Traducir
Investigadores de la UNM
Por Michael Haederle

Investigando el alivio

Científicos de la UNM desarrollan un nuevo tratamiento con anticuerpos para el dolor crónico

Nuevos fondos federales para investigación de vanguardia en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México ofrece la perspectiva de alivio para uno de cada cinco estadounidenses que viven con dolor crónico.

Una subvención de dos años y un millón de dólares de los Institutos Nacionales de Salud. Iniciativa para ayudar a acabar con la adicción a largo plazo (HEAL) financiará el desarrollo de un anticuerpo que amortigua la respuesta al dolor en el cerebro, dice la investigadora principal de contacto Karin Westlund High, PhD, profesora en el Departamento de Anestesiología y Medicina de Cuidados Intensivos.

Westlund High, que ha pasado los últimos 35 años explorando tratamientos para el dolor, dice que existen claras diferencias en la expresión genética en los cerebros de las personas que experimentan dolor a corto plazo frente a las que padecen dolor crónico, que ven una mayor producción de proteínas dañinas.

El estudio actual se centra en la colecistoquinina (CCK), una hormona peptídica que vive en el estómago, donde ayuda con la digestión, y en el cerebro, donde agrava las células nerviosas, que tienen receptores para la molécula.

 

Karin Westlund High, Doctora en Filosofía
El receptor de colecistoquinina en el cerebro está relacionado con el dolor y la emoción: ansiedad y depresión
- Karin Westlund High, PhD

“El receptor de colecistoquinina en el cerebro está relacionado con el dolor y la emoción, la ansiedad y la depresión”, dice Westlund High. Cuando se produce más CCK, dice, "comienza una gran reacción en cadena que involucra los nervios y la microglía y termina causando dolor crónico".

Esta respuesta inflamatoria desencadena un ciclo de retroalimentación, dice ella. "La interacción conjunta provoca esta continua activación neuronal, que luego permite que la inflamación continúe en este círculo vicioso".

Trabajando con un modelo de ratón, Westlund High y los investigadores principales duales Sascha Alles, PhD, profesor asistente en Anestesiología y Medicina de Cuidados Críticos, y ex investigador de la UNM Adinarayama Kunamneni, PhD, ahora en la Clínica Mayo en Jacksonville, Florida, han desarrollado un pequeño anticuerpo capaz de llegar al cerebro y adherirse al receptor CCK neuronal, bloqueando el efecto de la hormona inflamatoria.

En los ratones, el anticuerpo alivia el dolor y es eficaz para prevenir la ansiedad y la depresión que a menudo acompañan al dolor crónico, dice.

El siguiente paso será "humanizar" el anticuerpo de ratón, que comparte el 85 por ciento de su secuencia de ADN con los humanos, reemplazando algunos de sus aminoácidos para que coincida con la versión humana, dice ella. Kunamneni está realizando ese trabajo en virtud de una subvención.

El equipo de UNM evaluará la eficacia analgésica del anticuerpo en células similares a neuronas cultivadas a partir de células madre recolectadas de muestras de sangre humana que han estado expuestas a CCK. "Podemos aplicar el anticuerpo y comprobar la velocidad de disparo (neuronal) para ver si los calmará en el plato", dice Westlund High.

Las muestras de sangre provienen de pacientes del Hospital UNM, algunos de los cuales no sienten dolor y otros que experimentan dolor crónico, agrega.

Westlund High acredita a Eugene Koshkin, MD, y Katie Reyes, MD, ambos profesores asociados en Anestesiología y Medicina de Cuidados Críticos, así como a Justin Baca, MD, PhD, en el Departamento de Medicina de Emergencia, y Hossein Mousavi, MD, residente en el Departamento de Neurología, ayudando a reclutar pacientes.

Según las pautas de la Iniciativa HEAL, si el proyecto alcanza sus hitos anticipados en los primeros dos años, puede extenderse por tres años más y eventualmente ser probado en humanos en ensayos clínicos de Fase 1 y Fase 2, dice Westlund High.

Categorías: Salud, Recursos para investigación, Facultad de Medicina, Noticias destacadas