$ {alt}
By Elizabeth Dwyer Sandlin y Allan Stone

Qué está pasando: sobrevivir a los insectos del verano

Las picaduras y picaduras de insectos son preocupaciones comunes, especialmente durante los meses más cálidos, cuando prevalecen las actividades al aire libre. Si bien muchos pueden pensar principalmente en las picaduras de mosquitos, otros insectos y arácnidos pueden representar riesgos para la salud más graves debido a su capacidad para picar o inyectar veneno. David Gummin, MD, Director Médico del Centro de Información sobre Medicamentos y Venenos de Nuevo México y profesor de Medicina de Emergencia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México, comparte información valiosa sobre los riesgos y las respuestas asociados con las picaduras y picaduras de insectos. 

"Pensamos mucho en las picaduras de insectos, pero muchos de esos insectos que existen y que realmente son los más preocupantes no sólo pican, sino que a menudo pican".
- David Gummin, MD, Director Médico, Centro de Información sobre Medicamentos y Envenenamientos de Nuevo México

"Pensamos mucho en las picaduras de insectos, pero muchos de esos insectos que existen y que realmente son los más preocupantes no sólo pican, sino que a menudo pican", enfatiza Gummin.  Esta distinción es fundamental porque las picaduras a menudo implican la inyección de veneno, lo que puede provocar reacciones más graves en comparación con las picaduras no venenosas. 

Tipos de insectos y sus reacciones 
Los diferentes insectos y arácnidos tienen distintos métodos para causar daño.

“Las arañas tienen veneno cuando muerden y los escorpiones pican, aunque las hormigas bravas pueden morder o picar. Cuando pican, significa que inyectan un tipo de veneno en la persona a la que pican”, explica Gummin.  

La presencia de veneno puede desencadenar reacciones más intensas, que incluyen dolor, hinchazón y, en algunos casos, síntomas sistémicos. 

Las reacciones alérgicas a mordeduras y picaduras pueden ser particularmente peligrosas. "Si tienes una reacción alérgica a un insecto o a una araña... puede poner en peligro tu vida, así que si sabes que tienes esa alergia debes estar preparado para ello", aconseja Gummin. Llevar un autoinyector de epinefrina si tiene alergias graves puede salvarle la vida. 

Signos de infección y cuándo buscar ayuda 
"La otra complicación quizás más importante que puede resultar de las mordeduras o picaduras es una infección", señala Gummin. “Eso suele ocurrir más de 24 horas después de que se produce una mordedura o picadura. Es importante monitorear el sitio de la picadura o picadura para detectar signos de infección, que pueden desarrollarse después de que desaparece la reacción inicial”. 

Los signos clave a los que hay que prestar atención incluyen un aumento del enrojecimiento, la hinchazón y el calor alrededor del sitio, así como rayas rojas que se extienden desde el área o fiebre.

“Si comienza a enrojecerse e inflamarse mucho, si comienza a parecer que hay un área roja que recorre su extremidad alejándose del área que fue mordida, o si tiende a extenderse por toda su piel, o si tiene fiebre, esas son señales de que podría estar sufriendo una mala reacción o una infección”, dice Gummin. 

Prevalencia y manejo 
Afortunadamente, las infecciones graves por picaduras o picaduras de insectos son raras.

"Ocurre muy raramente, en la gran mayoría de las picaduras o picaduras de insectos, las personas nunca se molestan en ir al hospital o en ser examinadas porque todos los síntomas se resuelven en aproximadamente 6 a 12 horas", afirma Gummin. La mayoría de las personas experimentan síntomas leves que se resuelven por sí solos, pero aún así es fundamental saber cuándo buscar atención médica. 

Para aquellos que no están seguros de cómo manejar una mordedura o picadura, hay recursos disponibles. “Nuestro centro de intoxicaciones en Nuevo México es muy bueno para explicar a las personas lo que deben buscar después de haber sido envenenadas o mordidas de otra manera. Entonces, si tiene dificultades para decidir qué hacer, es una llamada gratuita. Simplemente marque el 1-800-222-1222 y consulte con los especialistas del Centro de Envenenamiento de Nuevo México”, recomienda Gummin. 

Medidas preventivas 
Siempre es preferible prevenir las picaduras y picaduras de insectos que afrontar sus consecuencias. A continuación se ofrecen algunos consejos para reducir su riesgo: 

  • Utilice repelente de insectos: los productos que contienen DEET, picaridina o aceite de eucalipto limón pueden ser eficaces.
  • Use ropa protectora: mangas largas, pantalones y calcetines pueden ayudar a proteger su piel de mordeduras y picaduras.
  • Evite hábitats conocidos: tenga cuidado en áreas donde se encuentran comúnmente insectos como abejas, avispas y arañas.
  • Mantenga limpias las áreas al aire libre: Reducir el agua estancada y mantener los alimentos cubiertos puede minimizar la atracción de insectos.

Comprender las diferencias entre mordeduras y picaduras, reconocer los síntomas de reacciones graves y saber cuándo buscar ayuda son pasos esenciales para gestionar estos incidentes comunes pero potencialmente graves. Con el asesoramiento de expertos y medidas preventivas podrás disfrutar de las actividades al aire libre con mayor tranquilidad. 

Categorías: Educación , Salud , Noticias que puedes usar , Facultad de Medicina , Noticias destacadas