Traducir
Un niño sonriendo
Por Michael Haederle

Petición de protección

Médico de la UNM se une al llamado para ratificar la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño

Un miembro de la facultad de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México se ha unido a otros destacados defensores de la equidad en la salud para pedir a los EE. UU. que establezca una entidad federal de alto nivel para supervisar los asuntos relacionados con los derechos de los niños.

En un documento de posición publicado el mes pasado en Revista Salud y Derechos Humanos, el grupo señaló que Estados Unidos es la única nación del mundo que no ha ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CRC), adoptada por primera vez en 1989.

La convención alentó a los estados miembros a establecer instituciones para proteger los derechos de los niños y muchos países a puestos de liderazgo que sirven como defensores de los intereses de los niños.

El grupo incluye a Hope Ferdowsian, MD, MPH, profesora asociada en el Departamento de Medicina Interna y cofundadora y directora ejecutiva de Iniciativa de las Zonas Fénix, una organización sin fines de lucro que aboga por los derechos y el bienestar de las personas, los animales y el medio ambiente.

 

Hope Ferdowsian, MD, MPH
La falta de ratificación de la convención tiene implicaciones graves para los determinantes sociales y ambientales de la salud de los niños, incluida la pobreza, el acceso a la atención médica, la nutrición, la falta de vivienda y la separación de la familia.
- esperanza ferdowsiana, MD, MPH

La falta de ratificación de la convención “tiene serias implicaciones para los determinantes sociales y ambientales de la salud de los niños, incluida la pobreza, el acceso a la atención médica, la nutrición, la falta de vivienda y la separación de la familia”, dijo Ferdowsian.

“Nuestra coalición es novedosa, ya que incluye profesionales y defensores de múltiples sectores, incluidos el cuidado de la salud, la salud pública, la inmigración, el bienestar infantil, la justicia juvenil, el aprendizaje temprano, la educación, el trabajo y la planificación familiar”.

Los autores del artículo recomendaron tres opciones para promover la supervisión de los derechos del niño a nivel federal. El primero es una Oficina para la Infancia de la Casa Blanca, que solo requeriría el respaldo del presidente, evitando un posible embotellamiento en el Congreso, escriben.

El segundo es un puesto a nivel de Gabinete y/o un departamento para niños. Un departamento requeriría legislación, pero potencialmente reuniría múltiples programas actualmente repartidos entre muchos departamentos.

La tercera opción sería un comisionado de niños independiente, similar a puestos similares en otros países. El comisionado supervisaría los intereses de los niños en los poderes ejecutivo y legislativo y presentaría propuestas de políticas en su nombre.

“La creación de una autoridad federal de alto nivel sería un primer paso importante y podría impulsar todas las políticas que se deben seguir para hacer de los derechos y el bienestar de los niños una verdadera prioridad”, concluyen.

Categorías: Participación de la comunidad, Noticias que puedes usar, Facultad de Medicina, Noticias destacadas