$ {alt}
Por Nicole San Román y Tom Szymanski

Enfermera del hospital de la UNM adopta un bebé de la UCIN

Muchas enfermeras describen el trabajo que realizan todos los días como una vocación. Pero para una enfermera del Hospital Infantil de la Universidad de Nuevo México, el llamado de su vida llegó el día en que le pidieron que cuidara a un recién nacido, no como enfermera, sino como madre.

olivia-enfermera-300x300.png

Olivia Peña, RN, trabaja en la unidad de pediatría general en el sexto piso del Hospital Infantil de la UNM. Algunos de los niños más pequeños y vulnerables del estado han estado bajo su cuidado.

“Me contrataron apenas salí de la escuela de enfermería”, dijo Peña sonriendo. “Estoy muy agradecido por mi unidad; Simplemente los amo”.

El trabajo de Peña en pediatría a menudo la coloca en posición de consolar a los niños y a sus padres cuando enfrentan lo desconocido.

El Call

Un día de invierno de 2022, fue Peña quien se encontró frente a lo desconocido. Estaba en su turno en el hospital cuando sonó su teléfono celular. Era un asistente social del Departamento de Niños, Jóvenes y Familias de Nuevo México (CYFD). Además de ser enfermera y madre de dos hijos, Peña también había sido madre adoptiva durante muchos años.
Cuando me llamaron me dijeron: 'esta es la situación, aquí está el niño'. ¿Estás interesado en acoger? Tengo el papel de madre adoptiva y no me meto en nada que no crea que mi familia pueda manejar.
- Olivia Peña, Hospital UNM

“Cuando me llamaron me dijeron: 'esta es la situación, aquí está el niño'. ¿Estás interesado en acoger?'”

Durante esa primera llamada, Peña dijo que los detalles eran vagos. Le dijeron que la niña nació prematura y que actualmente se encontraba en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) del Hospital Infantil de la UNM, a solo un piso de donde Peña atendía la llamada.

“Tengo el papel de madre adoptiva”, dijo Peña. “No me meto en nada que no creo que mi familia pueda manejar. Se necesita un pueblo para formar una familia, y necesito ese pueblo cada vez que traigo un nuevo niño a mi casa”.

Entonces Peña llamó a su equipo de apoyo: su esposo, su mamá y sus dos hijos biológicos, que en ese momento tenían 10 y 13 años.

“Todos dijeron que sí; todos estaban a bordo”, dijo Peña. “Y luego entré en modo de pánico total. No tenía cosas de bebé. No tengo nada."

 mano-adison-300x300.png

Tél visita

Peña y su esposo, Alejandro Plascencia, fueron a la UCIN para conocer a la niña a quien solo conocían por su nombre, Addison. Las restricciones posteriores a la COVID todavía estaban vigentes en el hospital, lo que significaba que solo una persona podía ingresar a la UCIN a la vez. Plascencia entró primero.

“Él pudo entrar y abrazarla”, dijo Peña. “Cuando salió, estaba en shock y me advirtió. Él dijo: 'ella es tan pequeña'”.

La siguiente vez que Peña ingresó a la NICU, lo entendió. Addison nació prematuramente con más de cuatro semanas de gestación y pesaba sólo 2 libras.

Fue aterrador con todos los cables y monitores y todo lo que estaba sucediendo, pero les digo a todos: me enamoré de ella en el momento en que la vi.
- Olivia Peña, Hospital UNM

“Da miedo con todos los cables, cables, monitores y todo lo que estaba sucediendo”. Peña nunca antes había cuidado a un bebé de la NICU. "Pero les digo a todos: me enamoré de ella en el momento en que la vi".

Y fue entonces cuando Peña y su esposo se enteraron de las extensas complicaciones médicas de Addison. Estaba "no logrando prosperar", un término utilizado para los niños que no se desarrollan o no crecen normalmente. Addison tenía hemorragias en ambos lados del cerebro, lo que le provocaba convulsiones. Sus pulmones no estaban completamente desarrollados, por lo que dependía de un respirador para mantener abiertas las vías respiratorias.

“Fue irreal. Definitivamente fue 'oh, Dios mío, mira esta cosita, luchando por su vida'”, dijo Peña. “Y supe desde ese mismo momento que iba a estar a su lado y que íbamos a hacer que todo funcionara”.

Eso es exactamente lo que pasó. Cada vez que tenía la oportunidad, Peña iba a la UCIN para ver a Addison, abrazarla y hablar con ella. Ya fuera en sus días libres o entre turnos, Peña estaba allí.

olivia-holding-addison.png“Iba a verla todos los días, aunque fuera por 15 minutos. Quería que ella conociera mi voz y mi risa. La estaba abrazando y simplemente contándole sobre mi día o contándole a qué iba a regresar a casa. Quería que ella me escuchara todos los días”.

Mes tras mes, Addison seguía haciéndose más y más fuerte. Con el amor y el apoyo de Peña, su esposo y el equipo de la UCIN del Hospital Infantil de la UNM, la bebé Addison comenzó a prosperar.

“Amaba a todas mis enfermeras y médicos”, dijo Peña. "Todos la apoyaron y entendieron su situación y quién iba a entrar en su vida".

El correo electrónico

Después de varios meses en la UCIN, ya casi era hora de que Addison regresara a casa. Como madre adoptiva, Peña sabía que su hogar sería sólo temporal para Addison. Es parte del papel para el que se apuntó. Durante los últimos siete años, Peña había cuidado y amado a los niños hasta que llegó el momento de dejarlos ir.

Eso no significa que dejarlo ir sea fácil. En ese momento Peña no sabía cuánto tiempo iba a estar en la vida de Addison, pero eso no cambió su compromiso ni su amor.

Luego, una noche, mientras Addison todavía estaba en la UCIN, Peña recibió un correo electrónico de la madre biológica de Addison.

Había construido una buena relación con su madre biológica. Esa noche recibí un correo electrónico de ella y fue muy sincero y emotivo. Había tomado una decisión, la decisión más difícil que cualquiera puede tomar, que Addison estaba en el mejor lugar donde podía estar: conmigo.
- Olivia Peña, Hospital UNM

“Había construido una buena relación con su madre biológica y ella estaba muy involucrada en ese momento”, dijo Peña. “Esa noche recibí un correo electrónico de ella y fue muy sincero y emotivo. Había tomado una decisión, la decisión más difícil que cualquiera puede tomar, que Addison estaba en el mejor lugar donde podía estar: conmigo”.

La madre biológica de Addison quería que Peña adoptara a Addison.

“Estaba temblando y llorando”, dijo Peña. “Para ella hacer ese sacrificio, sé que esa decisión fue muy difícil para ella. Entonces, por un lado, estaba muy feliz. Y por otro lado, estaba muy triste. Es una decisión difícil. Soy mamá de mis propios hijos, así que nunca podría imaginarme tomando esa decisión. Y ella lo hizo. Y estoy muy orgulloso de ella”.

Peña aceptó adoptar a Addison y apenas unos días después, después de seis meses en la UCIN, Addison estaba lista para regresar a casa, a lo que ahora era her casa con Peña.

addison-jugando-miniatura.pngEl futuro de las

Dos años más tarde, sentada en la sala de juegos de Child Life en el Hospital Infantil de la UNM, Addison, brillante, rubia y de ojos azules, juega feliz con juguetes mientras su madre comparte su historia. El tiempo transcurrido desde que abandoné la UCIN no ha sido fácil, pero ver a Addison jugar y gritar "mamá, mamá" es difícil de saber. 

“Si la miras ahora, nunca adivinarías por lo que ha pasado”, dice Peña. “Ella todavía lidia con muchas cosas. Tenemos muchos obstáculos por los que estamos pasando. Todavía tiene un agujero activo en su corazón. Tiene un retraso en su desarrollo y existe la posibilidad de que esté en el espectro".

Pero Peña dice que lo más importante es que Addison está feliz. 

addison-swing-300x300.png“Tiene una personalidad tan salvaje, excitante y optimista. Es simplemente asombroso ver lo feliz, cariñosa y extrovertida que es, y sólo tiene dos años. Es muy, muy divertida y muy inteligente”.

Peña dice que Addison es su último hijo adoptivo, pero no su último bebé.

“Estoy esperando mi cuarto y último hijo y será una niña. Entonces Addison crecerá con un mejor amigo”.

Mientras empaca a Addison para regresar a casa a tomar una siesta, Peña recuerda a los otros niños de crianza a los que ayudó en el camino, viéndolos crecer y brindándoles su amor.

“Si eres padre de crianza y lo haces por las razones correctas, eso es lo que lo hace sentir como un logro”, dice Peña. "Tenemos que aprender a amar y dejar ir porque estos no son nuestros hijos".

Pero, sonriendo a Addison, Peña admite: "Soy muy afortunada porque no tengo que dejarla ir".

Categorías: Vida infantil, Hospital de Niños, Participación Comunitaria, Salud, Noticias destacadas