Traducir
$ {alt}
Por Cindy Foster

Se acaba el tiempo para los ex mineros de uranio

UNM se extiende como programa de compensación atardeceres

La atención médica es diferente en la época del COVID-19.

Una ley federal que proporciona una compensación parcial para los mineros, molineros y conductores de camiones que trabajaron en la industria minera de uranio del país durante la Guerra Fría llegará a su fin en julio de 2022. 

A primera vista, esa fecha límite parece bastante lejana; sin embargo, los investigadores y médicos de la Universidad de Nuevo México dicen que la pandemia ha dificultado llegar a las personas que pueden calificar.

El daño causado por la exposición al uranio puede tardar décadas en hacerse visible. 

kesler-denece.jpgLa Ley de Compensación por Exposición a la Radiación se promulgó por primera vez en 1990 y luego se amplió en 2000 para proporcionar una compensación parcial a las personas que ahora sufren problemas de salud por haber estado empleadas en la industria del uranio o por haber vivido a favor del viento desde sitios de pruebas nucleares hasta 1971. 

La clínica del Programa de Educación y Detección de Exposición a la Radiación (RESEP) en la UNM, una de las ocho autorizadas a nivel nacional para examinar a las personas, cerró temporalmente debido al COVID en marzo.

Incluso hoy en día, no existe un método centralizado para encontrar personas que trabajaran en la industria del uranio. COVID está otorgando un nivel adicional de urgencia al programa, dice Denece Kesler, MD, directora del Centro UNM para la Promoción de la Salud Ambiental y Ocupacional, e investigadora principal del programa RESEP.

“Esperábamos llegar a la mayor cantidad posible de ex trabajadores de la industria del uranio antes de que finalice la cobertura de RECA, por lo que estamos algo desanimados por el impacto de COVID en la desaceleración de nuestros esfuerzos”, dice Kesler.

El Departamento de Justicia de EE. UU. Es responsable de inscribir a los pacientes que califiquen en el programa. Si bien la ley permite que el departamento demore hasta un año en procesar las reclamaciones, actualmente demora alrededor de 90 días, dice Gail Nowosadko, coordinadora de la clínica de extensión de RESEP.

“Queremos que las personas sepan que si se sienten seguras al acudir a sus médicos de atención primaria locales, pueden obtener una radiografía de tórax y análisis de laboratorio en otro lugar para su revisión aquí”, dice ella. "Nuestro programa no puede pagar esos procedimientos, pero se pueden utilizar en el proceso de solicitud y selección".

Si hay personas a poca distancia en automóvil de Albuquerque, RESEP ordena que las pruebas se realicen en la UNM, aunque esto puede cambiar según los números de COVID y las precauciones de salud relacionadas con la pandemia.

“También estamos investigando la posibilidad de utilizar citas de telesalud para el proceso”, dice.

Los pacientes pueden calificar para ser seguidos con exámenes de detección anuales, incluso cuando inicialmente no califiquen para la atención médica y el tratamiento a través del programa.

“Estas son enfermedades progresivas”, dice Nowosadko. “Hemos visto pacientes que mostraban signos obvios de daño por exposición al uranio, pero que no calificaban para el programa. Siguiéndolos ahora, todavía hay tiempo para obtener otro examen en 2021 ".

“Si alguien se hace un examen y no califica ahora, entonces todavía tenemos tiempo para hacer otro examen el próximo año y aún habrá tiempo si calificara entonces, sería tiempo suficiente para enviar su reclamo al Departamento de Justicia y deje suficiente tiempo para que el Departamento de Justicia procese el reclamo antes de que finalice el programa ”, agrega.

“No queremos presionar a las personas para que se realicen una prueba de detección si aumenta el riesgo de contraer COVID, pero sí queremos asegurarnos de que sea seguro ir y obtener su análisis de laboratorio”, dice Nowosadko. "Queremos mantener a la gente en el camino tanto como sea posible".

"Estamos comprometidos a ser innovadores para encontrar posibles formas de ayudar a los pacientes a obtener evaluaciones médicas para que aquellos que son elegibles puedan recibir la cobertura que merecen", dice Kesler. "Los nuevos mexicanos que trabajaron diligentemente para lograr las metas de nuestra nación y debería ser honrado por esa diligencia ".

Para obtener más información sobre el programa, comuníquese con Nowosadko al (505) 272-4672 o visite en línea en https://hsc.unm.edu/resep/

 

Categorías: Participación comunitaria, diversidad, salud, Facultad de Medicina, Noticias destacadas