Traducir
Alumnos de la UPN conversando con agricultor en finca
Por Elizabeth Dwyer Sandlin

La comida como medicina

Estudiantes de UPN descubren nuevas experiencias en South Valley Farm

Las palabras “programa de investigación de verano” evocan muchas cosas, pero lo más probable es que lo primero que se le haya ocurrido no haya sido “pasar un sábado en la finca”.

Para este año Red de oleoductos de pregrado (UPN) cohorte, ahí es precisamente donde aterrizaron. UPN permite que académicos de pregrado de todo el país vengan a Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México para realizar proyectos de investigación de verano.

Según Tara Hackel, gerente de programa de la Oficina de Educación de Investigación de la Facultad de Medicina de la UNM, “Los estudiantes participan principalmente en un proyecto de investigación individual con un mentor de la facultad. También realizamos eventos de formación de cohortes que pueden ser adyacentes o totalmente ajenos a la investigación, como la escalada en roca, el zoológico, etc. 

como partidario de Finca Chispas en el Valle Sur, a Hackel se le ocurrió que los estudiantes de la UPN podrían aprender mucho sobre la investigación, es decir, cómo la agricultura local y los alimentos que comemos impactan no solo en nuestra salud personal sino también en la salud de nuestras comunidades. Esos fueron solo dos de los innumerables temas relacionados llenos de potencial de investigación.

Verduras recién picadas
Finca Chispas
Alumnos de la UPN en la Granja Chispas
Finca Chispas
Una verdura cortada por un cuchillo
Finca Chispas
Alumnos de la UPN en la Granja Chispas
Finca Chispas
Fruta siendo lavada
Finca Chispas

Para el evento, el agricultor principal Casey Holland se asoció con Michael Sedillo, el Director de Programas Escolares y Comunitarios de Cocina Tres Hermanas. Los becarios de la UPN se dividieron en dos grupos y se turnaron: el grupo A realizó un recorrido por la granja con Holland, aprendiendo sobre todo, desde el manejo del agua, la agricultura sin labranza con horquillas anchas y un estudio de investigación que evalúa las abejas y los contaminantes. El grupo B se quedó con Sedillo para empezar a trabajar en una comida preparada exclusivamente con alimentos de la finca.

Nacido y criado en Albuquerque, Sedillo se enorgullece de su trabajo. “Amo a nuestra comunidad en Albuquerque”, dice. “El trabajo que hago no solo es muy divertido, sino que sirve como un lugar para facilitar la construcción de comunidad y alegría.

“Se trata de crear una experiencia de cocina comunitaria. No nos basamos en una receta específica, sino que somos creativos con los ingredientes que tenemos. Quiero darles a las personas la oportunidad de disfrutar realmente la comida que comen”.

Luego, los grupos intercambiaron lugares, para que el Grupo B pudiera hacer el recorrido por la granja mientras el Grupo A terminaba la comida. Terminadas esas sesiones, todos volvieron a reunirse para cenar los platos que habían preparado: gazpacho, ensalada, puré de maíz azul y ensalada de berenjena. Durante la comida, Sedillo dirigió debates grupales sobre la comida como medicina y compartió historias sobre la comida.

Kailyn Goodwin, una mentora de pares de UPN, relató una experiencia que tuvo en Japón durante un programa de escuela secundaria en el extranjero.

No teníamos un idioma compartido, pero todos hicimos una comida juntos. Fue entonces cuando me di cuenta de que la comida se puede traducir a través de las culturas.
- Kailyn Goodwin, Mentor de pares de la UPN

“No teníamos un idioma compartido, pero todos hicimos una comida juntos. Fue entonces cuando me di cuenta de que la comida se puede traducir a través de las culturas”, dijo Goodwin.

Si bien el evento tuvo algunos resultados de aprendizaje imprecisos, como una mayor comprensión de los alimentos como medicina, exposición a la agricultura local (¡incluidas las cabras!) y algo de aprendizaje sobre los programas locales de apoyo basados ​​en alimentos, como SNAP y Double Up Food Bucks, Hackel dice que los principales objetivos del evento giraban en torno a la diversión.

“Queríamos que nuestra cohorte sintiera la energía de cocinar juntos, compartir una comida y conectarse realmente con la tierra con las personas de nuestra comunidad”.

Es seguro decir que ese tipo de medicina no viene en una botella.

Puede obtener más información sobre UPN en su sitio web.

Categorías: Participación comunitaria, Educación, Facultad de Medicina, Noticias destacadas