Exterior del edificio CTSC
Por Michael Haederle

Incubadora de investigación

El Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales de la UNM cierra la brecha entre el banco y la cama

Convirtiendo la investigación básica de laboratorio en nuevos y poderosos tratamientos para la enfermedad es un desafío formidable. Pero durante los últimos 17 años, El Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales de la Universidad de Nuevo México (CTSC) ha jugado un papel crítico en cerrar la brecha entre el banco y la cama.

Richard S. Larson, MD, PhD, vicepresidente senior de investigación de Ciencias de la Salud de la UNM, se ha desempeñado como investigador principal del programa financiado por los Institutos Nacionales de la Salud desde que recibió por primera vez una subvención de planificación en 2005.

“Es inusual ser IP de un programa durante 17 años”, dijo Larson, quien se jubila de la universidad en enero. Está entregando las riendas a varios investigadores principales Matthew Campen, PhD, profesor en el colegio de Farmacia, y Nancy Pandhi, MD, profesora en la Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria.

El programa de la UNM es financiado por la Programa NIH Clinical and Translational Science Award (CTSA), que se centra en acelerar el proceso de comercialización de nuevos fármacos y terapias. Es una tarea abrumadora, dada la necesidad de realizar costosos ensayos clínicos antes de que los nuevos tratamientos reciban la aprobación de la FDA.

“CTSA es el programa más grande de los NIH”, dijo Larson. “Era considerado el premio más prestigioso que podía recibir una institución. Una vez que tenía una CTSA, calificaba para recibir fondos que no podría obtener sin una CTSA”.

El CTSA está diseñado para ser independiente de la enfermedad, dijo. “Proporciona una gran infraestructura para acelerar la traducción de la investigación básica en mejoras médicas”. La subvención CTSA de UNM, una de las 60 en la nación, recibió financiación completa en 2010 y se renovó en 2015 y 2020 por una suma de alrededor de $20 millones cada año, transformó la investigación en Ciencias de la Salud, dijo Larson.

“Antes del CTSC, teníamos muy poca financiación piloto, sin apoyo informático, muy poco apoyo bioestadístico, sin núcleos para apoyar la investigación basada en la comunidad, un centro de ensayos clínicos más pequeño, sin capacitación para el personal y la facultad para mejorar su investigación, sin apoyo de cumplimiento y pocos mecanismos de colaboración”, dijo Larson.

Todos esos recursos están ahora en su lugar, dijo. “No podríamos haber construido ninguna de las estructuras de apoyo docente que tenemos sin la CTSA”.

 

Dr. Richard S. Larson, Doctor en Medicina
Hay alrededor de $200 millones en subvenciones que nunca hubiéramos tenido si no hubiéramos tenido una CTSA en los últimos 10 años.
- ricardo larson, MD, PhD

La CTSA de la UNM también apoyó el programa KL 2 para asesorar a profesores jóvenes, dijo Larson. “El éxito de nuestra facultad junior es mejor que casi cualquiera en el país. Ha capacitado a un conjunto diverso de miembros de la facultad que nunca hubiéramos tenido sin él”.

Además, según la estimación de Larson, "hay alrededor de $200 millones en subvenciones que nunca hubiéramos tenido si no hubiéramos tenido una CTSA en los últimos 10 años".

En los años transcurridos desde que se lanzó el programa, la mayoría de los CTSA han dejado de tener un solo investigador principal y ahora tienen varios PI, como es el caso de Pandhi y Campen.

Con la CTSA actual en su tercer año, los planes están en marcha para comenzar a escribir la próxima propuesta de subvención, dijo Pandhi.

“La próxima subvención no es una renovación, sino una nueva solicitud, porque los NIH han cambiado un poco la forma en que administran las CTSA en general”, dijo. Las subvenciones ahora serán renovables cada siete años, en lugar de cinco.

Pandhi citó a UNM Núcleo de investigación y participación comunitaria como uno de sus logros característicos. “Nuestro modelo de participación comunitaria es relativamente único, en el que brindamos servicios de investigación cualitativa a los investigadores, en lugar del modelo tradicional, en el que las personas tal vez tendrían su propio equipo de investigación”.

El programa de la UNM está bien considerado, aunque es una de las instituciones de investigación más pequeñas con CTSA, dijo Campen. “En general lo hacemos bastante bien. Somos productivos. Hacemos muchos ensayos clínicos. Tenemos muchas publicaciones saliendo todo el tiempo. Hay muchas áreas en las que somos muy fuertes”.

Categorías: Noticias que puedes usar, Investigación, Noticias destacadas