Una persona limpiando una mesa
Por Michael Haederle

Firmas virales

Un estudio de la UNM busca evidencia de transmisión del SARS-CoV-2 en superficies expuestas

Al comienzo de la pandemia de COVID-19 Algunos estudios sugirieron que el virus SARS-CoV-2 podría permanecer en las superficies expuestas (fómites) y potencialmente propagar la infección en entornos de atención médica.

“Había mucha preocupación por parte del personal y los médicos por estar seguros y protegidos”, recuerda el médico hospitalista Christopher S. Bartlett, MD, MPH, profesor asistente y vicepresidente asociado de calidad y seguridad en Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Nuevo México.

Un artículo que leyó informó que el virus se había detectado en fómites dentro y fuera de las habitaciones de los pacientes. “La siguiente pregunta es, 'Bueno, ¿son infecciosos?'”, Dijo Bartlett. Él y sus colegas lanzaron un estudio para averiguarlo.

Un artículo publicado en la revista Biología experimental y medicina describió cómo el equipo identificó una docena de pacientes positivos para COVID recién admitidos en el Hospital UNM en abril de 2020. En cada caso, Bartlett frotó las mejillas, la frente y el cuello expuestos de médicos y enfermeras revestidos con EPP antes y después de ingresar a las habitaciones de los pacientes.

Debido a que los pacientes estaban dentro de uno o dos días de ser admitidos, se presumió que sus cargas virales estaban cerca de su pico, lo que presentaba el mayor riesgo de infección a través de fómites, dijo Bartlett.

 

Ivy Hurwitz, Doctora en Filosofía

Aunque no detectamos virus vivos en las superficies de alto contacto en el hospital, todos debemos permanecer atentos para mantener las precauciones de seguridad en el entorno hospitalario.

- hiedra hurwitz, PhD, Centro UNM para la Salud Global

A cada proveedor se le tomó un hisopo en su primer encuentro clínico del día, minimizando la probabilidad de contaminación de un paciente anterior. Bartlett también tomó muestras de teléfonos cercanos, teclados de computadora, manijas de puertas y umbrales para un total de 82 muestras, que luego fueron entregadas a los científicos en el Centro de la UNM para la salud mundial para análisis de laboratorio.

Ivy Hurwitz, PhD, profesora asociada de Medicina Interna, y su equipo analizaron las muestras para detectar la presencia de SARS-CoV-2, y los resultados fueron tranquilizadores.

“Vimos señales de firmas virales en algunas de estas áreas de alto contacto”, dijo. "Pero no pudimos cultivar ningún virus, lo que sugiere que había pocos o ningún virus vivo en las superficies muestreadas".

Hurwitz señala que la UNMH estaba tomando medidas extraordinarias para proteger a los proveedores y al personal de las infecciones, que incluían alojar a los pacientes con COVID-19 en salas de aislamiento de presión negativa equipadas con extractores HEPA que proporcionaban al menos 12 intercambios de aire por hora.

Y el personal del hospital limpiaba regularmente las superficies con toallitas desinfectantes antivirales. “El desinfectante residual de estas prácticas probablemente contribuyó a mantener bajos niveles de virus vivo en estas superficies”, dijo.

En abril, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades informó que el virus se transmite principalmente a través de gotitas respiratorias o aerosoles que se inhalan o se depositan en las membranas mucosas. Es posible infectarse al tocar las membranas mucosas con las manos que han tocado superficies cargadas de virus, pero los CDC encontraron que el riesgo comparativo es bajo.

Hurwitz y Bartlett advierten que no deben leer demasiado sobre el hecho de que su investigación no detectó ningún virus vivo. Sugieren que las medidas de desinfección del hospital probablemente fueron efectivas para matar el virus y advierten que las superficies de alto contacto que no se desinfectan regularmente podrían seguir siendo una ruta de transmisión.

Categorías: Salud, Investigación, Facultad de Medicina, Noticias destacadas