Traducir
Dario Marchetti, PhD
Por Michele Sequeira

Desarrollo de un análisis de sangre para el cáncer de mama

Investigadores del UNM Cancer Center descubren que la "biopsia líquida" puede detectar células cancerosas de mama antes de que se propague un tumor

Detectar temprano el cáncer de mama puede dar a las mujeres la mejor oportunidad de vencer la enfermedad. Las mamografías ayudan a detectar el cáncer de mama en sus primeras etapas, generalmente antes de que la mujer sienta algún síntoma, y ​​pueden permitirles a las mujeres la mayoría de opciones de tratamiento.

Pero Dario Marchetti, PhD, cree que las mamografías no pueden detectar el cáncer lo suficientemente pronto. Él y su equipo están desarrollando herramientas para encontrar células cancerosas en la sangre, antes de que el tumor primario crezca lo suficiente como para verlo en una mamografía y antes de que los tumores puedan crecer en otras partes del cuerpo. Su trabajo fue informado en la edición del 19 de junio de 2020 de Cánceres.

Marchetti es profesor de Medicina y Patología Molecular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México. En el Centro Integral de Cáncer de la UNM, estudia cómo se propagan los tumores cancerosos.

Los tumores regresan en aproximadamente un tercio de las 275,000 mujeres en los Estados Unidos a las que se les diagnostica cáncer de mama cada año, dice Marchetti. Solo alrededor del 20% de estas mujeres viven más de cinco años después de la reaparición de los tumores. "Cuando el cáncer reaparece", dice Marchetti, "reaparece con fuerza".

dario-marchetti-phd.jpgLos tumores de cáncer de mama, como la mayoría de los tumores sólidos, arrojan células al torrente sanguíneo. Cuando estas células llegan a otras partes del cuerpo, pueden originar nuevos tumores allí. Marchetti dice que este proceso, llamado siembra metastásica, comienza de dos a cuatro años antes del diagnóstico, antes de que el tumor primario crezca lo suficiente como para ser visto en una mamografía.

Debido a que el tumor primario crece dos veces más rápido que los tumores sembrados, Marchetti y su equipo quieren buscar células tumorales en la sangre antes de que puedan aparecer nuevos tumores. Cuando realizan un procedimiento llamado biopsia líquida, encontrar células tumorales en la sangre no es nada fácil. Las células tumorales circulantes, dice Marchetti, "son increíblemente raras: solo una célula tumoral por cada mil millones de células normales en la sangre".

La mayoría de las células tumorales circulantes mueren dentro de las 24 horas posteriores a su entrada al torrente sanguíneo, dice Marchetti. "También son mucho más frágiles que las células normales".

Las células tumorales tampoco se parecen ni se comportan como las demás. “El cáncer es heterogéneo”, dice Marchetti. Entonces, el hecho de que una célula no se vea ni se comporte como los mil millones de otras células no significa que sea una célula cancerosa capaz de iniciar un nuevo tumor.

Para identificar las células cancerosas que eventualmente conducirían a tumores en otros órganos, Marchetti y su equipo desarrollaron una forma de analizar cada célula en una muestra de sangre. En su trabajo, los científicos tomaron células de mujeres con cáncer de mama y las cultivaron en ratones que no tenían sistema inmunológico. Luego, recolectaron muestras de células de muchos órganos diferentes dentro del cuerpo de cada ratón.

Después de separar las células tumorales humanas de las células del ratón, Marchetti y su equipo compararon las células cancerosas de todas sus muestras de órganos. Lo que encontraron fue que algunas células tumorales se escondían dentro del cuerpo. Estas células inactivas encontraron lugares donde podían vivir pacíficamente y no iniciaron nuevos tumores. Otros, descubrió el equipo, iniciaron tumores que crecieron rápidamente.

Marchetti y su equipo compararon los genes y las proteínas dentro de las diferentes células tumorales. Descubrieron que los genes de las células inactivas eran muy diferentes de los genes de las células que generaban nuevos tumores.

“Nuestro trabajo tiene implicaciones clínicas para personalizar medicamentos, definir inhibidores, o ambos, para intervenciones clínicas precisas”, dice.

Pero Marchetti advierte que los análisis de sangre para el cáncer de mama, y ​​los tratamientos personalizados basados ​​en estas pruebas, aún están muy lejos. Esta investigación, dice, solo demuestra más la validez de las biopsias líquidas.

Antes de que las biopsias líquidas se puedan usar de manera rutinaria, se necesita más investigación en animales con células inmunes en funcionamiento, y luego en muchas personas, durante un período de varios años y con varios tipos de cáncer. Además, las biopsias líquidas deben poder decirles a los médicos dónde se encuentra el cáncer en el cuerpo.

Aún así, Marchetti espera que algún día se puedan encontrar cánceres y personalizar los tratamientos antes de que se pueda ver el primer tumor.

 

Centro Oncológico Integral de la UNM

El Centro Oncológico Integral de la Universidad de Nuevo México es el Centro Oncológico Oficial de Nuevo México y el único Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer en un radio de 500 millas.

Sus 146 médicos especialistas en oncología certificados por la junta incluyen cirujanos oncólogos en todas las especialidades (abdominal, torácica, de huesos y tejidos blandos, neurocirugía, genitourinario, ginecología y cánceres de cabeza y cuello), hematólogos / oncólogos médicos pediátricos y adultos, oncólogos ginecológicos y radioterapia. oncólogos. Ellos, junto con más de 600 otros profesionales de la salud del cáncer (enfermeras, farmacéuticos, nutricionistas, navegantes, psicólogos y trabajadores sociales), brindan tratamiento al 65% de los pacientes con cáncer de Nuevo México de todo el estado y se asocian con los sistemas de salud comunitarios en todo el estado para brindar atención del cáncer más cerca de casa. Trataron a 13,578 pacientes en 105,748 visitas a clínicas ambulatorias además de hospitalizaciones en el Hospital UNM.

Un total de 1,610 pacientes participaron en ensayos clínicos sobre el cáncer, incluidos 696 pacientes que participaron en ensayos clínicos que prueban nuevos tratamientos contra el cáncer que incluyen pruebas de nuevas estrategias de prevención del cáncer y secuenciación del genoma del cáncer.

Los 102 científicos de investigación del cáncer afiliados a la UNMCCC recibieron $ 34.5 millones en subvenciones y contratos federales y privados para proyectos de investigación del cáncer y publicaron 301 publicaciones de alta calidad. Promoviendo el desarrollo económico, registraron más de 30 nuevas patentes desde el año fiscal 16 y, desde 2010, han lanzado 11 nuevas empresas de biotecnología. Los científicos asociados con el Control y Disparidades del Cáncer de la CMNUCC han realizado más de 60 estudios de educación, prevención, detección e intervención conductual sobre el cáncer basados ​​en la comunidad en todo el estado que involucran a más de 10,000 nuevos mexicanos.

Finalmente, los médicos, científicos y el personal han brindado educación y experiencias de capacitación a más de 230 estudiantes de becas de secundaria, pregrado, posgrado y posdoctorado en investigación del cáncer y prestación de atención médica oncológica.

Categorías: Centro integral del cáncer, Salud, Investigue, Facultad de Medicina, Noticias destacadas