Andrew Fisher con compañeros de trabajo.
By Jill Rothenberg

Atención médica de emergencia en el mar, en combate y en cirugía: la misión de más de 30 años del residente de cirugía del hospital de la UNM para salvar vidas

“Apuesto a que no te alistarás en el ejército”, se dijeron dos amigos en 1992 en Bloomington, Indiana, al proponerse un desafío.

“Entonces lo hice”, dijo uno de los jóvenes, que en ese momento tenía 20 años. "No tenía nada más que hacer en mi vida y siempre me había interesado el ejército, así que me alisté".

En 1993, después de completar una extensa formación, fue asignado al 1er Batallón 75th Regimiento de Guardabosques: parte del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de EE. UU.

Treinta y dos años después de que ese desafío lo llevara al ejército, el residente de quinto año de cirugía general del Hospital de la Universidad de Nuevo México, Andrew D. Fisher, MD, MPAS, ha dedicado su carrera a salvar vidas dondequiera que sea necesario.

 "Nuevo México y el Hospital UNM tienen una población diversa que a menudo presenta problemas quirúrgicos únicos y desafiantes que no se encuentran en muchas áreas de los EE. UU.", dijo Fisher. “También hay un gran porcentaje de la población de pacientes que está desatendida. Cuidarlos es un honor y un privilegio”.

A finales de marzo de 2024, Fisher respondió al llamado de ex miembros del servicio de Operaciones Especiales, cuya organización sin fines de lucro Fundación centinela lucha contra la explotación infantil en todo el mundo.

“Si tenemos la oportunidad de ayudar y llevarlos a un lugar mejor, inscríbanme”, dijo. “Existen riesgos inherentes asociados con este tipo de operaciones. Pero para mí vale la pena”.

Un vídeo de Fox News Una imagen del dramático rescate muestra a un helicóptero y un equipo de rescate sobrevolando una barcaza que flota en un Haití devastado por la guerra, llevando a un lugar seguro a 59 niños y adultos jóvenes con necesidades especiales, uno por uno.

El gobierno de Estados Unidos había emitido advertencias para que los estadounidenses no viajaran a Haití y había sacado en avión a personal no esencial del país en marzo. tras el anuncio del primer ministro de Haití de que dimitiría debido a la violencia masiva y el caos de las pandillas que invadieron el país. Esto significó que había miles de niños haitianos cuyo lugar en organizaciones sin fines de lucro dirigidas por ciudadanos estadounidenses estaba en peligro, ya que esos estadounidenses habían sido evacuados, según una historia sobre el rescate de Fox News.
Foto de cabeza de Andrew Fisher
Si tenemos la oportunidad de ayudar y llevarlos a un lugar mejor, inscríbeme. Existen riesgos asociados con hacer estas cosas. Pero para mí, vale la pena.
- Andrés D. Fisher, MD, MPAS, Residente de Cirugía, Hospital UNM

La Fundación Sentinel se había acercado al Dr. Fisher por su experiencia médica obtenida durante sus años de servicio militar como asistente médico, así como paramédico y paramédico, para ayudar a los niños con lesiones agudas o traumáticas. La organización creía que los niños podrían estar en peligro debido al empeoramiento de las condiciones en Haití.

Él y otros miembros del equipo de la Fundación Sentinel planearon el rescate en la vecina República Dominicana.

"Entendí cómo llevar a cabo esta misión de una manera que no solo nos proporcionara una atención traumatológica adecuada si sucediera algo trágico, sino también la salud general y la atención de las personas con enfermedades crónicas", dijo Fisher. “Ciertamente, ser residente de cirugía me ha preparado para hacer eso, creo, en un nivel mucho más profundo”.

Aunque el equipo, formado por otras personas que habían estado en Operaciones Especiales y habían llevado a cabo operaciones similares durante su servicio activo, había previsto tratar enfermedades crónicas y heridas que requerían atención inmediata, los niños y adultos jóvenes en su mayoría necesitaban medicamentos para el vómitos y náuseas debido al mareo, dijo Fisher. “Eso significa para mí que estaban haciendo un trabajo bastante bueno en Haití con lo que tenían para cuidar a estos niños”, dijo. “Así que fue un gran alivio. Como parte del proceso de estar involucrado en cientos de misiones de combate, uno imagina y planifica el peor resultado posible y luego realiza un análisis de lo que es realista y lo que es probable que ocurra”.

Fisher, quien tuvo que regresar al Hospital UNM para cumplir con sus deberes como residente de cirugía general, se mantuvo en contacto con el equipo por teléfono y mensajes de texto.

Uno de los problemas que ayudó a resolver fue la escasez de medicamentos para el mareo. El equipo había comprado Benadryl, Dramamine y otros medicamentos de venta libre mientras la planificación de la misión tomaba forma en la vecina República Dominicana, pero se acabaron los suministros.

Entonces Fisher y el equipo lo abordaron a través de mensajes de texto.

“Hace unos años hubo un estudio que hablaba sobre el uso de alcohol isopropílico, como las toallitas de preparación con alcohol que se usan para las vías intravenosas, para las náuseas. Que puedes olerlos y funciona tan bien como algunos medicamentos para las náuseas. Esto funcionó bien tanto para los huérfanos como para el equipo de rescate”.

El equipo de la Fundación Sentinel, junto con la Fundación Tim Tebow y el representante Cory Mills, republicano por Florida, reubicaron exitosamente a los niños a un lugar seguro en Jamaica.

Ser parte de la misión para ayudar a los niños que están en riesgo debido a la trata es parte de lo que impulsa el trabajo de Fisher, quien ha participado en más de 500 misiones de operaciones especiales y ocho despliegues en Afganistán e Irak. El recibio un corazon purpura en 2011 por su servicio en Afganistán en 2010 como capitán y asistente médico principal cuando subió a un techo para ayudar a otros Rangers heridos mientras él mismo estaba herido. También recibió la Estrella de Bronce al Valor y otros premios durante su carrera militar.

Rescatar a niños del peligro, salvar vidas en el campo de batalla y en el hospital, y educar al público sobre cómo los torniquetes pueden salvar vidas, como lo hizo en su charla TEDx en 2016, De los campos de batalla a nuestros vecindarios: un camino hacia cero muertes evitables, está muy lejos del joven que creció en Bloomington, Indiana, y que se unió al ejército por un desafío.

Y el xnumxst batallón 75th El Regimiento de Guardabosques, su primera asignación como soldado de infantería, sería el lugar al que regresaría con el paso de los años mientras continuaba su formación médica. Lo enviaron por primera vez a un curso de EMT, el primer paso para aprender cómo mejorar las probabilidades de supervivencia ayudando a los médicos en el campo de batalla.

Fisher cumpliría nueve años en el 75.th Regimiento de guardabosques como asistente médico, y finalmente se convirtió en asistente médico del regimiento en 2015, después de años como paramédico y paramédico cuando terminó su primer alistamiento. Luego, a los 41 años, decidió ir a la facultad de medicina.

"Como asistente personal, en el 75.º Regimiento de Guardabosques, tuve la oportunidad de trabajar con muchos cirujanos, debido al número de heridos en combate". él dijo. “Me ocupé de los Rangers gravemente heridos. Algunos, como mi sargento médico Jonathan K. Peney, murieron, lo cual fue devastador... y esa fue mi fuerza motriz. Quería ser cirujano porque quiero poder identificar este tipo de pacientes que potencialmente pueden sobrevivir y cuidarlos para que puedan regresar a casa”.

Después de completar la escuela de medicina en Texas A&M en 2020, Fisher, miembro de la Guardia Nacional del Ejército de Texas, continuó su formación médica como residente de cirugía general en el Hospital UNM, donde se encuentra en su quinto año de residencia.

A pesar de ser décadas mayor que sus compañeros residentes, Fisher dijo que el grupo, que comenzó su residencia durante el COVID, está muy unido.

"Estoy acostumbrado a trabajar con gente más joven a lo largo de mi carrera", dijo. Ciertamente, las cosas generacionales cambian. Pero aprendes a adaptarte... También es una oportunidad para mí de aprender a convertirme en un mejor líder, un mejor cirujano o un mejor residente”.

La Dra. Erin Howell, de 37 años, cirujana supervisora ​​de cuidados intensivos en el Hospital UNM, es una de esas personas, una supervisora ​​a quien Fisher considera un mentor.

“Ser una mujer joven en lo que tradicionalmente es una especialidad dominada por los hombres y tener un aprendiz masculino, que es más de una década mayor que tú... Me sentí honrada de que él me valorara y me admirara”, dijo Howell. “Y ha sido un privilegio trabajar con él y asesorarlo. Es una de las personas más trabajadoras que he conocido. Y es increíblemente respetuoso con todos, sus antecedentes y su contribución. Y sus antecedentes y conocimientos sobre haber estado en combate son increíbles”.

Fisher también fue el Residente de Cirugía Pediátrica del Año 2023 de la UNM, un premio que, según Howell, era especialmente merecido.

“Abordó lo que a menudo es una rotación difícil debido a tener niños enfermos y las complejidades de las familias con un inusual sentido de madurez”, dijo. “Realmente hizo todo lo posible al comunicarse con los asistentes supervisores para decirles: '¿Cómo puedo ser más eficaz?' y luego también liderar bien su equipo, al mismo tiempo que brinda atención compasiva y de calidad a esos pacientes y también a sus familias. Cuando se trata de cirugía pediátrica, el paciente es más que solo el niño enfermo: realmente es una extensión de la familia. Y creo que es alguien que, en esos momentos, los padres del paciente realmente podían decir que es alguien a quien le importa, que se lo toma en serio y nos escucha”.

Fisher comenzó su quinto y último año de residencia, seguido de una beca en traumatología y cirugía de cuidados intensivos y una carrera como cirujano traumatólogo. Aún así, estos años después, su misión es ayudar a quienes se encuentran en el momento de mayor necesidad donde la atención médica debe ser rápida y segura.

“La oportunidad de ayudar a las personas en esas situaciones me resulta gratificante”, dijo. "La oportunidad de ayudar a las personas como cirujano es bastante única".
Categorías: Participación Comunitaria