañado de nuevos gastos médicos, puede ser un desafío financiero. El costo del tratamiento en sí es más difícil de precisar debido a las complejidades en las coberturas de seguros y los reembolsos, dijo McDougall.

La inseguridad alimentaria fue más común entre los pacientes más jóvenes. Varios factores podrían explicar eso, dijo McDougall, incluida la tendencia de los pacientes más jóvenes a tener menos ahorros, más deudas e hijos en el hogar.

La inseguridad alimentaria puede llevar a decisiones difíciles para los pacientes en recuperación. La comida suele ser algo que la gente compra semana tras semana. No poder pagar los alimentos puede llevar a decisiones más difíciles en el futuro, como renunciar a las facturas de servicios públicos o reabastecer recetas y retrasar otros cuidados médicos.

El estudio es solo el primer paso para McDougall.

"Ahora que estamos hablando de eso y es un problema tan grande, la pregunta es: ¿cómo identifica y empodera a las personas que padecen inseguridad alimentaria?" ella dijo.

Eso requerirá más estudio e investigación.

Dijo que quiere profundizar en cómo se podría implementar un sistema de preguntas de detección en las clínicas que verificaría a los pacientes que experimentan seguridad alimentaria y luego los emparejaría con los recursos adecuados, ya sean cupones de comestibles, bancos de alimentos o el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP ).

"Como soy investigador, quiero saber cuál es la mejor manera de implementar la detección y la derivación de recursos alimentarios a la clínica", dijo McDougall. "Necesitamos descubrir cómo hacer que los pacientes y los proveedores hablen sobre la seguridad alimentaria y cómo abordarlo en nuestro sistema de atención médica".

Centro Oncológico Integral de la UNM

El Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México es el Centro Oncológico Oficial de Nuevo México y el único Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer en un radio de 500 millas.

Sus 146 médicos especialistas en oncología certificados por la junta incluyen cirujanos oncólogos en todas las especialidades (abdominal, torácica, de huesos y tejidos blandos, neurocirugía, genitourinario, ginecología y cánceres de cabeza y cuello), hematólogos / oncólogos médicos pediátricos y adultos, oncólogos ginecológicos y radioterapia. oncólogos. Ellos, junto con más de 600 otros profesionales de la salud del cáncer (enfermeras, farmacéuticos, nutricionistas, navegantes, psicólogos y trabajadores sociales), brindan tratamiento al 65% de los pacientes con cáncer de Nuevo México de todo el estado y se asocian con los sistemas de salud comunitarios en todo el estado para brindar atención del cáncer más cerca de casa. Trataron a 13,578 pacientes en 105,748 visitas a clínicas ambulatorias además de hospitalizaciones en el Hospital UNM.

Un total de 1,610 pacientes participaron en ensayos clínicos sobre el cáncer, incluidos 696 pacientes que participaron en ensayos clínicos que prueban nuevos tratamientos contra el cáncer que incluyen pruebas de nuevas estrategias de prevención del cáncer y secuenciación del genoma del cáncer.

Los 102 científicos de investigación del cáncer afiliados a la UNMCCC recibieron $ 34.5 millones en subvenciones y contratos federales y privados para proyectos de investigación del cáncer y publicaron 301 publicaciones de alta calidad. Promoviendo el desarrollo económico, registraron más de 30 nuevas patentes desde el año fiscal 16 y, desde 2010, han lanzado 11 nuevas empresas de biotecnología. Los científicos asociados con el Control y Disparidades del Cáncer de la CMNUCC han realizado más de 60 estudios de educación, prevención, detección e intervención conductual sobre el cáncer basados ​​en la comunidad en todo el estado que involucran a más de 10,000 nuevos mexicanos.

Finalmente, los médicos, científicos y el personal han brindado educación y experiencias de capacitación a más de 230 estudiantes de becas de secundaria, pregrado, posgrado y posdoctorado en investigación del cáncer y prestación de atención médica oncológica.

Categorías: Centro integral del cáncer