$ {alt}
Por Shawn Singh Sidhu, MD

Encontrar su equilibrio

Consejos para mantener el bienestar emocional en medio del malestar social

La nación entera ha visto durante la semana pasada, ya que nuestra nación ha atravesado un capítulo muy doloroso en su historia.

Si bien las semillas de este sufrimiento se plantaron hace cientos de años, ha sido desgarrador ver el impacto en esas innumerables personas cuyas vidas han cambiado irreversiblemente por estos eventos. El resto de nosotros hemos sido relegados al papel de espectadores, con una sensación de gran tristeza, frustración, desesperanza e impotencia al ver cómo partes de nuestras ciudades se desmoronan.

Este malestar social se produce en un momento en que nuestra nación ya estaba luchando con la tragedia de que COVID-19 se ha cobrado la vida de más de 100,000 de nuestros familiares, amigos y miembros de la comunidad.

Es natural que esos tiempos difíciles tengan un impacto en nuestra psique colectiva. Para aquellos más íntimamente involucrados, el impacto podría ser bastante severo y generalizado. Sin embargo, incluso aquellos que siguen indirectamente los ciclos de noticias y las redes sociales pueden estar experimentando angustia emocional. Lo hemos visto en vivo por televisión, ya que algunos reporteros se han echado a llorar mientras luchan por procesar los eventos que están cubriendo.

Las reacciones típicas al malestar social incluyen ansiedad, tristeza y desesperación. Algunas personas pueden preocuparse de que la violencia se extienda directamente a sus seres queridos, mientras que otras pueden tener preocupaciones más existenciales sobre la recuperación de sus comunidades y el futuro de nuestro mundo.

Muchos sentirán una sensación de tristeza hasta el punto de la pérdida de duelo por la pérdida del país que pensaban tener, o por las familias que han perdido a sus seres queridos. La desesperanza o la desesperación a menudo acompañan a la ansiedad y la tristeza intensas cuando las personas se sienten impotentes y sin control sobre su entorno.

Otra reacción típica al malestar social es la frustración y la irritabilidad, que si no se controlan, pueden progresar a ira, odio, pensamiento en blanco y negro, deshumanización, pensamientos de venganza y, en última instancia, más violencia.

Si bien es importante reconocer estos sentimientos dentro de nosotros mismos, la ira y el odio solo sirven para dividir aún más, empeorar las tensiones existentes y, en última instancia, hacer que todos los involucrados se sientan mucho peor al final. Lo engañoso de la ira es que le da a las personas una falsa sensación de control que no sienten con miedo, ansiedad, depresión, desesperación y desesperanza.

Sin embargo, esto es una ilusión, ya que es muy fugaz y solo termina perpetuando el ciclo de dolor y sufrimiento. Debemos resistir el impulso de elegir bando en medio de un clima mediático que se alimenta de la polarización. Haríamos bien en recordar que el dolor y el sufrimiento no discriminan y afectan a todos.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestro bienestar emocional durante momentos tan perturbadores? Lo primero y más práctico es limitar nuestra exposición a contenido mediático traumático y provocativo. Es posible que debamos seguir dicha cobertura para garantizar nuestra seguridad, especialmente si estamos viajando por áreas de malestar social. Pero en todas las demás circunstancias, de poco sirve ver la cobertura de los medios más de una vez al día. Debemos buscar la cobertura de noticias informada neutralmente tanto como sea posible para evitar una polarización excesiva.

También es muy importante encontrar salidas físicas para nuestro estrés mental y emocional. Estos podrían incluir ejercicio cardiovascular, entrenamiento con pesas, entrenamiento cruzado o caminatas en la naturaleza. Algunas formas de ejercicio incluyen aspectos creativos y / o espirituales, como la danza y el yoga, y estos podrían tener beneficios adicionales más allá de la aptitud física.

Muchas personas experimentarán insomnio u otras dificultades relacionadas con el sueño durante estos momentos. El sueño es un aspecto fundamental de nuestro bienestar, ya que restaura la homeostasis y nos proporciona un respiro crítico del ciclo de lucha o huida de las hormonas del estrés durante los momentos difíciles. Es posible que deba consultar a un médico experto si no puede dormir utilizando técnicas de relajación, duchas o bebidas calientes u otros métodos naturales. También es importante seguir cuidando nuestro organismo en cuanto a nutrición e hidratación.

Más allá de nuestro yo individual, también es importante para nosotros seguir teniendo conexiones saludables con el mundo que nos rodea. Estas interacciones humanas no solo son importantes para una vida sana y plena, sino que también restauran nuestra fe en la humanidad.

El mayor antídoto contra un sentimiento de impotencia es la defensa. Este puede ser un buen momento para reevaluar nuestras vidas y preguntarnos si estamos haciendo lo suficiente para mejorar nuestras comunidades. Sabemos que hay personas en nuestra comunidad que están sufriendo. ¿Qué estamos haciendo para ayudarlos? ¿Qué estamos haciendo para asegurarnos de que no se sientan excluidos, desatendidos, ocultos y olvidados?

Es posible que las semillas de este malestar se hayan plantado hace siglos, pero podemos comenzar a plantar nuevas semillas de amor, resiliencia, unión, sanación, bienestar, unidad y crecimiento. Si lo hace, tendrá el doble beneficio de ayudarnos a nivel individual y también beneficiará al mundo que nos rodea.

Categorías: Participación Comunitaria, Educación, Facultad de Medicina, Noticias destacadas