Un microscopio
Por Michael Haederle

EVIDENCIA POSITIVA

La UNM se une al estudio que muestra la capacidad del plasma convaleciente para mantener a los pacientes con COVID fuera del hospital

Investigadores de la Universidad de Nuevo México se han unido a un nuevo estudio importante que demuestra que los pacientes recién diagnosticados con COVID-19 que reciben rápidamente una infusión de plasma convaleciente rico en anticuerpos enfrentan un riesgo sustancialmente menor de ser hospitalizados.

En un artículo publicado a principios de esta semana en The New England Journal of Medicine, un equipo dirigido por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins informó que los pacientes que recibieron el plasma dentro de los nueve días posteriores al inicio de los síntomas tenían un 54 por ciento menos de posibilidades de hospitalización.

El hallazgo tiene implicaciones importantes para los países en desarrollo o las comunidades en las que los medicamentos antivirales recientemente desarrollados pueden no estar disponibles, dijo Jay Raval, MD, profesor asociado en la Departamento de Patología de la UNM quien dirigió la contribución de la UNM al estudio.

"Es una victoria en general", dijo Ravel. “Una herramienta como esta sería enorme aquí en Nuevo México para mantener a las personas fuera del hospital”.

 

Jay Raval, médico
Es una victoria en general, una herramienta como esta sería enorme aquí en Nuevo México para mantener a las personas fuera del hospital. Dado que los anticuerpos monoclonales y las terapias no son necesariamente eficaces contra las nuevas variantes, el plasma convaleciente tiene un papel que desempeñar
- jay raval, MD

El plasma convaleciente de alto título (rico en anticuerpos) también es prometedor cuando surgen nuevas variantes de COVID que limitan la efectividad de otras terapias. “Dado que los anticuerpos monoclonales y las terapias no son necesariamente eficaces contra las nuevas variantes, el plasma convaleciente tiene un papel que desempeñar”, dijo.

El plasma convaleciente se aísla de la sangre de pacientes que se han recuperado de una enfermedad y se puede almacenar fácilmente en los bancos de sangre de los hospitales. Cuando se transfunde a un paciente recién diagnosticado, los anticuerpos que contiene pueden ayudar a combatir la infección.

“Con base en nuestros hallazgos y conclusiones, que ahora se validan a través del proceso de revisión por pares, alentamos a los profesionales de la salud a mantener disponible plasma sanguíneo rico en anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en sus bancos de sangre como parte del arsenal de tratamiento contra la enfermedad temprana. etapa COVID-19”, dijo Dr. Daniel Sullivan, profesor de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg con un nombramiento conjunto en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

El estudio, que se llevó a cabo desde junio de 2020 hasta octubre de 2021, inscribió a 1,181 pacientes ambulatorios en varios sitios de los EE. UU., incluido UNM. Los participantes fueron asignados al azar a uno de los dos brazos del estudio, dijo Raval, quien también se desempeña como director senior de Medicina Transfusional y Patología Terapéutica.

“Las personas fueron asignadas al azar a plasma convaleciente o fueron asignadas al azar a plasma regular”, dijo. Cada paciente recibió una única infusión y fueron seguidos durante 28 días para ver si requerían hospitalización. "Este fue realmente un ensayo controlado aleatorio adecuado que buscaba ver si había un beneficio".

La reducción del 54 por ciento en la hospitalización fue lo suficientemente impresionante, agregó Raval, pero un subanálisis mostró que si los pacientes recibían plasma convaleciente dentro de los cinco días, el riesgo de hospitalización se reducía en un 80 por ciento. “La conclusión es que cuanto antes, mejor”, dijo.

Raval reconoció a Richard S. Larson, MD, PhD, vicepresidente de investigación (HSC) y al Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales de la UNM por ayudar a aumentar rápidamente la participación de la UNM en el estudio.

Hengameh Raissy, PharmD, vicepresidente de investigación en el Departamento de Pediatría, Nancy Joste, MD, presidenta interina del Departamento de Patología, e Irene Agostini, MD, directora médica del Hospital UNM, ayudaron a respaldar el estudio, dijo Raval.

Categorías: COVID-19, Salud, Noticias que puedes usar, Investigación, Facultad de Medicina, Noticias destacadas