Traducir
$ {alt}
Por Jeff Tucker

Tres pasos adelante

Tres veces superviviente de linfoma de Hodgkin prospera después de un trasplante de células madre en UNM Comprehensive Cancer Center

La base de cualquier baile es poner el cuerpo en movimiento.

Está el primer paso, seguido de otro y otro hasta que las piezas individuales se funden en un tema más amplio o en una historia más amplia.

La historia de Mariah Candelaria ha incluido el baile desde que era niña, hasta la edad adulta como sobreviviente de cáncer en tres ocasiones.

“Definitivamente, el baile está en mi sangre, la música y el canto”, dijo Candelaria. “Bailaba con mi prima desde que éramos pequeños. Solíamos hacer Folkloricio y bailar en ferias y cosas así. Y cuando éramos mayores, también dimos una clase juntos, que era una clase de Zumba. Queríamos perder peso y ponernos en forma y ayudar a otras personas a sentirse bien consigo mismas. Esa es la ruta que tomamos ".

La vida de Candelaria se vería interrumpida no una, ni dos, sino tres veces por el linfoma de Hodgkin.

"La primera vez que sucedió fue en 2008 y yo estaba en la escuela de enfermería en ese momento", dijo. "Estaba aprendiendo mucho en medicina en general y comencé a notar dolor mientras dormía en el área de mis axilas".

Candelaria también estaba experimentando sudores nocturnos, algo que no había sucedido antes, así como piel seca y con picazón. Debido al área donde estaba el dolor, lo hizo revisar de inmediato. Pero no fue hasta que los médicos tomaron una biopsia que determinaron que tenía cáncer.

“La razón por la que lo noté más fue porque estaba incómodo cuando estaba bailando”, dijo. "Hubo ciertos movimientos en los que yo estaba como, 'Oye, ¿por qué duele esto?'"

Para su primera pelea con el linfoma de Hodgkin, Candelaria dijo que se sometió a cinco meses de tratamiento con quimioterapia.

Candelaria dijo que la experiencia fue difícil porque interfirió con su estilo de vida normalmente activo.

"En el momento en que empieces a sentirte mejor, volverás a la siguiente ronda", dijo. “Es difícil mantener el ánimo en alto y es difícil ser positivo. Es importante que lo que sea que te mantenga positivo lo mantengas

haciéndolo. A algunas personas les gusta tejer. A algunas personas les gusta hacer arte. A algunas personas les gusta bailar y hacer ejercicio, meditar o lo que sea. Siento que es importante tener algo de cordura en tu vida y menos estrés ".

La primera recaída de Candelaria se produjo unos años después, poco después del nacimiento de su segunda hija.

“Inmediatamente después de tenerla, comencé a notar dolor nuevamente, y esta vez, sentí un bulto sobre mi clavícula”, dijo. "Se sentía como una pelota bastante grande y era bastante evidente que estaba de regreso".

Candelaria especula que su embarazo podría haber provocado la recaída. Quizás contribuyó el estrés de todo esto o los cambios hormonales del embarazo. Pero su recién nacido fue una bendición y un ancla para mantenerla concentrada durante otros tres meses de quimioterapia, seguidos de 15 días de tratamiento con radiación.

“No tuve la opción de sentirme demasiado enferma para levantarme ese día”, dijo. "Mis hijos me hicieron seguir adelante".

La segunda recaída de Candelaria ocurrió en 2019 después de sufrir un accidente automovilístico.

“Me causó mucho dolor en el brazo derecho y afectó mis piernas”, dijo. “Me dejó inconsciente y no pude bailar durante un tiempo. Me dolía mucho las piernas y me causaba mucha depresión. No poder mover mi cuerpo me dejó en mal estado. Entonces me enfermé mucho ese noviembre. Comencé a tener sudores nocturnos nuevamente y sentí el dolor en mi axila derecha, y lo supe de inmediato ".

Su tercera ronda de tratamiento tomaría un giro diferente.

Candelaria decidió someterse a un trasplante de células madre.

El proceso hace que las células de la médula ósea ingresen al torrente sanguíneo del paciente, donde las células madre se pueden recolectar y luego almacenar. Permite que los pacientes reciban quimioterapias intensas que dañan la médula ósea.

Pero una vez que finalizan los tratamientos de quimioterapia, las células madre almacenadas se devuelven al torrente sanguíneo del paciente, donde pueden regresar a la médula ósea y desarrollar nuevas células sanguíneas.

Candelaria dijo que después de comenzar inicialmente el proceso en otro centro oncológico, decidió volver a casa en el Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México para terminar su tratamiento.

Dijo que debe una gran parte de su éxito al apoyo que sintió por parte de los proveedores y el personal del UNM Comprehensive Cancer Center, incluidos Matthew Fero, MD, y Karen Miller, MD, que ahora está jubilada.

“Había ciertas cosas que el Dr. Fero me pedía que hiciera y yo no las haría”, admitió. “Él todavía, sin importar lo mal que me sintiera, si estallaba en un sarpullido o si le dolía mucho, le disparaba un mensaje de texto y siempre había una comunicación abierta. Realmente siento que ayudó durante el tratamiento ".

Candelaria estuvo en el Hospital UNM durante 17 días y experimentó dolorosas complicaciones a causa de los tratamientos.

"Mi cuerpo reaccionó a mis propias células como si fueran de un donante", dijo. "Cuando tragué algo, me sentí como vidrio".

Pero Candelaria estaba decidida a mantenerse activa incluso durante su estadía. Sus padres llevaban a sus dos hijas de visita y ella le pidió al personal del hospital que le proporcionara algo que pudiera usar para hacer ejercicio.

Le proporcionaron una máquina de pedal. Ella usaba eso o salía a caminar y trataba de cantar.

"Realmente quería quedarme en la cama", dijo. “Mi corazón latía aceleradamente sentado allí. Pero me obligaba a levantarme y a caminar y a comer algo, al menos a hacer algo que pudiera hacer para sentirme mejor ".

Después de que le dieron el alta, Candelaria encontró el camino de regreso para bailar (le tomó aproximadamente una semana), incluido un grupo local de DanceFit del que había formado parte antes de la quimioterapia.

Candelaria dijo que siguió en contacto con Fero después de su alta.

“Le enviaba fotos y le decía: 'Mira mi progreso'”, dijo. “Quería demostrar que parte de esto es la mente sobre la materia, y sí, te sientes horrible cuando te sientes mal, pero si te dejas sentir horrible, lo vas a hacer. Si encuentra otras formas de distraerse de eso, al menos ayuda un poco. Si tienes varias cosas, incluso mejor ".

Candelaria quiere retribuir después de su experiencia. Dijo que quiere confiar en su lucha personal contra el cáncer y su educación en enfermería para brindar una clase a otras personas que están pasando por el linfoma de Hodgkin.

También participa en el Lobo Cancer Challenge, que recauda dinero para la investigación y el tratamiento del cáncer en el UNM Comprehensive Cancer Center. Este año, dado que el evento es virtual, está organizando un sorteo y trabajando con otros gimnasios y clubes de fitness para realizar eventos u ofrecer premios.

"Eso es lo que siento que mi propósito ahora es ayudar a las personas que pasan por cosas como esta, porque no es fácil", dijo.

También está tomando la vida como viene, de un momento a otro, de un latido a otro, de un paso a otro.

“Perdí mucho músculo. Perdí mucho peso ”, dijo. “Perdí muchas cosas; mi cabello dos veces, durante ese proceso fue realmente horrible y, afortunadamente, lo estoy haciendo mucho mejor. Estoy bailando más que nunca, haciendo más ejercicio que nunca.

“Soy el tipo de persona que es realmente espontánea y vive el momento. Me doy cuenta del valor de la vida, especialmente después de pasar por ella tantas veces. La gente se preocupa por cosas tan pequeñas todos los días y realmente no importa. Tienes que apreciar las cosas, porque si no, ¿de qué sirve vivir?

Centro Oncológico Integral de la UNM

El Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México es el Centro Oncológico Oficial de Nuevo México y el único Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer en un radio de 500 millas.

Sus 146 médicos especialistas en oncología certificados por la junta incluyen cirujanos oncólogos en todas las especialidades (abdominal, torácica, de huesos y tejidos blandos, neurocirugía, genitourinario, ginecología y cánceres de cabeza y cuello), hematólogos / oncólogos médicos pediátricos y adultos, oncólogos ginecológicos y radioterapia. oncólogos. Ellos, junto con más de 600 otros profesionales de la salud del cáncer (enfermeras, farmacéuticos, nutricionistas, navegantes, psicólogos y trabajadores sociales), brindan tratamiento al 65% de los pacientes con cáncer de Nuevo México de todo el estado y se asocian con los sistemas de salud comunitarios en todo el estado para brindar atención del cáncer más cerca de casa. Trataron a 13,578 pacientes en 105,748 visitas a clínicas ambulatorias además de hospitalizaciones en el Hospital UNM.

Un total de 1,610 pacientes participaron en ensayos clínicos sobre el cáncer, incluidos 696 pacientes que participaron en ensayos clínicos que prueban nuevos tratamientos contra el cáncer que incluyen pruebas de nuevas estrategias de prevención del cáncer y secuenciación del genoma del cáncer.

Los 102 científicos de investigación del cáncer afiliados a la UNMCCC recibieron $ 34.5 millones en subvenciones y contratos federales y privados para proyectos de investigación del cáncer y publicaron 301 publicaciones de alta calidad. Promoviendo el desarrollo económico, registraron más de 30 nuevas patentes desde el año fiscal 16 y, desde 2010, han lanzado 11 nuevas empresas de biotecnología. Los científicos asociados con el Control y Disparidades del Cáncer de la CMNUCC han realizado más de 60 estudios de educación, prevención, detección e intervención conductual sobre el cáncer basados ​​en la comunidad en todo el estado que involucran a más de 10,000 nuevos mexicanos.

Finalmente, los médicos, científicos y el personal han brindado educación y experiencias de capacitación a más de 230 estudiantes de becas de secundaria, pregrado, posgrado y posdoctorado en investigación del cáncer y prestación de atención médica oncológica.

Categorías: Centro integral del cáncer